Biografía de Marcel Carné

La historia de las civilizaciones la narran aquellas personas queen el transcurrir de los siglos, gracias a su forma de actuar, sus ideales, sus hallazgos o su arte; han ocasionado quela civilización, de una forma u otra,prospere.

Ya sea inspirando a otras personas o tomando parte de la acción. Marcel Carné es uno de esos seres humanos cuya vida, realmente, merece nuestra consideración debido al grado de influencia que tuvo en la historia.Comprender la biografía de Marcel Carné es conocer más sobre un periodo concreto de la historia de la humanidad.

Si has llegado hasta aquí es porque eres consciente de la importancia que atesoró Marcel Carné en la historia. El modo en que vivió y aquello que hizo durante el tiempo que estuvo en el mundo fue decisivo no sólo para aquellas personas que frecuentaron a Marcel Carné, sino que posiblemente dejó una señal mucho más vasta de lo que logremosimaginar en la vida de personas que tal vez jamás conocieron ni conocerán ya jamás a Marcel Carné de modo personal.Marcel Carné fue una de esas personas que, por alguna razón, merece ser recordado, y que para bien o para mal, su nombre nunca debe borrarse de la historia.

Las biografías y las vidas de personas que, como Marcel Carné, atraen nuestro interés, deben servirnos en todo momento como punto de referencia y reflexión para ofrendar un marco y un contexto a otra sociedad y otra época de la historia que no son las nuestras. Intentar entender la biografía de Marcel Carné, el motivo por qué Marcel Carné vivió de la forma en que lo hizo y actuó del modo en que lo hizo durante su vida, es algo que nos ayudará por un lado a entender mejor el alma del ser humano, y por el otro, la forma en que se mueve, de forma inexorable, la historia.

Vida y Biografía de Marcel Carné

(París, 1909-1996) Director de cine francés. Su madre había muerto prematuramente y, como consecuencia de ello, las mujeres de su familia se habían ocupado de su educación en la infancia. De joven comenzó ayudando a su padre, que era ebanista, y luego empezó a trabajar para una compañía de seguros; al mismo tiempo estudiaba fotografía en la Escuela de Artes y Oficios de París, de donde le vendría la afición al cine.

Fue gracias a la esposa de Jacques Feyder, la actriz Françoise Rosay, protagonista de La Kermesse Heroica, que comenzó su carrera profesional en el cine como ayudante del propio Feyder y del fotógrafo George Perinal en Los nuevos señores (1927). También alternó esta actividad con la de crítico cinematográfico en revistas como Cinemagazine, Cinemonde, Hebdofilm o Film Sonore.

Su primera actuación como director tuvo lugar en el campo del cortometraje, donde con su propio dinero rodó pequeñas piezas como Nogen, Eldorado du dimanche (1929). Esta actividad le llevó a ser ayudante de uno de los directores más famosos del cine francés, Rene Clair. Su primer largometraje fue Jenny (1936), en el que recibió la colaboración como guionista del escritor Jacques Prevert, con el que iniciará una fecunda relación. La protagonista femenina fue Françoise Rosay, quien le había ayudado en la puesta en marcha del proyecto.

Un año después dirigió Un drama singular (1937), con lo que comenzó su época de éxito. En esta cinta participó el actor Jean Gabin, y con ella Carné se convirtió en uno de los principales directores del cine francés. Se le situó en un principio en el denominado movimiento de "realismo poético" (que como señalan diversos autores tiene más de lo primero que de lo segundo), al que estaban adscritos otros directores como Julian Duvivier.

Alcanzará una importante notoriedad con la película El muelle de las brumas (1938), una obra que mantiene una conexión ideológica con el movimiento del Frente Popular y que muestra el ambiente de angustia que se cernía sobre Europa como consecuencia del avance político del nazismo. Sin embargo, dos títulos destacan por encima de todos los demás como verdaderas piezas magistrales del cine francés de esos años. En primer lugar, Les visiteurs du soir (1942), una obra realizada en la Francia bajo control del Gobierno de Vichy, aunque impregnada, según muchos, de sentido antinazi. Es una cinta visualmente espléndida. En ella el diablo visita un castillo de noche, en un intento de conseguir el auténtico amor, lo que resulta imposible para él; no obstante, los espectadores franceses la interpretaron como una intento de manifestar el espíritu de resistencia frente a la ocupación.

