Biografía de María Luisa Gabriela de Saboya

Si has llegado hasta aquí es porque tienes consciencia de la relevancia que detentó María Luisa Gabriela de Saboya en la historia. Cómo vivió y las cosas que hizo durante el tiempo que estuvo en el mundo fue determinante no sólo para quienes conocieron a María Luisa Gabriela de Saboya, sino que posiblemente legó una señal mucho más vasta de lo que podamosimaginar en la vida de gente que tal vez jamás conocieron ni conocerán ya nunca a María Luisa Gabriela de Saboya en persona.María Luisa Gabriela de Saboya fue una persona que, por alguna razón, merece ser recordado, y que para bien o para mal, su nombre jamás debe borrarse de la historia.

Las biografías y las vidas de personas que, como María Luisa Gabriela de Saboya, atraen nuestro interés, tienen que servirnos en todo momento como punto de referencia y reflexión para conferir un marco y un contexto a otra sociedad y otra época que no son las nuestras. Intentar comprender la biografía de María Luisa Gabriela de Saboya, el motivo por el cual María Luisa Gabriela de Saboya vivió del modo en que lo hizo y actuó de la forma en que lo hizo durante su vida, es algo que nos impulsará por un lado a entender mejor el alma del ser humano, y por el otro, la forma en que se mueve, de forma inevitable, la historia.

Vida y Biografía de María Luisa Gabriela de Saboya

(Turín, 1688 - Madrid, 1714) Reina de España, primera esposa de Felipe V. Fue nombrada gobernadora y lugarteniente general cuando su marido debió trasladarse a los escenarios bélicos (1702). Mediatizada en su gobierno por el cardenal Portocarrero, actuó con responsabilidad durante la guerra de Sucesión. Fue madre de Luis I y de Fernando VI.

Era hija del duque Victor Amadeo II de Saboya y la princesa Ana María de Orleáns. El compromiso matrimonial entre María Luisa de Saboya (que tenía entonces doce años) y Felipe V se hizo público el 8 de mayo de 1701, el mismo día en que el Felipe V era jurado como rey. El 11 de septiembre del mismo año se celebró la boda en Turín, con el príncipe de Saboya-Carignan, tío de la novia, representando al rey Luis Xiv por poderes. Marie-Anne de La Trémoille, Princesa De Los Ursinos, fue asignada por Luis Xiv de Francia como camarera e instructora personal de la reina; de esta manera, Luis Xiv podía controlar mejor la marcha de la Corona española.

Pero la Princesa De Los Ursinos fue algo más que la mensajera del rey francés; su interés político se encaminó a asegurar a los recientes y jóvenes reyes en el trono de España, además de afianzar a sus descendientes en el camino de la Corona. La Princesa De Los Ursinos pretendió una política claramente nacional en un momento de conflicto de sucesión, en el que, por un lado, los partidarios de los Austria no aceptaban al rey Borbón, y por otro, los franceses pretendían convertir a España en una nación servidora de Luis Xiv.

Una de las primeras recomendaciones de la Princesa De Los Ursinos a los reyes fue que se quedaran un tiempo en Barcelona (el encuentro de los jóvenes monarcas tuvo lugar en la localidad gerundense de Figueres, por donde entró la reina a España), para limar la animadversión de los catalanes. Durante la estancia en Barcelona, Felipe V marchó a Italia, dirigiendo personalmente sus ejércitos, a combatir en los primeros conflictos armados de la Guerra de Sucesión; en su ausencia, la regencia quedaba en manos de María Luisa de Saboya (1702), que contaba con el apoyo de los ministros Jean Orry, Melchor Rafael De Macanaz y Michel Jean Amelot, los cuales ayudaron a la reina en su política de unidad administrativa y centralización.

