Biografía de Paul Gerson Unna

La historia de las civilizaciones la cuentan aquellos hombres y mujeres quea lo largo de los siglos, gracias a sus obras, sus pensamientos, sus creaciones o su talento; han hecho queel mundo, de un modo u otro,avance.

Ya sea inspirando a otros seres humanos o tomando parte de la acción. Paul Gerson Unna es uno de esos seres humanos cuya vida, realmente, merece nuestro interés debido al grado de influencia que tuvo en la historia.Comprender la existencia de Paul Gerson Unna es conocer más sobre un periodo concreto de la historia de la humanidad.

Si has llegado hasta aquí es porque tienes consciencia de la trascendencia que detentó Paul Gerson Unna en la historia. La forma en que vivió y lo que hizo durante el tiempo que estuvo en la tierra fue decisivo no sólo para las personas que conocieron a Paul Gerson Unna, sino que a lo mejor legó una señal mucho más insondable de lo que logremosconcebir en la vida de personas que tal vez jamás conocieron ni conocerán ya nunca a Paul Gerson Unna de forma personal.Paul Gerson Unna ha sido un ser humano que, por alguna causa, merece ser recordado, y que para bien o para mal, su nombre jamás debe borrarse de la historia.

Conocer lo bueno y lo malo de las personas relevantes como Paul Gerson Unna, personas que hacen girar y evolucionar al mundo, es algo básica para que podamos apreciar no sólo la vida de Paul Gerson Unna, sino la de todos aquellos y aquellas que fueron inspiradas por Paul Gerson Unna, gentes a quienes de de una u otra forma Paul Gerson Unna influyó, y ciertamente, conocer y descifrar cómo fue vivir en el periodo histórico y la sociedad en la que vivió Paul Gerson Unna.

Vida y Biografía de Paul Gerson Unna

(Hamburgo, 1850 - 1929) Dermatólogo alemán considerado una de las figuras más importantes en la consolidación de la dermatología como especialidad médica. Dentro de este campo destacaron sobre todo sus estudios sobre la etiología del eccema, cuyo agente causante describió por primera vez; descubrió también el chancro blando y la llamada "enfermedad de Unna" o eccema seborreico. Fundador de una de las clínicas dermatológicas más famosas del mundo, introdujo asimismo en el campo médico el Ichthyol (marca registrada de un tipo de ictamol) y la resorcina, y fue el creador, junto a Oscar Troplowitz, de la archiconocida crema Nivea para el cuidado de la piel.

La elección de la medicina como profesión por parte de Paul Unna no fue una casualidad, sino la consecuencia directa de la influencia de su familia, compuesta en buena parte por médicos, tanto por parte materna (su abuelo era galeno) como paterna (su padre se dedicaba a la medicina privada). En el año 1870 debía iniciar sus estudios de medicina en la Universidad de Heidelberg, pero el estallido de la guerra franco-prusiana se lo impidió.

Se alistó entonces en el ejército prusiano, con la intención de trabajar en los servicios de emergencia del frente. La guerra le dejó sus secuelas en forma de graves heridas. En mayo de 1871, poco antes del fin de la contienda, Unna prestaba sus servicios de apoyo médico en Le Mans, cuando fue herido de gravedad en un muslo. Ello le obligó a abandonar urgentemente el frente y regresar a Hamburgo, donde tardaría muchos meses en recuperarse bajo los cuidados de su padre.

Finalizada la guerra, el estado prusiano le otorgó una modesta pensión de trescientos marcos alemanes. Unna utilizó esta pensión para patrocinar, a partir del año 1891, un premio-concurso de medicina. Con ello pretendía fomentar la investigación científica, ya que, aunque el premio estaba abierto a todos los investigadores, Unna resaltaba que debía ser un apoyo importante para los estudiantes. Según las bases del concurso, si ninguno de los trabajos presentados era merecedor del premio, este se acumulaba para el año siguiente.

La guerra también influyó en la carrera académica de Unna, no sólo por haber truncado sus inicios, sino porque le condujo indirectamente hacia la Universidad de Estrasburgo. El tratado de paz había dejado en manos alemanas las regiones de Alsacia y Lorena. El emperador germano Guillermo I decidió revitalizar estas dos zonas, siendo una de sus primeras medidas la mejora de su vida académica, centrada en la Universidad de Estrasburgo, a la que dotó de magníficas facultades.

Definitivamente restablecido de sus heridas, Unna decidió emprender su carrera médica en Estrasburgo. Allí recibió clases de una de las figuras más importantes en el campo de la anatomía, Wilhelm von Waldeyer, que se convirtió en el director de su tesis doctoral. Unna decidió centrar su investigación en las enfermedades de la piel por ser ésta una disciplina muy poco desarrollada. La tesis, presentada ante el tribunal de la Universidad de Estrasburgo, se tituló El desarrollo y la anatomía de la piel humana.

El interés de Unna por la dermatología le llevó a desarrollar una técnica innovadora consistente en la utilización de tintes como la picrocarmina. Con este método de experimentación trataba de diferenciar de manera clara las partes de la epidermis. En la tesis ya logró algunos descubrimientos importantes, al describir el stratum basale como la zona de regeneración, y definir el estratum spinosum y el estratum granulosum de manera morfológica. Además, pudo comprobar que el segmento espinal no participaba en la regeneración y especificó cuatro partes del estratum corneum, basándose en la forma que cada una tomaba al aplicarle los diferentes tintes.

La innovación que suponían estos descubrimientos fue mal acogida por el tribunal que debía evaluar su tesis. El trabajo fue rechazado con el vano argumento de que sus conclusiones no estaban acordes ni con los principios científicos de la época ni con los de la propia universidad. Eran, pues, demasiado revolucionarias. Además, el tribunal rechazó de plano la utilización de tintes para la investigación de los tejidos. Unna fue invitado a revisar sus conclusiones, pero no se atuvo a los deseos del tribunal y decidió defender sus conclusiones, aunque ello le costase no poder desarrollar la carrera docente.

