Biografía de Raymond Poincaré

La historia universal está escrita por los hombres y mujeres queen el transcurrir de los siglos, gracias a su forma de actuar, sus ideales, sus hallazgos o su arte; han originado quela humanidad, de un modo u otro,prospere.

Ya sea inspirando a otras personas o formando parte de la acción. Raymond Poincaré es una de esas personas cuya vida, indudablemente, merece nuestra atención por el nivel de influencia que tuvo en la historia.Conocer la vida de Raymond Poincaré es comprender más acerca de una época concreta de la historia del género humano.

Si has llegado hasta aquí es porque tienes consciencia de la importancia que detentó Raymond Poincaré en la historia. El modo en que vivió y aquello que hizo en el tiempo en que permaneció en el mundo fue decisivo no sólo para las personas que trataron a Raymond Poincaré, sino que posiblemente produjo una huella mucho más honda de lo que logremosimaginar en la vida de personas que tal vez jamás conocieron ni conocerán ya jamás a Raymond Poincaré de modo personal.Raymond Poincaré fue una persona que, por algún motivo, merece ser recordado, y que para bien o para mal, su nombre nunca debe borrarse de la historia.

Las biografías y las vidas de personas que, como Raymond Poincaré, cautivan nuestra atención, deben servirnos en todo momento como referencia y reflexión para ofrecer un marco y un contexto a otra sociedad y otra época de la historia que no son las nuestras. Hacer un esfuerzo por comprender la biografía de Raymond Poincaré, porqué Raymond Poincaré vivió de la forma en que lo hizo y actuó del modo en que lo hizo durante su vida, es algo que nos impulsará por un lado a vislumbrar mejor el alma del ser humano, y por el otro, la forma en que se mueve, de forma inexorable, la historia.

Vida y Biografía de Raymond Poincaré

Político francés (Bar-le-Duc, Lorena, 1860 - París, 1934). Este prestigioso abogado representó en el Parlamento de la Tercera República a su departamento natal del Mosa, primero en el Congreso (1887) y luego en el Senado (1903). Se hizo enseguida una reputación de administrador eficaz y de político conciliador, capaz de aunar fuerzas diversas con sus apelaciones al patriotismo. Con sólo 33 años se convirtió en ministro de Instrucción Pública, repitiendo más tarde en esa cartera y en la de Hacienda. Siempre en posturas moderadas, defendió la enseñanza laica sin alinearse con los anticlericales. Permaneció alejado del bloque de izquierdas que llegó al poder a raíz del «caso Dreyfus» (el escándalo suscitado por el procesamiento del capitán Alfred Dreyfus, injustamente acusado de traición), ante el cual mantuvo posturas oportunistas.

En 1912 fue llamado a presidir el gobierno y, un año después, fue elegido presidente de la República con los votos de la derecha y del centro; se mantuvo en la presidencia hasta 1920. Pronto, sin embargo, las elecciones legislativas, en las que se impuso la izquierda, le obligaron a cohabitar con gobiernos radicales, presididos por hombres como René Viviani o Georges Clemenceau, especialmente desde que el estallido de la Primera Guerra Mundial en 1914 aconsejó comprometer en la defensa nacional a todas las fuerzas políticas.

Desde su llegada al poder, Raymond Poincaré había trabajado para fortalecer la alianza de Francia, Gran Bretaña y Rusia, que serían las que le permitieran vencer a Alemania en 1918. Terminada la contienda, el nacionalista Poincaré quiso tomarse la revancha contra los alemanes, proponiendo la ocupación francesa de ambas orillas del Rin; pero Clemenceau refrenó tales excesos.

Defraudado, Poincaré renunció a presentarse para un segundo mandato. Pero siguió defendiendo sus posiciones nacionalistas como presidente de la Comisión de Reparaciones y como primer ministro (1922-24), puestos desde donde exigió una aplicación rigurosa a Alemania de las cláusulas del Tratado de Versalles. Ante las dificultades para cobrar de Alemania las cuantiosas reparaciones de guerra, ordenó la ocupación de la cuenca minera del Ruhr, en territorio alemán, para cobrarse en especie.

La maniobra fue un fracaso, pues deterioró las relaciones con Alemania, aisló diplomáticamente a Francia, provocó el hundimiento del franco y apenas obtuvo rendimientos económicos ante la resistencia pasiva de los obreros alemanes. Poincaré perdió las elecciones en 1924, pero dos años más tarde volvió para formar un «Gobierno de Unidad Nacional», con el fin de resolver la delicada situación financiera del país. Aquél fue el gobierno más largo de la Tercera República, y consiguió recortar el déficit presupuestario, amortizar gran parte de la deuda pública y estabilizar la moneda. Se retiró en 1929 por problemas de salud.

Colabora para ampliar la biografía de Raymond Poincaré

¿Qué opinas de la existencia de Raymond Poincaré? ¿Hallaste la información que esperabas encontrar?

Obviamente conocer en profundidad a Raymond Poincaré es algo que se reserva a pocas personas, y que tratar de reconstruir la persona que fue y el modo en que vivió la vida de Raymond Poincaré es una especie de rompecabezasque posiblemente logremos rehacer si contribuimos juntos.

Por ese motivo, si eres del tipo de personas que confían en que colaborando es posible crear algo mejor, y detentas información en relación con la vida de Raymond Poincaré, o acerca de algún elemento de su persona u creación que no hayamos observado en esta biografía, te pedimos que nos lo envíes.

Las sutilezas y las peculiaridades que ocupan nuestras vidas son en todos los casos esenciales, ya que perfilan la diversidad, y en la ocasión de la vida de una persona como Raymond Poincaré, que tuvo su relevancia en un momento histórico concreto, es esencia intentar brindar una visión de su persona, vida y personalidad lo más rigurosa posible.

No lo dudes y contacta con nosotros para relatarnos qué sabes acerca de Raymond Poincaré. Estaremos complacidos de ultimar esta biografía con más información.