La reina regente inauguró las Cortes de Aragón e inmediatamente después se trasladó a Madrid, siendo muy bien acogida por parte de la población. En 1704 volvió a marchar Felipe V a la guerra, para detener el avance de los aliados del archiduque Carlos (el futuro Carlos VI de Austria) que se encontraban en tierras extremeñas. Empezó entonces la segunda regencia de María Luisa. Ese mismo año, Luis Xiv decidió destituir de su cargo a la Princesa De Los Ursinos, ya que la consideraba responsable del enfrentamiento que la reina mantenía con el nuevo embajador francés, cardenal D’Etrées. Desde entonces la tensión de María Luisa con el rey francés fue en aumento, hasta que, finalmente, la decisión e insistencia de la regente dio sus frutos, logrando la destitución del embajador y, sobre todo, la vuelta de su consejera y amiga, la Princesa De Los Ursinos, que tanto necesitaba en esos momentos en que el rey se encontraba ausente.

Una de las decisiones más apuradas de la reina Maria Luisa fue el traslado de la Corte a Burgos, dado el avance de las tropas del archiduque Carlos, que logró entrar en la capital, aunque no por mucho tiempo; en el mes de octubre de 1706, el rey y la reina se reunieron y regresaron a Madrid, luego de la marcha precipitada de Carlos y sus soldados. Al año siguiente la guerra empezó a decidirse del lado de los borbónicos, ya que el Duque De Berwick logró en Almansa una victoria fundamental sobre los ejércitos de Carlos.

Fue en ese mismo año (1707), cuando la reina alumbró a su primer hijo, Luis, futuro Luis I (1724). Su segundo hijo, Felipe, nacido en 1709, no llegó a vivir una semana. Esta tragedia no la arredró ni la distrajo de sus intereses de reina: ante la propuesta de paz de los carlistas con Luis Xiv a cambio de que dejara de apoyar a su nieto Felipe V, María Luisa reaccionó de una manera fulminante, dejando muy claro al rey de Francia que jamás abandonaría el trono de España.

Entre tanto, la guerra continuó, y en 1710, con 22 años de edad, María Luisa de Saboya se encargó de la tercera regencia ante la nueva ausencia de su esposo. Ya definitivamente, las tropas del archiduque Carlos se retiraron a Cataluña ante su derrota en Brihuega (Guadalajara) y Villaviciosa (Asturias). Mientras, María Luisa trasladó la Corte primero a Vitoria y luego a Zaragoza, simplemente para poder ver más a menudo a su marido. Fue en Zaragoza donde empezaron los primeros síntomas de su extraña enfermedad, por lo que se retiró a Corella (Navarra) para intentar recuperarse. En noviembre de 1711, Felipe V y María Luisa regresaron a Madrid como reyes victoriosos. Al año siguiente nació Felipe, el tercer hijo del matrimonio, y un año más tarde Fernando, futuro Fernando VI (1746-1759). A partir de entonces, la reina quedó prácticamente postrada hasta su muerte.

Colabora para ampliar la biografía de María Luisa Gabriela de Saboya

¿Qué piensas de la crónica de la vida de María Luisa Gabriela de Saboya? ¿Has hallado la información que deseabas encontrar?

Está claro que llegar a comprender a María Luisa Gabriela de Saboya es algo que se reserva a un grupo limitado de personas, y que tratar de reconstruir quién fue y cómo fue la vida de María Luisa Gabriela de Saboya es una especie de rompecabezasque posiblemente consigamos rehacer si colaboramos todos juntos.

Por ese motivo, si eres del tipo de personas que confían en que colaborando existen posibilidades de elaborar algo mejor, y posees información acerca de la biografía de María Luisa Gabriela de Saboya, o en relación con algún elemento de su personalidad u obra que no se contemple en esta biografía, te solicitamos que nos lo envíes.

Los matices y las sutilezas que llenan nuestras vidas son siempre importantes, ya que perfilan la diversidad, y en el caso de la vida de alguien como María Luisa Gabriela de Saboya, que poseyó su relevancia en una época concreta, es fundamental procurar ofrecer un panorama de su persona, vida y personalidad lo más precisa posible.

contacta con nosotros para narrarnos qué conocimientos tienes tú en relación con María Luisa Gabriela de Saboya. Estaremos complacidos de perfilar esta biografía con más información.

Biografías relacionadas