Ante tales perspectivas, no le quedó otra opción que dedicarse, junto a su padre, a la práctica privada de la medicina. Pero creía que antes de iniciar esta nueva etapa debía ampliar sus conocimientos, por lo que se trasladó a Viena para estudiar medicina clínica. En los tres meses que pasó en la capital austríaca fue introducido en el campo del tratamiento clínico de las afecciones de la piel por el doctor Hebre, una de las más importantes eminencias médicas de la época. Tras su etapa vienesa, Unna decidió que su marco de investigación y especialización sería la dermatohistopatología. Su estancia en Viena le permitió conocer también a Heinrich Auspitz, que se convirtió en su mentor y en la figura más respetada por Unna en el campo de la dermatología. Fruto de su colaboración fue un estudio histopatológico sobre el chancro de la sífilis.

A su regreso a Hamburgo, Unna no comenzó a trabajar junto a su padre, sino que decidió embarcarse en un proyecto de colaboración, durante un año, con el doctor Julius Engels-Reimers, director del Hospital de San Jorge de esa ciudad germana. Sin embargo, esta colaboración no fue todo lo fructífera que Unna esperaba, ya que Engels-Reimers se sintió receloso del reconocimiento científico que rápidamente cosechaba su colaborador. Ello obligó a éste a abandonar el proyecto.

A partir de ese momento se dedicó al ejercicio de la medicina privada y comenzó a aplicar sus conocimientos en la consulta de su padre. Para entonces ya se había hecho con un nombre en el campo de la dermatología, por lo que, aunque la consulta era de medicina general, la mayor parte de sus pacientes presentaba enfermedades de la piel. Su éxito le decidió a separarse de su padre y abandonar la medicina general para fundar, en 1881, su propia clínica dermatológica.

El aumento de pacientes le obligó a abrir al poco tiempo una clínica mayor y a cerrar la antigua. Este fue el origen de lo que llegaría a ser el mayor centro dermatológico de Europa. En el año 1883 adquirió unas propiedades en Eimsbüttel, donde levantó una impresionante clínica dermatológica. Ésta se componía de varios edificios diferenciados por su función: había zonas solo para pacientes, un magnífico laboratorio de investigación y un tercer edificio que servía a Unna como residencia privada.

La apabullante recepción de pacientes le obligó a construir un ala nueva, la llamada Dermatologikum. El nivel de excelencia tanto en la diagnosis y terapia de enfermedades de la piel, como en las investigaciones que se llevaban a cabo en la clínica, hizo que ésta se convirtiera en una especie de universidad privada. Todo aquel estudiante de medicina interesado en la dermatología acudía allí antes que a cualquiera de las universidades alemanas.

Unna dejó para la posteridad una serie de invenciones que han sido cruciales, no solo en el campo de la dermatología, sino de la medicina en general. Vital en sus investigaciones fue su colaboración con Oscar Troplowitz, que desde 1890 era el propietario de la compañía farmacéutica Beiersdorf. Fruto de su estrecha colaboración fueron una serie de productos muy innovadores para la época, como el Leukoplast (el primer esparadrapo adhesivo de la historia) y el Labello (la primera barra para el cuidado de los labios). La idea del esparadrapo fue de Unna; los laboratorios la desarrollaron mediante la vulcanización de la leche de la gutapercha, un árbol malayo.

De igual manera, en el año 1911, Unna y Troplowitz proporcionaron al mundo uno de los inventos más conocidos de la historia de la dermatología: una emulsión estable para el cuidado de la piel, a la que, por su aspecto blanco y reluciente, dieron el nombre de Nivea, sin llegar a imaginar lo universal que llegaría a ser.

Paul Gerson Unna dejó para la posteridad una buena cantidad de títulos dedicados a la dermatología, entre los que destacan Histopathologie der Hautkrankheiten (1894), Allgemeine Therapie der Hautkrankheiten (1899), Lepra, Lupus, Chemie der Haut y Das seborrhoische Ekzem (1927). Durante toda su vida tuvo un ferviente interés por la filosofía; prueba fehaciente de ello es que su primera publicación no estaba dedicada a la dermatología, sino al problema moral de la conciencia. Unna se convirtió con el paso del tiempo en un devoto del monismo y, como consecuencia de ello, fundó y editó el periódico Das Monistische Jahrhundert.

Colabora para ampliar la biografía de Paul Gerson Unna

¿Qué opinas de la vida de Paul Gerson Unna? ¿Has hallado la información que deseabas hallar?

Sin duda alguna conocer profundamente a Paul Gerson Unna es algo que está reservado a pocas personas, y que tratar de reconstruir quién y cómo fue la vida de Paul Gerson Unna es una especie de puzzleque tal vez lleguemos a rehacer si contribuimos todos juntos.

Por esta razón, si eres de las personas que confían en que de forma colaborativa existen posibilidades de elaborar algo mejor, y posees información en relación con la biografía de Paul Gerson Unna, o acerca de algún particularidad de su persona u creación que no hayamos observado en esta biografía, te solicitamos que nos lo hagas llegar.

Las sutilezas y las peculiaridades que ocupan nuestras vidas son en todos los casos importantes, ya que destacan la singularidad, y en el caso de la vida de un ser como Paul Gerson Unna, que poseyó su relevancia en un momento concreto de la historia, es esencia tratar de brindar una visión de su persona, vida y personalidad lo más exacta posible.

contacta con nosotros para narrarnos qué conocimientos posees con respecto a Paul Gerson Unna. Estaremos muy contentos de perfilar esta biografía con más información.