Biografía de Yelena Isinbayeva

Ya sea inspirando a otros o siendo una pieza esencial de la acción. Yelena Isinbayeva es una de las personas cuya vida, en efecto, merece nuestra atención debido al grado de influencia que tuvo en la historia.Comprender la biografía de Yelena Isinbayeva es comprender más acerca de un periodo concreto de la historia del género humano.

Si has llegado hasta aquí es porque eres sabedor de la trascendencia que atesoró Yelena Isinbayeva en la historia. Cómo vivió y las cosas que hizo durante el tiempo que permaneció en este mundo fue decisivo no sólo para aquellas personas que trataron a Yelena Isinbayeva, sino que quizá legó una señal mucho más profunda de lo que logremosfigurar en la vida de gente que tal vez nunca conocieron ni conocerán ya nunca a Yelena Isinbayeva en persona.Yelena Isinbayeva ha sido uno de esos seres humanos que, por alguna razón, merece ser recordado, y que para bien o para mal, su nombre nunca debe borrarse de la historia.

Las biografías y las vidas de personas que, como Yelena Isinbayeva, cautivan nuestra curiosidad, tienen que valernos en todo momento como punto de referencia y reflexión para ofrecer un marco y un contexto a otra sociedad y otra época que no son las nuestras. Tratar de comprender la biografía de Yelena Isinbayeva, el motivo por qué Yelena Isinbayeva vivió del modo en que lo hizo y actuó del modo en que lo hizo durante su vida, es algo que nos impulsará por un lado a entender mejor el alma del ser humano, y por el otro, la manera en que se mueve, de forma inevitable, la historia.

Vida y Biografía de Yelena Isinbayeva

(Volgogrado, 1982) Atleta rusa, especialista en salto de pértiga. Medalla de oro de pértiga en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, destacó por su marcas mundiales, entre las que sobresale la que consiguió en julio de 2005 al rebasar la barrera de los cinco metros.

Isinbayeva practicó desde niña la gimnasia, pero tuvo que abandonarla a los catorce años porque había ganado demasiada estatura. Inició sus pasos en el atletismo después de que un técnico le aconsejara que se dedicara al salto. Su primera gran competición fueron los mundiales júnior celebrados en Annecy (Francia) en 1998, donde saltó ya cuatro metros y se quedó sólo a diez centímetros de las medallas. Un año después superó los 4,10 metros y consiguió su primera medalla de oro en los mismos campeonatos. Ese mismo año lograría alcanzar los 4,20 en el campeonato nacional ruso.

La pértiga femenina, que no había tenido reconocimiento olímpico hasta los Juegos de Sydney 2000, puede considerarse una disciplina joven en el circuito atlético. El mismo año que la estadounidense Stacy Dragila conseguía la primera medalla olímpica de la pértiga femenina, Isinbayeva se convertía de nuevo en campeona del mundo júnior, por delante de la alemana Annika Becker, lo que auguraba que en Atenas 2004 podría tener su gran oportunidad. En esta ocasión Isinbayeva superó los 4,20 metros; Dragila ganó su medalla olímpica con un salto de 4,60 metros.

En el 2001, aún en categoría júnior, volvió a ser primera en el Mundial con un salto de 4,40 metros: una magnífica progresión. En 2002, después de dar el salto a la categoría sénior, comenzó su particular duelo con su compatriota Svetlana Feofanova, que en esta ocasión la superó por tan sólo cinco centímetros, al saltar 4,60 metros en los Campeonatos de Europa.

Ya en 2003, Isinbayeva superó los 4,65 metros y ganó con ello los Campeonatos de Europa de pista cubierta. Su primer gran momento deportivo lo vivió el 13 de julio de ese mismo año: superó el récord del mundo (dejando el listón en 4,82 metros) durante la reunión de Super Grand Prix celebrada en Gateshead (Inglaterra). En los siguientes mundiales, en que partía como favorita, tuvo que conformarse con la medalla de bronce. Feofanova (que batió también su récord del mundo) y Becker le arrebataron los primeros puestos.

El 2004 fue el año del despegue definitivo de la pértiga femenina y de un apasionante duelo entre Feofanova y la atleta de Volgogrado. En una reunión atlética en pista cubierta celebrada en Donetsk (Ucrania), Isinbayeva saltó por encima de los 4,83, nueva plusmarca mundial, pero Feofanova saltaría un centímetro más la semana siguiente. Un mes más tarde, en los Campeonatos del Mundo de pista cubierta celebrados en Budapest, Isinbayeva ganó la medalla de oro con un magnífico salto de 4,86. Dragila se hizo con la plata, dejando a Feofanova esta vez en el tercer puesto.

