Biografía de Rafael Tejeo

La historia de la civilización está escrita por las mujeres y hombres quea lo largo de los siglos, gracias a sus obras, sus pensamientos, sus creaciones o su talento; han originado queel género humano, de una forma u otra,progrese.

Ya sea inspirando a otras personas o siendo una pieza esencial de la acción. Rafael Tejeo es una de esas personas cuya vida, en verdad, merece nuestra atención por el grado de influencia que tuvo en la historia.Comprender la existencia de Rafael Tejeo es comprender más acerca de periodo preciso de la historia del ser humano.

Si has llegado hasta aquí es porque tienes consciencia de la relevancia que tuvo Rafael Tejeo en la historia. Cómo vivió y lo que hizo mientras permaneció en el mundo fue determinante no sólo para quienes frecuentaron a Rafael Tejeo, sino que a caso produjo una señal mucho más vasta de lo que logremosconcebir en la vida de gente que tal vez jamás conocieron ni conocerán ya jamás a Rafael Tejeo personalmente.Rafael Tejeo ha sido una de esas personas que, por alguna razón, merece ser recordado, y que para bien o para mal, su nombre nunca debe borrarse de la historia.

Conocer las luces y las sombras de las personas significativas como Rafael Tejeo, personas que hacen girar y evolucionar al mundo, es una cosa esencial para que podamos poner en valor no sólo la existencia de Rafael Tejeo, sino la de toda aquellas gentes que fueron inspiradas por Rafael Tejeo, gentes a quienes de de una forma u otra Rafael Tejeo influenció, y sin duda, comprender y entender cómo fue el hecho de vivir en el periodo histórico y la sociedad en la que vivió Rafael Tejeo.

Vida y Biografía de Rafael Tejeo

(Caravaca, 1798 - Madrid, 1856) Pintor español. Discípulo de José Aparicio en Madrid, estudió también en Roma (1824-1827). En su obra, de raíz neoclásica, se advierte a la vez una profunda visión romántica de la vida; cultivó los temas mitológicos y otros de gusto romántico. Fue también un gran retratista.

Tras iniciar su formación académica en la Real Sociedad de Amigos del País de Murcia, Rafael Tejeo pasó a la Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, donde tuvo como principal maestro a José Aparicio, y depuró su técnica junto a Fernando Branbila, pintor italiano afincado en España. En 1824 decidió ampliar sus conocimientos en Roma por su cuenta. En el viaje de ida a la capital italiana su barco naufragó, aunque tuvo la suerte de ser recogido por unos marineros. Enfermo y sin dinero, llegó finalmente a su destino, donde sólo su entusiasmo artístico le permitió seguir adelante.

En Roma fue alumno de Camuccinni y se entregó al estudio de los maestros de la escuela boloñesa, especialmente de la obra de los Carraci y Guido Reni, así como al conocimiento de las técnicas de los pintores barrocos. Desde Italia envió a España cuadros como La curación de Tobías y una Magdalena penitente que se exhibió en el Museo del Prado.

Un año después de regresar a Madrid (1827) fue nombrado miembro de mérito de la Academia de San Fernando gracias al lienzo Lucha de Hércules y Anteo. Su bien formado gusto clásico y su segura técnica le permitieron acometer empresas pictóricas tan complejas como la Comunión de San Jerónimo (1829), el Combate de centauros y lapitas o Diana sorprendida en el baño por Acteón, obras que le hicieron célebre entre sus contemporáneos, a pesar de una artificiosidad, bastante forzada, en la composición y el color.

Durante años presentó obras a las exposiciones nacionales de Bellas Artes, y si no desfalleció en la representación de motivos mitológicos y personajes clásicos, desde Faetón hasta la reina Cleopatra, tampoco desdeñó el tema sacro y el retrato de políticos, aristócratas y artistas de su época, series que la posteridad ha querido reconocer como lo mejor de su arte por la delicadeza de la ejecución, la verosimilitud y la viva caracterización de los modelos, valores que lo inscribían entre lo mejor del romanticismo pictórico. Algunos retratos excelentes son los de Pedro Benítez y su hija, José María Benítez Bragaña (su cuñado), Juan Antonio Ponzoa, Señora con sus hijos, Niña sentada y Pedro Martínez Godoy.

En 1839 fue nombrado teniente director de pintura de la Academia de San Fernando y, tres años después, director honorario, cargos a los que renunció en 1846. Pintó para el Ayuntamiento de Madrid, el Ministerio de Estado, el Casino de la Reina y el Palacio Real, donde realizó al temple la Caída de Faetón. Un año antes de su muerte concurrió a la Exposición Universal de París con la obra Atentado contra Los Reyes Católicos en la tienda de los marqueses de Moya. Otras obras de interés son Isabel II, Francisco de Asís, Cleopatra, San Sebastián, La Virgen de los Dolores y Bandido contemplando la cabeza de su compañero puesta en un palo para escarmiento.

Colabora para ampliar la biografía de Rafael Tejeo

¿Qué piensas de la existencia de Rafael Tejeo? ¿Has encontrado la información que deseabas encontrar?

Está claro que conocer en profundidad a Rafael Tejeo es algo que se reserva a pocas personas, y que tratar de reconstruir quién fue y cómo fue la vida de Rafael Tejeo es una suerte de enigmaque a lo mejor logremos rehacer si cooperamos todos a la vez.

Por eso, si eres de esas personas que creen en que colaborando es posible elaborar algo mejor, y detentas información sobre la vida de Rafael Tejeo, o con respecto a algún faceta de su personalidad u obra que no hayamos contemplado en esta biografía, te solicitamos que nos lo hagas llegar.

Las sutilezas y las peculiaridades que llenan nuestras vidas son siempre fundamentales, ya que perfilan la diversidad, y en el tema de la vida de una persona como Rafael Tejeo, que detentó su relevancia en un momento histórico concreto, es esencia intentar ofrecer un panorama de su persona, vida y personalidad lo más rigurosa posible.

Sin titubeos, contacta con nosotros para contarnos qué conoces con respecto a Rafael Tejeo. Estaremos ilusionados de perfilar esta biografía con más información.