Biografía de Salvador Toscano

La historia de la civilización la narran aquellas personas queen el paso de los años, gracias a su forma de actuar, sus ideales, sus hallazgos o su arte; han hecho queel mundo, de una forma u otra,avance.

Las biografías y las vidas de personas que, como Salvador Toscano, seducen nuestro interés, deben ayudarnos siempre como punto de referencia y reflexión para ofrecer un marco y un contexto a otra sociedad y otra época de la historia que no son las nuestras. Tratar de entender la biografía de Salvador Toscano, el motivo por el cual Salvador Toscano vivió del modo en que lo hizo y actuó de la forma en que lo hizo durante su vida, es algo que nos impulsará por un lado a conocer mejor el alma del ser humano, y por el otro, el modo en que avanza, de forma implacable, la historia.

Vida y Biografía de Salvador Toscano

(Ciudad Guzmán, 1872 - Ciudad de México, 1947) Cineasta mexicano, pionero y el auténtico introductor del cine en México. Toscano cursó estudios de ciencias y se graduó como ingeniero civil. A través de La Nature, una revista francesa, tuvo conocimiento del descubrimiento que habían realizado y estaban perfeccionando los hermanos Lumière, y a sus veinticuatro años, en 1896 (fecha que podría considerarse como el inicio de la historia del cine mexicano), importó, aunque pagándolos a plazos, los primeros aparatos cinematográficos (proyector y tomador de vistas) que llegaron a México.

Los principales temas rodados en los primeros pasos de la cinematografía nacional fueron por lo general imágenes de actualidad y reportajes que constituían una suerte de primitivos noticiarios filmados. En 1898 abrió la primera sala pública para la exhibición de películas, el Cinematógrafo Lumière, instalado en la calle Jesús María de Ciudad de México. En ella, Salvador Toscano Barragán proyectó cortometrajes de los Lumière, con acompañamiento musical proporcionado por un fonógrafo Edison y, más tarde, tuvo también acceso al sorprendente material del realizador Georges Méliès (que había imaginado y puesto en práctica numerosos trucajes, patentes en Viaje a la Luna o La conquista del Polo, con los que dio nacimiento a lo que hoy llamamos cine fantástico). Constituyó, casi simultáneamente, su propio equipo y lo movilizó por diferentes estados de la República.

Puesto que los aparatos e instrumentos que había adquirido le daban la posibilidad de proyectar, filmar y realizar también el tiraje de copias, no tardó en poseer su propio material documental: llegada de trenes, desfiles y actos oficiales, etc.; las imágenes de los hechos más significativos, en su opinión, del acontecer nacional, como, por ejemplo, Guanajuato destruida (por un terremoto, de insospechado realismo), Carreras de caballos (donde en algunas de las imágenes se muestra al presidente Porfirio Díaz en el Hipódromo de la Condesa), Carreras de coches o La villa de Guadalupe. Además, exhibió numerosos documentales referentes a la actualidad internacional de su tiempo, como Alfonso Xiii en París, Gran incendio en Denver, Huelga de los trabajadores rusos, La Revolución en Rusia, La Conferencia de paz en Portsmouth y La Guerra de Transvaal.

En 1898, recién adquirida la última novedad de la época en proyectores (el biograph, descubierto en uno de sus múltiples viajes a París para comprar película), Salvador Toscano se planteó la posibilidad de producir una película con argumento y optó, para llevar a cabo su proyecto, por el clásico Don Juan Tenorio, basada en la obra homónima del escritor romántico español José Zorrilla y protagonizada por el entonces popular actor Paco Gavilanes. A partir de este momento, alentado por el éxito de lo que puede considerarse la primera película genuinamente mexicana, Salvador Toscano combinó su actividad de exhibidor (al abrir una nueva sala de cine, el Salón Rojo, en Ciudad de México) con la del director cinematográfico que maneja él mismo su cámara.

Gracias a las aportaciones y el empeño de Salvador Toscano Barragán, el gobierno comenzó a dictar las primeras leyes proteccionistas de la producción cinematográfica autóctona, creando el Instituto Nacional del Film, con la misión precisa de elaborar un programa de realizaciones que pudieran representar dignamente al cine mexicano. Además, se aumentaron las tarifas de los derechos de aduanas para las cintas importadas desde otros países, liberando de toda carga fiscal a la producción cinematográfica realizada en México; finalmente, a instancias suyas, se fundaron dos compañías, la Imperio Producción y la Compañía Mexicana de Películas, que, con el apoyo del Estado, pusieron la primera piedra de la industria cinematográfica mexicana.

Durante la Revolución de Pancho Villa y Emiliano Zapata registró en cinta cinematográfica algunas de las escenas del conflicto armado, material que fue editado por su hija, Carmen Toscano de Moreno Sánchez, con el título de Memorias de un mexicano (1949-1950), y que constituye el primer largometraje documental de importancia realizado en México. Este material presenta un fondo histórico de inapreciable y reveladora autenticidad: las cabalgatas, la vida en los trenes... Ciertamente el tren era el espacio vital de la lucha y de la génesis revolucionaria. Allí transitaban y se establecían las pasiones, y en su inmovilidad o en su fuga se cifraban todas las esperanzas; era el paisaje y esencia de la Revolución, su símbolo.

Por último, cabe agradecer a los documentales de Toscano que se haya podido constatar hasta qué punto el cine mexicano posterior falseó el acontecer revolucionario tanto en su aspecto visible como en el ideológico; nada hay de esa Revolución sofisticada, fotogénica, con olor a foro cinematográfico que se presenta en los festivales con la única y exclusiva pretensión de ganar premios. Los testimonios de Toscano son narraciones lineales, sin la clásica estructura de exposición, nudo y desenlace: una sucesión de hechos épicos realizados por un grupo de hombres. El estilo emparenta, por su sencillez y por la manera de entender al hombre, con el del gran realizador irlandés-estadounidense John Ford.

Colabora para ampliar la biografía de Salvador Toscano

¿Qué opinas de la existencia de Salvador Toscano? ¿Has hallado la información que esperabas encontrar?

Sin duda alguna conocer profundamente a Salvador Toscano es algo que está reservado a muy pocas personas, y que tratar de recomponer quién y cómo fue la vida de Salvador Toscano es una especie de puzzleque con toda probabilidad alcancemos a rehacer si cooperamos juntos.

A causa de esto, si eres del tipo de personas que creen en que de forma cooperativa es posible elaborar algo mejor, y detentas información acerca de la vida de Salvador Toscano, o acerca de algún faceta de su personalidad u creación que no hayamos contemplado en esta biografía, te solicitamos que nos lo envíes.

Las sutilezas y las peculiaridades que ocupan nuestras vidas son siempre importantes, ya que marcan la diferencia, y en el caso de la vida de una persona como Salvador Toscano, que tuvo su trascendencia en una época determinada, es imprescindible tratar de ofrecer una perspectiva de su persona, vida y personalidad lo más exacta posible.

No lo dudes y contacta con nosotros para referirnos qué conoces sobre Salvador Toscano. Estaremos encantados de completar esta biografía con más información.