Biografía de Silvio Zavala

Ya sea inspirando a otros seres humanos o tomando parte de la acción. Silvio Zavala es uno de esos seres humanos cuya vida, indudablemente, merece nuestra atención por el grado de influencia que tuvo en la historia.Conocer la biografía de Silvio Zavala es conocer más acerca de una época concreta de la historia de la humanidad.

Comprender lo bueno y lo malo de las personas significativas como Silvio Zavala, personas que hacen rodar y cambiar al mundo, es una cosa esencial para que podamos apreciar no sólo la existencia de Silvio Zavala, sino la de todas aquellas personas que fueron inspiradas por Silvio Zavala, aquellas personas a quienes de de una u otra forma Silvio Zavala influyó, y desde luego, comprender y entender cómo fue el hecho de vivir en la época y la sociedad en la que vivió Silvio Zavala.

Las biografías y las vidas de personas que, como Silvio Zavala, seducen nuestro interés, tienen que valernos siempre como punto de referencia y reflexión para ofrecer un marco y un contexto a otra sociedad y otra época que no son las nuestras. Hacer un esfuerzo por entender la biografía de Silvio Zavala, porqué Silvio Zavala vivió de la forma en que lo hizo y actuó de la forma en que lo hizo durante su vida, es algo que nos ayudará por un lado a conocer mejor el alma del ser humano, y por el otro, la manera en que se mueve, de forma implacable, la historia.

Vida y Biografía de Silvio Zavala

(Mérida, 1909 - México, 2014) Historiador y americanista mexicano. Tras finalizar la carrera de derecho en su país, se trasladó a Madrid para cursar el doctorado, y luego estuvo durante tres años trabajando en el Centro de Estudios Históricos de esta ciudad, hasta 1936, cuando el estallido de la Guerra Civil le obligó a regresar a su país.

Allí trabajó en el Museo Nacional de Historia de Chapultepec, al frente del cual se puso años más tarde y fundó la revista Historia de América, cuya dirección asumió hasta 1965. Durante esta época formó parte de la Junta de Gobierno.

Miembro del Colegio de México desde 1940, llevó a cabo su magisterio en la Universidad Autónoma de México y en otras universidades de Latinoamérica -Puerto Rico, (1945), La Habana (1946) y México City College-, y de los Estados Unidos -Harvard (1953), Washington y Ghent (1956)-. Desde esta época ocupó cargos relevantes en organizaciones internacionales como la UNESCO y la ONU, en la que estuvo a cargo de la sección de cultura y educación. Entre 1966 y 1975 fue embajador de su país en Francia.

En 1992 viajó a España, con motivo de haberse presentado su candidatura al Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales, que respaldaban los departamentos de historia de las Universidades de Sevilla y Navarra, y que no le fue concedido, pero aprovechó su estancia en la capital española para tomar parte, como representante del Colegio de México, en el Congreso Internacional de Universidades, en el que estuvieron presentes numerosas instituciones académicas de Europa y Latinoamérica.

Al año siguiente se propuso nuevamente su candidatura al Príncipe de Asturias, que le fue concedido el 14 de abril de ese año. Ese mismo año se le concedió la Medalla Belisario Domínguez, máxima galardón que concede México a un hijo ilustre del país, y en 1996 fue investido doctor honoris causa por la Universidad Autónoma de México (UNAM).

Su dedicación a la docencia no le impidió también incursionar en la literatura, a la que dio obras notables como Iberoamérica: una comunidad, que prologó Arturo Uslar Pietri en 1990, y por la que fue candidato al Premio Cervantes. Otras obras suyas publicadas son Por la senda hispana de la libertad (1991), La conquista de Canarias y América (1991), Entradas, congregas y encomiendas en el nuevo Reino de León (1992) y Suplemento documental y bibliográfico a la encomienda indiana (1994), que constituyen valiosos estudios de la historia americana durante la etapa colonial.

Fue también miembro de numerosas instituciones, como la Academia Nacional de Historia y Geografía, la Academia Mexicana de Historia y la Academia Mexicana de la Lengua, y correspondiente de numerosas academias de la historia; perteneció asimismo a la Asociación Inglesa de Historia desde 1956, y el año siguiente ingresó en la Real Sociedad de Historia de Londres. Además de los antes citados, entre los galardones recibidos durante su trayectoria profesional se cuentan el Premio Nacional de México de Literatura (1969), el Premio de Historia de la Academia del Mundo Latino de París (1974) y el Premio Arch. C. Gerlach del Instituto Panamericano de Geografía e Historia (1986). En 1988 se creó en México el Premio de Historia Colonial de América que lleva su nombre, concedido con carácter anual por el Instituto Panamericano de Geografía e Historia.

Colabora para ampliar la biografía de Silvio Zavala

¿Qué piensas de la vida de Silvio Zavala? ¿Has podido leer todo aquello que deseabas hallar?

Sin duda alguna conocer profundamente a Silvio Zavala es algo que se reserva a escasas personas, y que tratar de recomponer la persona que fue y el modo en que vivió la vida de Silvio Zavala es una especie de puzzleque tal vez podamos reconstruir si colaboramos todos juntos.

Debido a esto, si eres de esas personas que creen en que de forma colaborativa se puede elaborar algo mejor, y detentas información sobre la vida de Silvio Zavala, o sobre algún elemento de su personalidad u creación que no hayamos observado en esta biografía, te solicitamos que nos lo envíes.

Los matices y las sutilezas que ocupan nuestras vidas son siempre fundamentales, ya que marcan la diferencia, y en el caso de la vida de una persona como Silvio Zavala, que detentó su significación en un momento histórico concreto, es indispensable tratar de ofrecer un panorama de su persona, vida y personalidad lo más exacta posible.

No lo dudes y contacta con nosotros para referirnos qué conoces con respecto a Silvio Zavala. Estaremos ilusionados de perfilar esta biografía con más información.