Biografía de Sofonisba Anguissola

La historia universal la cuentan aquellas mujeres y hombres queen el paso de los años, gracias a su forma de actuar, sus ideales, sus hallazgos o su arte; han originado quela civilización, de una forma u otra,avance.

Ya sea inspirando a más personas o siendo una pieza esencial de la acción. Sofonisba Anguissola es uno de esos seres humanos cuya vida, indudablemente, merece nuestra atención debido al grado de influencia que tuvo en la historia.Conocer la vida de Sofonisba Anguissola es conocer más acerca de periodo preciso de la historia del ser humano.

Si has llegado hasta aquí es porque eres sabedor de la trascendencia que tuvo Sofonisba Anguissola en la historia. La forma en que vivió y lo que hizo mientras permaneció en el mundo fue determinante no sólo para aquellas personas que frecuentaron a Sofonisba Anguissola, sino que a lo mejor dejó una señal mucho más insondable de lo que logremossospechar en la vida de gente que tal vez jamás conocieron ni conocerán ya jamás a Sofonisba Anguissola personalmente.Sofonisba Anguissola ha sido uno de esos seres humanos que, por alguna razón, merece ser recordado, y que para bien o para mal, su nombre nunca debe borrarse de la historia.

Las biografías y las vidas de personas que, como Sofonisba Anguissola, seducen nuestra curiosidad, deben valernos en todo momento como referencia y reflexión para ofrecer un marco y un contexto a otra sociedad y otra época que no son las nuestras. Intentar entender la biografía de Sofonisba Anguissola, el motivo por el cual Sofonisba Anguissola vivió de la forma en que lo hizo y actuó de la forma en que lo hizo en su vida, es algo que nos impulsará por un lado a comprender mejor el alma del ser humano, y por el otro, el modo en que avanza, de forma implacable, la historia.

Vida y Biografía de Sofonisba Anguissola

(Sofonisba Anguissola o Anguisciola; Cremona, 1527 - Palermo, 1623) Pintora italiana, la más famosa del Cinquecento en Italia y España. En su período de formación en el taller de Bernardino Campi, entre 1546 y 1549, adquirió los fundamentos de su estilo minucioso y pulcro. Pero pronto superó en fama a su maestro y marchó a Madrid, donde en 1559 la esperaba Felipe II para encargarle numerosos retratos de la familia real. En 1580 regresó a Italia, donde prosiguió su obra, sobre todo de retratos y escenas de género como el Retrato de una monja (Colección Yarborough, Londres), su Autorretrato (Museo Poldi Pezzoli, Milán) o La partida de ajedrez (1555, Colección Radzinsky, Poznan), hasta que, ya mayor, la ceguera le privó de seguir practicando la pintura.

De origen noble, Sofonisba Anguissola estudió junto con dos de sus cinco hermanas (las también pintoras Elena y Lucía) bellas artes, música y humanidades en Cremona con Bernardino Campi y posteriormente con Bernardino Gatti. Destacó como pintora de retratos individuales y de grupo, como el de La partida de ajedrez (1555), en el que retrató a sus hermanas. Tratadistas contemporáneos como Giorgio Vasari o Anibale Caro dedicaron alabanzas a su obra; también Miguel Ángel Buonarrotti conoció sus dibujos y le mandó algunos bocetos suyos para contribuir a su formación.

En 1559, a instancias de Fernando Álvarez de Toledo, Duque De Alba (quien conocía su fama en Italia), fue llamada por Felipe II a su Corte como dama de honor de Isabel De Valois. Se le concedió una pensión de cien ducados anuales, a la que se añadían 800 liras imperiales de renta para su padre, Amílcar Anguissola. Sofonisba llegó a España a finales de ese año, poco antes de la celebración de las bodas de Felipe II e Isabel De Valois, de cuyo cortejo formaba parte. Una vez instalada en la Corte, comenzó a dar clases de pintura a la reina y a algunas infantas y miembros de la alta nobleza. Su habilidad como maestra cobró una fama similar a la de su producción pictórica.

