Biografía de Serafín y Joaquín Álvarez Quintero

La historia de las civilizaciones la cuentan aquellas mujeres y hombres quea lo largo del tiempo, gracias a sus obras, sus pensamientos, sus creaciones o su talento; han hecho quela sociedad, de una forma u otra,avance.

Si has llegado hasta aquí es porque tienes consciencia de la importancia que detentó Serafín y Joaquín Álvarez Quintero en la historia. La forma en que vivió y lo que hizo en el tiempo en que permaneció en la tierra fue determinante no sólo para quienes frecuentaron a Serafín y Joaquín Álvarez Quintero, sino que tal vez legó una señal mucho más honda de lo que logremosfigurar en la vida de gente que tal vez jamás conocieron ni conocerán ya jamás a Serafín y Joaquín Álvarez Quintero de modo personal.Serafín y Joaquín Álvarez Quintero fue una de esas personas que, por alguna causa, merece ser recordado, y que para bien o para mal, su nombre jamás debe borrarse de la historia.

Vida y Biografía de Serafín y Joaquín Álvarez Quintero

Los populares dramaturgos españoles Serafín Álvarez Quintero (Utrera, 1871 - Madrid, 1938) y Joaquín Álvarez Quintero (Utrera, 1873 - Madrid, 1944) fueron a menudo conocidos como los hermanos Quintero o Álvarez Quintero. Autores de obras teatrales que transmiten una visión bondadosa y amable de la vida, son la encarnación perfecta del costumbrismo andaluz llevado al teatro.

Muy jóvenes, cuando todavía no habían cumplido los 20 años, comenzaron a escribir en colaboración trabajos teatrales que se representaban en el patio de su casa. En 1889, el mismo año en que su farsa Esgrima y amor se representaba en el teatro Cervantes de Sevilla, se dirigieron a esta ciudad, donde vivieron durante algún tiempo con las asignaciones de unos modestos empleos en Hacienda.

Bien pronto les hicieron populares sus trabajos: en 1897 se representaban dos obras en un acto, El ojito derecho y La reja, y al año siguiente La buena sombra. Hacia 1900 anunciaron que tenían dispuestos 51 trabajos manuscritos; publicaron cinco o seis al año, llegando a componer al fin más de 200, acogidos todos con gran favor por el público y representados también algunos en el extranjero.

Los hermanos Álvarez Quintero representan un caso excepcional de colaboración artística y de comunión espiritual; aun siendo muy distintos en apariencia física y en temperamento (más franco y locuaz Serafín, más cerrado y silencioso Joaquín), recorrieron verdaderamente unidos, excepto la breve pausa del infeliz matrimonio de Serafín, el camino de la vida y del arte, ahondando con bondad y serenidad en los personajes burgueses de sus agradables entremeses y de las comedias más ambiciosas (Los galeotes) y reflejando, con visible tendencia hacia lo pintoresco, el espíritu y la gracia de sus paisanos andaluces en las mejores obras, como El genio alegre.

La gracia con que recrearon los tipos, el ambiente y el habla de su región de origen, así como la poesía humilde y sencilla y la alegría que impregna casi todas sus obras, constituyen las características generales de un teatro que basa todo su valor y encanto en la frase ingeniosa y el colorido local. Sus notas defectuosas, en cambio, habría que situarlas en una "concepción rosa" de la existencia humana, en la superficialidad de muchas de sus escenas y en un sentimentalismo edulcorado e insustancial. Junto con la de Jacinto Benavente o Carlos Arniches, la producción de los Quintero figura con todo entre lo más valioso del teatro comercial de la época, aunque es preciso señalar la mediocridad general en que se hallaba sumido el teatro comercial en aquel tiempo, especialmente cuando se compara con las propuestas renovadoras de Ramón del Valle-Inclán y, posteriormente, Federico García Lorca.

Entre sainetes y comedias, los hermanos Quintero produjeron alrededor de doscientas obras del llamado género chico: El patio (1900), Las flores (1901), El genio alegre (1906), Las de Caín (1908), Puebla de las mujeres (1912), El mundo es un pañuelo (1920) y Mariquilla Terremoto (1930) son algunas de las más exitosas. Sus comedias dramáticas, a pesar de que obtuvieron el favor del gran público, cayeron abiertamente en el tópico ideológico o sentimental y fueron consideradas por la crítica como piezas de escaso valor: Amores y amoríos (1908) o Malvaloca (1912) son ejemplos de esta producción de poca calidad literaria. Por último, cabe mencionar la zarzuela como el otro género que desarrollaron en distintos momentos de su carrera; quizá la más conocida sea La reina mora, de 1903.

Colabora para ampliar la biografía de Serafín y Joaquín Álvarez Quintero

¿Qué opinas de la biografía de Serafín y Joaquín Álvarez Quintero? ¿Hallaste todo aquello que pensabas que ibas a encontrar?

Está claro que descubrir en lo más recóndito a Serafín y Joaquín Álvarez Quintero es algo que se reserva a escasas personas, y que tratar de recomponer quién fue y cómo fue la vida de Serafín y Joaquín Álvarez Quintero es una suerte de puzzleque probablemente podamos reconstruir si cooperamos todos juntos.

A causa de esto, si eres de esas personas que confían en que colaborando es posible crear algo mejor, y conservas información con respecto a la biografía de Serafín y Joaquín Álvarez Quintero, o sobre algún peculiaridad de su personalidad u creación que no hayamos observado en esta biografía, te solicitamos que nos lo hagas llegar.

Las sutilezas y las peculiaridades que llenan nuestras vidas son siempre esenciales, ya que marcan la diferencia, y en el caso de la vida de un ser como Serafín y Joaquín Álvarez Quintero, que tuvo su importancia en una época concreta, es esencia intentar mostrar un aspecto de su persona, vida y personalidad lo más exacta posible.

Sin dudarlo, contacta con nosotros para referirnos qué sabes acerca de Serafín y Joaquín Álvarez Quintero. Estaremos ilusionados de completar esta biografía con más información.

Biografías relacionadas