Biografía de Rafael Urdaneta

La historia de las civilizaciones la escriben aquellas mujeres y hombres queen el paso de los años, gracias a sus obras, sus pensamientos, sus creaciones o su talento; han ocasionado quela sociedad, de un modo u otro,prospere.

Si has llegado hasta aquí es porque eres consciente de la importancia que atesoró Rafael Urdaneta en la historia. La forma en que vivió y lo que hizo mientras permaneció en la tierra fue determinante no sólo para las personas que frecuentaron a Rafael Urdaneta, sino que posiblemente produjo una señal mucho más profunda de lo que podamosconcebir en la vida de gente que tal vez jamás conocieron ni conocerán ya jamás a Rafael Urdaneta de forma personal.Rafael Urdaneta fue uno de esos seres humanos que, por algún motivo, merece no ser olvidado, y que para bien o para mal, su nombre nunca debe borrarse de la historia.

Apreciar las luces y las sombras de las personas significativas como Rafael Urdaneta, personas que hacen girar y evolucionar al mundo, es una cosa esencial para que podamos poner en valor no sólo la vida de Rafael Urdaneta, sino la de toda aquellas gentes que fueron inspiradas por Rafael Urdaneta, personas a quienes de de una forma u otra Rafael Urdaneta influyó, y indudablemente, comprender y entender cómo fue el hecho de vivir en el momento de la historia y la sociedad en la que vivió Rafael Urdaneta.

Vida y Biografía de Rafael Urdaneta

(Maracaibo, Zulia, 1788 - París, 1845) Militar y político venezolano, prócer de la Independencia y presidente de la «Gran Colombia» (1830-1831). Tras concluir sus estudios de bachillerato, Rafael Urdaneta se trasladó a Bogotá para continuar su formación académica.

En esa ciudad se encontraba cuando, el 20 de julio de 1810, estalló el movimiento revolucionario independentista, al cual se unió. Al año siguiente participó en la campaña del sur de Nueva Granada, y en 1813 combatió en la batalla de Santa Fe de Bogotá, donde fue hecho prisionero. A los pocos meses salió en libertad y se incorporó a las fuerzas del ejército que comandaba Simón Bolívar; con ellas participó en la «Campaña Admirable» (1813), que restableció efímeramente la independencia de Venezuela.

Ascendido a general de división, en abril de 1815 Rafael Urdaneta marchó a la frontera de Cúcuta, donde combatió a los jefes realistas Sebastián de la Calzada y Remigio Ramos. Ese mismo año pasó al Apure, donde, bajo las órdenes del general José Antonio Páez, participó en la batalla de El Yagual. En 1819 abrió operaciones en Margarita contra las costas de Barcelona y Cumaná, como parte de los planes de Bolívar para la campaña de liberación de Nueva Granada (la actual Colombia).

En 1821 condujo desde Maracaibo su división a través de la provincia de Coro, a la cual liberó, y de allí siguió hacia San Carlos a la concentración que hacía Bolívar en aquella ciudad, para llevar a cabo la ofensiva final contra los realistas, mandados por el mariscal de campo Miguel De La Torre, en la batalla de Carabobo (24 de junio de 1821).

Con la victoria de Carabobo quedó definitivamente asentada la independencia de Venezuela y Colombia, territorios que Bolívar integró en la «Gran Colombia», una confederación de las colonias liberadas a la que pronto se incorporarían Ecuador y Panamá. El 17 de julio de 1821, Rafael Urdaneta fue ascendido a general en jefe y como tal ejerció, en 1822, el cargo de comandante general del departamento de Cundinamarca y presidente de la Comisión de Repartimiento de Bienes Secuestrados. Entre 1823 y 1824 ejerció la presidencia del Senado de la «Gran Colombia». Desde marzo de 1824 hasta julio de 1827 gobernó como intendente el departamento del Zulia.

Desde 1828 hasta 1829 desempeñó la cartera de Guerra y Marina, y en 1830, después del movimiento que derrocó al presidente Joaquín Mosquera, asumió la presidencia de la «Gran Colombia» hasta 1831, cuando por efecto del Convenio de las Juntas de Apulo renunció en favor del general de brigada Domingo Caicedo. Víctima de las tensiones internas, la «Gran Colombia» se hallaba ya en fase de disolución; la separación de Venezuela fue dirigida por José Antonio Páez, primer presidente de la República de Venezuela (1831-1835).

En 1837, el presidente venezolano Carlos Soublette (1837-1839) lo nombró secretario de Guerra, cargo que desempeñó hasta 1839; tres años más tarde participó en las ceremonias del traslado de los restos del Libertador Simón Bolívar en su condición de presidente de la Sociedad Bolivariana. En 1843 Rafael Urdaneta volvió a la cartera de Guerra y Marina, donde permaneció hasta su muerte, ocurrida durante el desempeño de una misión oficial. En 1876 sus restos fueron trasladados a Venezuela y sepultados en el Panteón Nacional.

Colabora para ampliar la biografía de Rafael Urdaneta

¿Qué te ha parecido la vida de Rafael Urdaneta? ¿Has hallado todo aquello que esperabas encontrar?

Obviamente llegar a comprender a Rafael Urdaneta es algo que se reserva a pocas personas, y que pretender reconstruir quién fue y cómo fue la vida de Rafael Urdaneta es una suerte de puzzleque con toda probabilidad logremos reconstruir si contribuimos juntos.

Por esta razón, si eres de aquellos que creen en que de forma cooperativa existen posibilidades de hacer algo mejor, y detentas información acerca de la existencia de Rafael Urdaneta, o con respecto a algún detalle de su persona u creación que no se contemple en esta biografía, te pedimos que nos lo envíes.

Los matices y las sutilezas que llenan nuestras vidas son en todos los casos importantes, ya que marcan la diferencia, y en la ocasión de la vida de un ser como Rafael Urdaneta, que tuvo su significación en una época determinada, es vital tratar de ofrecer una perspectiva de su persona, vida y personalidad lo más precisa posible.

No lo dudes y contacta con nosotros para relatarnos qué sabes tú sobre Rafael Urdaneta. Estaremos complacidos de poder completar esta biografía con más información.