Biografía de Miguel Torga

Ya sea inspirando a más seres humanos o tomando parte de la acción. Miguel Torga es una de las personas cuya vida, indudablemente, merece nuestro interés debido al grado de influencia que tuvo en la historia.Comprender la existencia de Miguel Torga es comprender más acerca de un periodo concreto de la historia de la humanidad.

Si has llegado hasta aquí es porque eres consciente de la relevancia que atesoró Miguel Torga en la historia. Cómo vivió y las cosas que hizo durante el tiempo que permaneció en la tierra fue decisivo no sólo para aquellas personas que trataron a Miguel Torga, sino que tal vez produjo una señal mucho más vasta de lo que logremosconcebir en la vida de gente que tal vez jamás conocieron ni conocerán ya jamás a Miguel Torga en persona.Miguel Torga ha sido un ser humano que, por algún motivo, merece ser recordado, y que para bien o para mal, su nombre nunca debe borrarse de la historia.

Comprender las luces y las sombras de las personas significativas como Miguel Torga, personas que hacen rotar y transformarse al mundo, es algo básica para que seamos capaces de apreciar no sólo la existencia de Miguel Torga, sino la de todas aquellas personas que fueron inspiradas por Miguel Torga, aquellas personas a quienes de de una forma u otra Miguel Torga influenció, y sin duda, conocer y descifrar cómo fue el hecho de vivir en el periodo histórico y la sociedad en la que vivió Miguel Torga.

Vida y Biografía de Miguel Torga

(Seudónimo de Adolfo Correia da Rocha; São Martinho de Auta, 1907 - Coimbra, 1995) Escritor portugués. De humilde familia campesina, de los 13 a los 18 años vivió en Brasil, trabajando en una finca agrícola a las órdenes de su tío paterno.

Vuelto a Portugal, en 1933 se licenció en medicina en Coimbra. Colaborador de Presença desde 1927, tres años después abandonó esta publicación y fundó y dirigió las revistas Sinal y Manifiesto. Alejado progresivamente de todo grupo y escuela, publicó él mismo sus obras, que figuran entre las más relevantes de la literatura portuguesa del siglo XX.

Poeta de religiosidad compleja y dramática, en la que la simbología pagana convive con la bíblica y cristiana, Miguel Torga se halla indisolublemente ligado al ambiente rural, del que valora poéticamente los elementos primordiales y místicos. "Orfeo rebelde", firmemente anclado en la "patria telúrica" que para él se extiende de los Pirineos al Atlántico, con su obra dio un testimonio preciso de la condición del hombre y del poeta de su país.

Se dio a conocer con un volumen de poesías, Ansiade (1928), seguido de Rampa (1930), Tributo (1931) y Abismo (1932); se afirmó con O outro livro de Job (1936) y consolidó su fama con las sucesivas colecciones, entre ellas Lamentação (1943), Libertação (1944), Odes (1946), Nihil sibi (1948), Cãntico do homem (1950), Orfeu rebelde (1958) y Poemas ibéricos (1965).

Fue también autor de una autobiografía, La creación del mundo (A criação do mundo, en cinco volúmenes, 1937-1981), escita en prosa y en verso, en la que mezcla recuerdos, divagaciones, juicios e impresiones de viaje. Compuso asimismo las novelas O senhor ventura (1943) y Vindimia (1945), las obras teatrales Terra firme (1941), Mar (1941), Sinfonía (1947) y O paraíso, los ensayos Portugal (1950) y Traço de união (1955), y se reveló como gran narrador en los numerosos volúmenes de cuentos, como Bichos (1940), Contos da montanha (1941), Rua (1942), Novos contos da montanha (1944) y Pedras lavradas (1951), en las que encontramos tanto la problemática como las mejores cualidades del poeta.

Entre la producción de los últimos años destaca Diario XII (1977), una entrega más de su vasto Diario (1941-68), conjunto de meditaciones, esbozos y poemas que en parte continúan su autobiografía A criação do mundo, y Fogo preso (1975).

En 1960 y 1978 fue nominado para el Premio Nobel de Literatura, y en 1976 recibió el galardón Knokke-Heist de manos de la Academia Belga. Trece años más tarde fue reconocida la contribución de Miguel Torga a las letras portuguesas con la concesión del prestigioso Premio Camoes. Entre sus últimas obras publicadas cabe destacar la edición póstuma de su Diario (1932-1994), en 1997, que ampliaba su ya publicado Diario 1932-1987.

Colabora para ampliar la biografía de Miguel Torga

¿Qué juicio te merece la crónica de la vida de Miguel Torga? ¿Has hallado la información que esperabas hallar?

Está claro que llegar a comprender a Miguel Torga es algo que está reservado a escasas personas, y que tratar de reconstruir la persona que fue y el modo en que vivió la vida de Miguel Torga es una suerte de enigmaque a lo mejor consigamos reconstruir si colaboramos juntos.

A causa de esto, si eres de aquellos que confían en que de forma cooperativa es posible crear algo mejor, y detentas información con respecto a la vida de Miguel Torga, o sobre algún elemento de su persona u creación que no hayamos observado en esta biografía, te solicitamos que nos lo hagas llegar.

Los matices y las sutilezas que llenan nuestras vidas son decididamente imprescindibles, ya que destacan la singularidad, y en la ocasión de la vida de una persona como Miguel Torga, que tuvo su trascendencia en un momento concreto de la historia, es esencia procurar ofrecer una visión de su persona, vida y personalidad lo más precisa posible.

Sin titubeos, contacta con nosotros para contarnos qué conocimientos tienes tú acerca de Miguel Torga. Estaremos muy contentos de perfilar esta biografía con más información.