Los niños del paraíso (1945) es para la mayoría de críticos su obra maestra. Se trata de una fábula sobre el amor y la muerte, el bien y el mal. Ambientada en el año 1840, su vigor visual y la capacidad para sintetizar las relaciones entre la vida y el teatro han hecho que sea la obra más vigente de Carné y siga manteniendo actualidad para el público contemporáneo. El propio Carné dijo que Los niños del paraíso era un homenaje al mundo del teatro. Parece ser que la idea del guión se le ocurrió al famoso actor teatral -en menor medida cinematográfico- Jean Louis Barrault.

Durante el segundo año de la ocupación, Carné y su guionista Prevert trabajaron afanosamente en este proyecto; Barrault les sugirió que hiciesen una película en la que se ocupasen de Baptiste Duberau, uno de los más famosos mimos franceses, y que añadiesen los crímenes que se habían cometido en el bulevar del Temple, calle que llegó a hacerse famosa por esa trágica circunstancia. A la idea que habían recibido, el director y el guionista añadieron la figura de un famoso criminal llamado Lacenaire.

La idea resultó de lo más feliz; fue también clave la ayuda que aportaron el director artístico Alexandre Trauner y el compositor Joseph Cosma. El propio Barrault interpretó al personaje del mimo. Por su parte, el personaje femenino más importante en el desarrollo de los hechos fue interpretado por Arletty. El film tardó tres años en completarse, y fue una las cintas más costosas que se habían rodado en Francia hasta aquel momento.

Con la finalización de la Segunda Guerra Mundial, Carné tuvo problemas políticos; sospechoso de colaboracionismo, debió enfrentase a un tribunal de depuración. Aunque no fue finalmente culpado de nada, las circunstancias cambiaron de un modo decisivo para él. Muchos de sus colaboradores habituales se habían marchado y era un personaje bajo sospecha. Su talento y capacidad de trabajo se resentirían de estas circunstancias.

A pesar de todo, durante los años cincuenta realizará todavía algunas películas de cierta importancia. Son, por ejemplo, La Marie du port (1950), cinta de intriga basada en un texto de George Simenon, o Teresa Raquin (1953), sobre la novela de Emilo Zola, que siempre ha constituido un título muy atrayente para los cineastas. El guión fue de otro escritor muy vinculado al cine, Charles Spaak, cuyo hermano, Paul Henri, llegó a ser primer ministro de Bélgica; sus sobrinas Catherine y Agnes fueron actrices relativamente importantes durante los años sesenta. En 1954 trabajó de nuevo con Jean Gabin en una historia de boxeo titulada El aire de París.

A partir de esta fecha la carrera de Carné entró en declive. Algunos títulos fueron mal acogidos por la crítica y sólo cabe mencionar Tres habitaciones en Manhattan (1965), también sobre una novela de Simenon. Su última intervención como director fue en la película La merveilleuse visite (1974). Ya retirado, escribió unas interesantes memorias tituladas La vie a belles dents, a mediados de los ochenta, en las que reflejaba sus opiniones y dejaba traslucir su amargura.

Marcel Carné ha sido, sin duda, uno de los directores más importantes del cine francés. Las circunstancias de la guerra y la política no le permitieron redondear su carrera del modo en que la había iniciado y le impidieron realizar un mayor número de películas. Aun con todo, es de forzosa mención en cualquier historia del cine por su sensibilidad y su capacidad de narración y ambientación.

Colabora para ampliar la biografía de Marcel Carné

¿Qué juicio te merece la vida de Marcel Carné? ¿Has podido leer toda aquella información que deseabas hallar?

Evidentemente llegar a comprender a Marcel Carné es algo que se reserva a escasas personas, y que pretender recomponer la persona que fue y el modo en que vivió la vida de Marcel Carné es una especie de rompecabezasque a lo mejor logremos reconstruir si cooperamos todos a la vez.

A causa de esto, si eres de aquellos que creen en que cooperando es posible elaborar algo mejor, y posees información acerca de la biografía de Marcel Carné, o en relación con algún peculiaridad de su figura u creación que no se contemple en esta biografía, te pedimos que nos lo hagas llegar.

Los matices y las sutilezas que ocupan nuestras vidas son decididamente fundamentales, ya que destacan la singularidad, y en el tema de la vida de una persona como Marcel Carné, que tuvo su trascendencia en un momento histórico concreto, es esencia intentar mostrar una visión de su persona, vida y personalidad lo más exacta posible.

Sin dudarlo, contacta con nosotros para contarnos qué sabes tú en relación con Marcel Carné. Estaremos ilusionados de perfeccionar esta biografía con más información.