Biografía de Matías Prats

Ya sea inspirando a otras personas o siendo una pieza esencial de la acción. Matías Prats es uno de esos sujetos cuya vida, realmente, merece nuestro interés por el nivel de influencia que tuvo en la historia.Comprender la existencia de Matías Prats es comprender más acerca de periodo preciso de la historia del ser humano.

Comprender las luces y las sombras de las personas relevantes como Matías Prats, personas que hacen rodar y cambiar al mundo, es algo fundamental para que podamos valorar no sólo la vida de Matías Prats, sino la de todas aquellas personas que fueron inspiradas por Matías Prats, aquellas personas a quienes de un modo u otro Matías Prats influenció, y ciertamente, conocer y descifrar cómo fue vivir en el momento de la historia y la sociedad en la que vivió Matías Prats.

Las biografías y las vidas de personas que, como Matías Prats, cautivan nuestra atención, deben valernos en todo momento como punto de referencia y reflexión para ofrendar un marco y un contexto a otra sociedad y otra época de la historia que no son las nuestras. Intentar comprender la biografía de Matías Prats, el motivo por el cual Matías Prats vivió de la forma en que lo hizo y actuó del modo en que lo hizo en su vida, es algo que nos ayudará por un lado a comprender mejor el alma del ser humano, y por el otro, la forma en que se mueve, de forma implacable, la historia.

Vida y Biografía de Matías Prats

(Matías Prats Cañete; Villa del Río, Córdoba, 1913 - Madrid, 2004) Locutor radiofónico y presentador televisivo español. Matías Prats Cañete nació el 4 de diciembre de 1913 en la localidad cordobesa de Villa del Río, en el seno de una familia modesta. Con su verbo desbordado y su facilidad de palabra, fue el líder de su cuadrilla infantil en la escuela pública de su pueblo natal, donde a los nueve años ya hacía versos. Desde muy joven hizo sus pinitos en periodismo en el Instituto de Málaga, donde ingresó a los catorce años y estudió el bachillerato, para graduarse posteriormente como perito en la Escuela Industrial.

Siguió haciendo versos, pero en lugar de decantarse hacia la lírica del grupo Cántico (Pablo García Baena, Ricardo Molina o Juan Bernier), optaría por la épica de Radio Nacional de España con Fernando Fernández de Córdoba, su maestro. Participó en la Guerra Civil y fue herido varias veces, una de ellas en los ojos («conoces la guerra, la odias para siempre», diría en su vejez). Sufría por ello de fotofobia y se vio obligado a llevar gafas de sol, incluso en los partidos nocturnos. Esas gafas se convirtieron en uno de sus signos de identidad.

Locutor radiofónico

En 1939 entró por oposición en Radio Nacional de Málaga, donde ya se dio a conocer porque hizo de la crónica un auténtico encaje de bolillos. Su primer trabajo fue la retransmisión del partido Málaga-Betis. En 1945, a raíz de la inauguración de las emisoras de Radio Nacional de España (RNE) en Arganda, se trasladó a Madrid, donde comenzó su andadura en la emisora central de RNE, aunque no se graduó como periodista hasta 1949, en la Escuela Oficial de Periodismo.

Poseía además el título de técnico de programación en radio, por lo cual en 1947 había sido nombrado jefe del departamento de realización de emisoras de RNE, hasta que en 1954 fue designado jefe de emisiones. Desde 1947 hasta 1971 fue redactor y puso su voz al servicio del Noticiario Documental, el singular NO-DO, que guarda la memoria de tres décadas de la historia de España y del que llegó a ser director en 1974, aunque sólo duró en el cargo dos años.

Como locutor del medio radiofónico oficial del régimen de Franco, Matías Prats impuso un estilo singular y un discurso con giros rocambolescos que hicieron las delicias de los oyentes, a quienes proporcionaba una detallada composición del lugar y de las incidencias de los partidos de fútbol en su programa Domingo Deportivo Español, o de las corridas de toros, como si los acontecimientos fueran televisados.

Un periodista que se considera su discípulo, Benito de Salazar, lo plasmó con esta frase: «Antes de existir la tele, veíamos los goles que nos cantaba. Su verbo fluido, rico en matices y vocabulario, nos situaba sobre el terrenos de juego y nos hacía imaginar la posición del balón y de los jugadores». Famosa es la retransmisión del archiconocido gol de Telmo Zarra a Inglaterra en el estadio de Maracaná, durante el Mundial de Brasil, en 1950: «El monstruo Zarra doblegó a la pérfida Albión».

Maestro de las ondas

De Matías Prats son numerosos giros y símiles, como la «serpiente multicolor». De hecho, inventó un imaginario Diccionario Deportivo de la Real Academia de la Lengua, tanto de fútbol como de toros o de otras disciplinas deportivas de la España en blanco y negro, a la que él puso color. Buscaba siempre la frase ingeniosa, pero sin ofender. En un partido entre el Real Madrid y el modestísimo Jeunesse de Luxemburgo sólo había un jugador de este equipo que tocaba un poco la pelota. Era calvo como una bola de billar. Para referirse a él, dijo: «Reconocerán a Peterson por ser el menos dotado de frondosidad pilosa».

