Biografía de Teófilo Folengo

Apreciar las luces y las sombras de las personas destacadas como Teófilo Folengo, personas que hacen girar y evolucionar al mundo, es algo sustancial para que podamos valorar no sólo la existencia de Teófilo Folengo, sino la de todos aquellos y aquellas que fueron inspiradas por Teófilo Folengo, personas a quienes de de una u otra forma Teófilo Folengo influenció, y indudablemente, entender y comprender cómo fue vivir en la época y la sociedad en la que vivió Teófilo Folengo.

Las biografías y las vidas de personas que, como Teófilo Folengo, seducen nuestro interés, deben valernos en todo momento como punto de referencia y reflexión para ofrecer un marco y un contexto a otra sociedad y otra época que no son las nuestras. Tratar de comprender la biografía de Teófilo Folengo, el motivo por qué Teófilo Folengo vivió como lo hizo y actuó del modo en que lo hizo en su vida, es algo que nos ayudará por un lado a conocer mejor el alma del ser humano, y por el otro, la manera en que avanza, de forma inevitable, la historia.

Vida y Biografía de Teófilo Folengo

(Jerónimo o Gerolamo Folengo, llamado también Merlín Cocayo, Merlín Cocai o Limerno Pitocco; Mantua, 1491 - Campese di Bassano, 1544) Poeta italiano, autor del poema burlesco Baldo, editado por primera vez en 1517 y ampliado en sucesivas ediciones, que parodia en latín macarrónico los poemas caballerescos. La obra de Teófilo Folengo, que influyó en François Rabelais, entre otros, ha sido vista como una reacción a aquel culto al refinamiento caballeresco y cortesano característico del renacimiento, que encarnaron autores como Ludovico Ariosto o Baltasar Castiglione.

Folengo adoptó el nombre de Teófilo al ingresar en el monasterio benedictino de San Benedetto Po, a los veintitrés años. En general, toda la vida de Teófilo Folengo aparece un tanto oscura. Parece haber estudiado en Padua, cuya tradición goliardesca debió de inspirarle Baldo. En 1518, por divergencias con sus compañeros de religión, abandonó el cenobio donde se hallaba y pasó a otro cercano a Brescia. Sin embargo, seis años después dejó la vida conventual y se ganó el sustento como preceptor de familias nobles. En 1534 abrazó nuevamente el estado religioso y, llegado al cargo de prior, estuvo en diversos monasterios de Italia.

La obra de Teófilo Folengo, que ha dado celebridad al seudónimo Merlín Cocayo, pertenece en conjunto a la "poesía macarrónica"; no obstante, nuestro autor no es el creador de este género, sino su mayor representante. Oscuros y remotos son sus orígenes; pudo haber nacido en los ocios de cualquier ambiente estudiantil, puesto que, por otra parte, ya en la Edad Media se encuentran ejemplos del género en algunos medios universitarios de la Europa Central. Es característico de tal poesía la humorística deformación del lenguaje para expresar imágenes comunes con formas sólo aparentemente solemnes; se trata, en resumen, de una alegre profanación cultural.

Con sus textos, entre los que hay que destacar Baldo (su obra maestra), La mesqueida, Zanitonella, El caos del Tresporuno, Orlandino y Epigramas, Folengo confirió una alta dignidad a este género y convirtió en lenguaje poético una jerga burlesca. Otro aspecto de su inspiración es la poesía religiosa, anunciada ya en El caos del Tresporuno, pero no exenta de motivos satíricos hasta Acto de la Pinta, La palermitana, Hagiomaquia y, singularmente, La Humanidad del Hijo de Dios, en la que su piadoso afán presenta los matices más sinceros y reales.

Baldo es, en efecto, la pieza más lograda de las Macarroneas o Macarrónicas (Macarronicarum poemata) de Folengo. Hay cuatro redacciones de esta famosa obra, desde la primera en diecisiete cantos, publicada en 1517, hasta la última, tenida como la mejor y definitiva, publicada póstumamente en 1552, en veinticinco cantos (o macarrones). Tanto trabajo de lima demuestra que el género macarrónico, derivado de la tradición risueña y goliárdica a que pertenece por ejemplo el anónimo Vigonza, era entendido por el autor como un arte de verdad en el que cabían intentos innovadores.

Baldo está dedicado a las empresas de Baldus, héroe popular de origen ilustre, nacido en el pueblo hoy desaparecido de Cipada, en Mantua. Baldus es hijo de Baldovina, hija del rey de Francia, y de Guido, descendiente de Rinaldo. El muchacho, educado por su madre con ayuda de un campesino, Berto Panada (Bertus Panada), creció con la cabeza llena de grandes hazañas, inspiradas por las novelas caballerescas. Su vivacidad se mostró sobre todo en las pedreas con los otros muchachos del lugar. Poco a poco terminó creando una verdadera banda, porque se le unieron tres bribones y amigos de la buena vida: Fracasso, Cingar y Falchetto. Por haber maltratado al hermanastro y matado al jefe de la comarca, Baldo termina en la prisión. Sus compañeros consiguen libertarlo gracias a engaños y violencias.

En este punto hacen su aparición en la trama del poema nuevos motivos de farsa y aventuras: primero con las burlas de Cingar, que engaña a Zambello (Zambellus), hermanastro de Baldo, al que roba una vaca que termina devorada por unos religiosos amenamente satirizados, y después con el viaje de la pandilla entera a los infiernos. Es vivacísima una refriega con los piratas en el mar, y pintorescos los combates con monstruos diabólicos. Finalmente, los héroes llegan a una inmensa calabaza donde son castigados los que emplearon mal su tiempo en la vida, especialmente los filósofos y los poetas, que son torturados por diablos sacamuelas. Llegado a este punto, el autor deja plantados a sus personajes.

La obra, tanto en su estructura como en el propio lenguaje macarrónico, revela un gran interés por las narraciones de gesta populares y plebeyas; en lo tocante a la tradición caballeresca y a la poesía petrarquista, la parodia da a la comicidad del conjunto un sabor compuesto y refinado, y se la considera por ello como la obra más significativa del género macarrónico.

Colabora para ampliar la biografía de Teófilo Folengo

¿Qué opinas de la crónica de la vida de Teófilo Folengo? ¿Hallaste todo aquello que esperabas encontrar?

Sin duda llegar a comprender a Teófilo Folengo es algo que está reservado a un grupo limitado de personas, y que pretender reconstruir quién fue y cómo fue la vida de Teófilo Folengo es una especie de rompecabezasque con toda probabilidad consigamos rehacer si colaboramos todos a la vez.

Por esta razón, si eres de las personas que creen en que de forma colaborativa existen posibilidades de crear algo mejor, y tienes información con respecto a la vida de Teófilo Folengo, o con respecto a algún aspecto de su figura u obra que no hayamos observado en esta biografía, te pedimos que nos lo hagas llegar.

Las sutilezas y las peculiaridades que llenan nuestras vidas son en todos los casos imprescindibles, ya que destacan la singularidad, y en la ocasión de la vida de alguien como Teófilo Folengo, que detentó su importancia en un momento histórico concreto, es fundamental tratar de brindar un panorama de su persona, vida y personalidad lo más exacta posible.

contacta con nosotros para referirnos qué conocimientos posees en relación con Teófilo Folengo. Estaremos complacidos de completar esta biografía con más información.

Biografías relacionadas