Ya en junio de 2004, de nuevo en Gateshead, Isinbayeva volvió a elevar un centímetro el listón, a una altura ya de 4,87 metros, para sólo un mes más tarde, el 25 de julio, volver a elevarlo a los 4,89 en Birmingham (Feofanova había llegado a los 4,88 en la localidad griega de Heraklion), y cinco días más tarde, en el Crystal Palace de Londres, a los 4,90, récord del mundo que se encontraba vigente cuando comenzaron los Juegos Olímpicos de Atenas 2004.

Con esta progresión las expectativas para la final olímpica eran enormes. Y la competición, desde luego, no defraudó; el estadio de Atenas vivió uno de los momentos más emocionantes del atletismo. Las dos atletas saltaron sin problemas los 4,65 m. Sin embargo, Isinbayeva falló en el primer intento en los 4,70. Feofanova pasó con limpieza el listón, e Isinbayeva optó entonces por subir el listón hasta los 4,75, pero volvió a fallar. Feofanova saltó esta altura al segundo intento, e Isinbayeva volvió a pedir que se elevara el listón hasta los 4,80, y en ese momento crítico no falló. Además, elevó de nuevo el listón a los 4,85 y lo sobrepasó limpiamente.

El estadio era ya un clamor, y a Feofanova le fallaron los nervios, pues no pudo con los 4,80, con los 4,85 ni con unos desesperados 4,90. En un último golpe de efecto, Isinbayeva subió el listón a los 4,91, altura que pasó limpiamente al primer intento, con lo que se convertía de nuevo en plusmarquista mundial y por primera vez en campeona olímpica.

Sus 1,74 metros de altura y sus 65 kg de peso, además de su elegante técnica, la convierten en una mujer con unas dotes excepcionales para la pértiga. Además, los años entregados a la gimnasia hacen que tenga una facilidad asombrosa para orientarse y mantener el equilibrio en pleno vuelo vertical. Así, no es de extrañar que batiera su propio récord en una reunión celebrada en septiembre de 2004 en Bruselas, dejando el listón en 4,92 metros, y continuara su ascensión hasta rebasar, por primera vez en la historia de la pértiga femenina, la barrera de los cinco metros en una reunión de atletismo celebrada en Londres el 22 de julio de 2005.

En la misma jornada superó el récord del mundo dos veces. Con ello sumaba diecisiete plusmarcas mundiales en su todavía corta carrera, lo que la convertía en una leyenda del atletismo con tan sólo veintitrés años. Isinbayeva quiso, con esta excepcional marca, homenajear a las víctimas de los atentados ocurridos en la capital británica pocos días antes, el 7 de julio, en los que murieron varias decenas de personas.

En agosto de ese mismo año, en los Campeonatos del Mundo celebrados en Helsinki, elevó de nuevo el listón con un decimoctavo récord del mundo: 5,01 metros. En febrero de 2006 hizo lo propio con la marca indoor, dejando el listón en 4,91 metros en Donetsk (Ucrania).

Colabora para ampliar la biografía de Yelena Isinbayeva

¿Qué piensas de la biografía de Yelena Isinbayeva? ¿Has podido leer toda aquella información que pensabas que ibas a encontrar?

Está claro que descubrir en lo más recóndito a Yelena Isinbayeva es algo que se reserva a escasas personas, y que tratar de recomponer la persona que fue y el modo en que vivió la vida de Yelena Isinbayeva es una suerte de puzzleque probablemente logremos rehacer si cooperamos todos a la vez.

Por ese motivo, si eres del tipo de personas que creen en que de modo colaborativo es posible hacer algo mejor, y conservas información acerca de la vida de Yelena Isinbayeva, o en relación con algún aspecto de su personalidad u creación que no se observe en esta biografía, te solicitamos que nos lo hagas llegar.

Los matices y las sutilezas que ocupan nuestras vidas son decididamente importantes, ya que destacan la singularidad, y en el caso de la vida de alguien como Yelena Isinbayeva, que detentó su trascendencia en una época concreta, es vital intentar ofrecer una visión de su persona, vida y personalidad lo más rigurosa posible.

Sin titubeos, contacta con nosotros para referirnos qué conocimientos tienes tú acerca de Yelena Isinbayeva. Estaremos complacidos de completar esta biografía con más información.

Biografías relacionadas