La ausencia de la firma de la autora en sus obras ha dificultado la identificación de sus cuadros, atribuidos a otros pintores de la Corte de Felipe II hasta fechas recientes, en que se inició el estudio de su etapa española. En 1561, por encargo del papa Pío Iv, Sofonisba Anguissola realizó un retrato de Isabel De Valois que fue enviado a Roma y proporcionó a la pintora fama entre los personajes de la Corte y la realeza. Pintó otro retrato de la reina que sirvió de modelo para el encargado a Alonso Sánchez Coello y, posteriormente, para el de Juan Pantoja De La Cruz y para la copia que realizó Rubens. Retrató también a la princesa Juana de Austria (Museo Steward Gardner, Boston, EE.UU.) y un pintó un Autorretrato que mandó a su familia. Sus cuadros destacan por el tratamiento de la luz, al estilo lombardo, y el colorido vivo de algunas pinceladas que hacen resaltar los rostros, las manos y los detalles sobre la oscuridad de los fondos.

Hacia 1562 pintó los retratos El príncipe Carlos (Buckingham Palace, Londres, Reino Unido), Juan de Austria (Pollock House, Glasgow, Reino Unido) y Alejandro Farnesio (National Gallery, Dublin, Irlanda), y un nuevo retrato de Isabel De Valois (Museo del Prado, Madrid), atribuido anteriormente a Sánchez Coello o a Pantoja de la Cruz. Se le ha atribuido recientemente un retrato de Felipe II (Museo del Prado, Madrid), realizado en 1565. Forma pareja con otro que pintó de Ana de Austria en 1575 (Museo del Prado, Madrid) y que presenta el mismo carácter grave y austero. De 1567 es el Retrato del príncipe Carlos adolescente (Colección Bauzá, Madrid), que fue el modelo para las seis copias que le fueron encargadas a Sánchez Coello tras el fallecimiento del príncipe.

Tras el fallecimiento de Isabel De Valois, Sofonisba Anguissola permaneció en España al cargo de la educación de las infantas Isabel Clara Eugenia y Catalina Micaela, mientras se iniciaban las gestiones para asegurar su futuro mediante la concesión de rentas propias y un matrimonio con un miembro de la nobleza. Se casó en Palermo con Fabrizio de Moncada, hermano del virrey de Sicilia, adonde se trasladó a vivir poco después. A la muerte de su marido, en 1579, volvió a su ciudad natal. En 1580 contrajo matrimonio con el noble genovés Orazio Armellino y se instaló en Génova.

De la infanta Catalina Micaela hizo dos retratos, uno en 1585, que se conserva en el Museo del Prado, en Madrid, y otro en 1590 o 1595, titulado La dama del armiño (Pollock House, Glasgow, Reino Unido), atribuido anteriormente a El Greco, que se aparta de los convencionalismos del retrato cortesano. Enviudó por segunda vez y volvió a trasladarse a Palermo, donde residió hasta su muerte. Entre sus últimas obras se encuentra un Autorretrato (Gottfried Keller Stiftung, Berna, Suiza) pintado hacia 1610, en el que la pintora porta un papel con una dedicatoria al rey español.

Colabora para ampliar la biografía de Sofonisba Anguissola

¿Qué opinas de la biografía de Sofonisba Anguissola? ¿Has podido leer la información que suponías que ibas a encontrar?

Indudablemente descubrir en lo más recóndito a Sofonisba Anguissola es algo que está reservado a muy pocas personas, y que tratar de reconstruir la persona que fue y el modo en que vivió la vida de Sofonisba Anguissola es una especie de puzzleque con bastante probabilidad lleguemos a reconstruir si colaboramos conjuntamente.

Por esta razón, si eres del tipo de personas que creen en que de forma colaborativa existen posibilidades de elaborar algo mejor, y conservas información acerca de la biografía de Sofonisba Anguissola, o en relación con algún peculiaridad de su personalidad u creación que no se observe en esta biografía, te solicitamos que nos lo hagas llegar.

Los matices y las sutilezas que ocupan nuestras vidas son en todos los casos importantes, ya que perfilan la diversidad, y en el caso de la vida de una persona como Sofonisba Anguissola, que tuvo su importancia en un momento histórico concreto, es indispensable tratar de mostrar una perspectiva de su persona, vida y personalidad lo más exacta posible.

contacta con nosotros para narrarnos qué conocimientos posees en relación con Sofonisba Anguissola. Estaremos encantados de perfeccionar esta biografía con más información.