Más tarde, en la final de la Copa de Europa de Naciones de 1964 ante la Unión Soviética, tuvo el honor de cantar el gol de Marcelino, que le proporcionó a España su único título continental. Le hizo también la última entrevista al popular torero Manolete, poco antes de que el toro Islero acabara con su vida en la plaza de Linares. Matías Prats sabía de cada rincón de todas las plazas, que modulaba en unas retransmisiones que jamás fueron aburridas por rutinaria que fuera la corrida. Debutó en los toros con la retransmisión de la corrida que toreaban en Málaga Nicanor Villalta, Vicente Barrera y Domingo Ortega. Pero más allá del fútbol y los toros, también sus entrevistas a Ramón Gómez De La Serna o Eva Perón [evita Perón]crearon escuela.

Prats dejó temporalmente la profesión para ser procurador en Cortes en Representación Familiar y dedicarse a su cargo de miembro de las comisiones de Defensa Nacional y de Información y Turismo. Pero tanto entonces como cuando se enfrascó en trabajos directivos de RNE, continuó con su trabajo de maestro de las ondas, y de vez en cuando, visitando a sus amigos de RNE cargado con garrafas de aceite de su pueblo natal.

Trabajó también en Televisión Española (TVE) desde los albores de un medio que fascinó a los españoles de la época y del que Matías Prats se convirtió en uno de los rostros más populares, tanto en las retransmisiones deportivas como en las taurinas. En 1974 dejó de aparecer en pantalla al pasar a la asesoría técnica de la dirección general del medio, pero el gusanillo de la radio lo impulsó a coger el micrófono para retransmitir algunos programas, sobre todo los destinados a Hispanoamérica.

Con una personalidad singular y en el cenit de su popularidad, se atrevió a corregirle un discurso al general Franco. «En aquella época todos éramos franquistas, al menos los que trabajábamos en un medio oficial como RNE», recordó en una entrevista. En ella afirmaba también, entre otras cosas: «Jamás me he creído mi triunfo personal, y más bien me considero un fracasado, porque yo he desarrollado una vocación al margen del reconocimiento del público [...]. Mis más íntimos objetivos eran no ser desagradable e intolerante con mis deficiencias y con mi familia, algo que quizás no conseguí debido a la potencia de mi voz y a mi verbo fácil, con los que me imponía a los demás, a pesar de que en el fondo era un tímido. Quizás por ello gritaba más que mis interlocutores».

Reconocimientos

Casado con Emilia Luque Montejano, tuvo tres hijos, Matías, María del Carmen y Juan Jesús, de los que se sentía orgulloso, pero en especial de Matías, quien siguió sus pasos y aprendió mucho del oficio de su padre, cuyas principales virtudes eran la prudencia y el respeto hacia los demás. Después de retransmitir la Copa de Europa en 1981 y el Mundial de España al año siguiente, Matías Prats se jubiló oficialmente de RNE en 1985, si bien no abandonó totalmente la actividad hasta diez años más tarde.

Matías Prats estaba en posesión de numerosos galardones y premios: Ondas (1955, 1965 y 1996); Periodista de Honor (1965), Micrófono de Oro (1989), Premio Víctor de la Serna por la Asociación de Prensa de Madrid (1993), etc. En 1996 recibió el premio Ondas extraordinario, y el 24 de noviembre de 2003, el premio Ondas de Oro, con motivo de la celebración del cincuenta aniversario de este galardón, por «haber llevado a la radio la máxima expresión narrativa y como voz que perdura en el recuerdo de varias generaciones». Además, estaba en posesión de las cruces de Cisneros al mérito político y Alfonso X El Sabio al mérito militar y de la Medalla de Oro al mérito en el trabajo.

Matías Prats falleció el 8 de septiembre en la Fundación Jiménez Díaz de Madrid, en la que llevaba varios días ingresado para ser tratado de una enfermedad. Fue enterrado en el cementerio de su pueblo natal, cuyo ayuntamiento le concedió la Medalla de Oro a título póstumo y se comprometió a terminar el museo dedicado al periodista y que él mismo debía inaugurar. Tras el velatorio en el tanatorio madrileño de La Paz, en Tres Cantos, su hijo Matías Prats Luque comentó a la prensa: «Sabía que lo querían, pero no podía imaginar que lo admiraran tanto». Por su parte, Jesús Álvarez, que lo tuvo como tutor y mentor tras el fallecimiento de sus padres, definió a la perfección su figura: «Se nos ha ido el mito, pero ahora queda la leyenda».

Colabora para ampliar la biografía de Matías Prats

¿Qué te ha parecido la vida de Matías Prats? ¿Has podido leer toda aquella información que pensabas que ibas a hallar?

Está claro que conocer en profundidad a Matías Prats es algo que está reservado a pocas personas, y que pretender recomponer quién fue y cómo fue la vida de Matías Prats es una suerte de puzzleque posiblemente podamos rehacer si colaboramos todos a la vez.

Por esta razón, si eres del tipo de personas que creen en que de forma cooperativa se puede crear algo mejor, y posees información en relación con la vida de Matías Prats, o en relación con algún peculiaridad de su figura u creación que no se contemple en esta biografía, te pedimos que nos lo hagas llegar.

Los matices y las sutilezas que llenan nuestras vidas son decididamente determinantes, ya que destacan la singularidad, y en el caso de la vida de una persona como Matías Prats, que poseyó su importancia en una época determinada, es fundamental tratar de brindar una visión de su persona, vida y personalidad lo más precisa posible.

No lo dudes y contacta con nosotros para contarnos qué sabes con respecto a Matías Prats. Estaremos complacidos de perfeccionar esta biografía con más información.

Biografías relacionadas