Biografía de Mutsuhito

La historia universal está escrita por aquellas mujeres y hombres quea lo largo de los siglos, gracias a su proceder, sus ideas, sus innovaciones o su ingenio; han hecho quela humanidad, de un modo u otro,prospere.

Si has llegado hasta aquí es porque eres consciente de la relevancia que tuvo Mutsuhito en la historia. La manera en que vivió y aquello que hizo durante el tiempo que permaneció en la tierra fue decisivo no sólo para quienes trataron a Mutsuhito , sino que posiblemente dejó una huella mucho más insondable de lo que podamossospechar en la vida de gente que tal vez nunca conocieron ni conocerán ya jamás a Mutsuhito en persona.Mutsuhito fue un ser humano que, por algún motivo, merece ser recordado, y que para bien o para mal, su nombre jamás debe borrarse de la historia.

Conocer las luces y las sombras de las personas relevantes como Mutsuhito , personas que hacen rodar y cambiar al mundo, es una cosa fundamental para que seamos capaces de poner en valor no sólo la existencia de Mutsuhito , sino la de todos aquellos y aquellas que fueron inspiradas por Mutsuhito , aquellas personas a quienes de de una u otra forma Mutsuhito influyó, y indudablemente, conocer y descifrar cómo fue el hecho de vivir en la época y la sociedad en la que vivió Mutsuhito .

Vida y Biografía de Mutsuhito

(Meiji Tenno, llamado Mutsu-Hito o Mutsuhito; Kyoto, 1852 - Tokyo, 1912) Emperador del Japón (1867-1912). Accedió al trono a la muerte de su padre, el emperador Komei, en 1867. En cuanto fue coronado (1868) abolió el shogunado, cargo político-militar ocupado por la Familia Tokugawa desde el siglo XVII y que ejercía el poder de hecho en Japón, relegando al emperador a un papel simbólico. La incapacidad de los Tokugawa para impedir la apertura del país a los occidentales (impuesta por el almirante americano Perry en 1853) había provocado en la corte imperial una reacción nacionalista que dio lugar al enfrentamiento armado entre partidarios y enemigos del shogun en los últimos años del reinado de Komei.

Mutsuhito encarnó personalmente ese espíritu y, una vez derrotados los Tokugawa, emprendió la modernización del Japón según modelos occidentales, con cambios de tal importancia y rapidez en todos los órdenes que su reinado se conoce como «revolución Meiji». En realidad, se limitó a favorecer las aspiraciones reformistas presentes en la sociedad japonesa, poniendo el gobierno en manos de un equipo liberal y permitiendo que éste utilizara su nombre como personificación del nuevo espíritu de apertura y modernización.

Para ello instauró un sistema de gobierno por gabinete en 1885, completado con la creación de un Parlamento por la Constitución de 1889, que relegaba al emperador a un papel ceremonial y simbólico. La revuelta antirreformista de 1877 fue derrotada y sirvió para liquidar la casta feudal de los samurai.

Luego, el gobierno abolió las estructuras feudales tradicionales, decretó la igualdad jurídica de todos los ciudadanos, reformó el ejército siguiendo los modelos de Francia y Alemania, fomentó la adquisición de tecnología occidental (contratando técnicos europeos y americanos y otorgando becas para estudiar en el extranjero), construyó los primeros ferrocarriles e impulsó la penetración de la revolución industrial en un marco capitalista; la administración, la hacienda pública, la banca, la moneda, la educación, el correo, la sanidad, todo fue reformado copiando las instituciones más avanzadas de Europa y Estados Unidos.

Con todo ello, Mutsuhito deseaba que Japón alcanzara a las grandes potencias occidentales, compartiendo con ellas el poderío militar, político, económico y tecnológico. En esa línea, fomentó también la imitación de las tendencias imperialistas que mostraban las grandes potencias europeas a finales del siglo XIX, canalizando hacia la expansión en el continente asiático las presiones demográficas y los intereses de los grandes trusts industriales: sus ambiciones sobre Corea llevaron a Japón a mantener dos guerras sucesivas contra China (1894-95) y contra Rusia (1904-05).

Ambas concluyeron con victoria japonesa, mostrando el éxito de la modernización industrial y militar del país y poniendo las bases para el imperialismo japonés que seguiría desarrollándose hasta la Segunda Guerra Mundial (1939-45). Cuando murió, dejando el Trono a su hijo Yoshihito, había puesto las bases del Japón contemporáneo, transformándolo en una monarquía constitucional y en una potencia económica y militar de primer orden.

Colabora para ampliar la biografía de Mutsuhito

¿Qué te ha parecido la vida de Mutsuhito ? ¿Has encontrado toda aquella información que deseabas hallar?

Evidentemente descubrir en lo más recóndito a Mutsuhito es algo que está reservado a un grupo limitado de personas, y que tratar de reconstruir quién y cómo fue la vida de Mutsuhito es una suerte de puzzleque tal vez consigamos rehacer si cooperamos juntos.

Por eso, si eres de las personas que confían en que de forma cooperativa se puede hacer algo mejor, y detentas información con respecto a la biografía de Mutsuhito , o acerca de algún particularidad de su figura u creación que no hayamos contemplado en esta biografía, te pedimos que nos lo hagas llegar.

Los matices y las sutilezas que ocupan nuestras vidas son en todos los casos esenciales, ya que marcan la diferencia, y en el caso de la vida de alguien como Mutsuhito , que detentó su relevancia en una época concreta, es imprescindible procurar ofrecer un panorama de su persona, vida y personalidad lo más precisa posible.

Sin titubeos, contacta con nosotros para narrarnos qué sabes tú sobre Mutsuhito . Estaremos complacidos de perfilar esta biografía con más información.

Biografías relacionadas