Biografía de Marcel Aymé

Ya sea inspirando a otras personas o siendo parte de la actuación. Marcel Aymé es uno de esos sujetos cuya vida, indudablemente, merece nuestra atención por el grado de influencia que tuvo en la historia.Conocer la vida de Marcel Aymé es conocer más acerca de periodo preciso de la historia de la humanidad.

Si has llegado hasta aquí es porque sabes de la trascendencia que detentó Marcel Aymé en la historia. La manera en que vivió y aquello que hizo durante el tiempo que permaneció en este mundo fue decisivo no sólo para quienes frecuentaron a Marcel Aymé, sino que posiblemente legó una huella mucho más profunda de lo que logremossospechar en la vida de gente que tal vez nunca conocieron ni conocerán ya nunca a Marcel Aymé personalmente.Marcel Aymé ha sido una de esas personas que, por algún motivo, merece ser recordado, y que para bien o para mal, su nombre nunca debe borrarse de la historia.

Conocer lo bueno y lo malo de las personas relevantes como Marcel Aymé, personas que hacen girar y evolucionar al mundo, es algo esencial para que podamos apreciar no sólo la vida de Marcel Aymé, sino la de todos aquellos y aquellas que fueron inspiradas por Marcel Aymé, gentes a quienes de un modo u otro Marcel Aymé influenció, y sin duda, conocer y descifrar cómo fue el hecho de vivir en el momento de la historia y la sociedad en la que vivió Marcel Aymé.

Las biografías y las vidas de personas que, como Marcel Aymé, atraen nuestra atención, tienen que ayudarnos en todo momento como referencia y reflexión para proponer un marco y un contexto a otra sociedad y otra etapa de la historia que no son las nuestras. Tratar de comprender la biografía de Marcel Aymé, el motivo por qué Marcel Aymé vivió como lo hizo y actuó del modo en que lo hizo durante su vida, es algo que nos ayudará por un lado a entender mejor el alma del ser humano, y por el otro, la forma en que avanza, de forma inevitable, la historia.

Vida y Biografía de Marcel Aymé

(Joigny, 1902 - París, 1967) Escritor francés. Se quedó huérfano muy pronto y su infancia transcurrió en Villers-Robert, en la región del Jura, donde sus abuelos maternos tenían una pequeña fábrica de ladrillos. Después estuvo interno en el colegio de Dôle, pero, tras cursar el bachillerato elemental de matemáticas, tuvo que interrumpir sus estudios por razones de salud. Entre 1922 y 1923 prestó su servicio militar en la Rumania ocupada.

Más tarde se estableció en París, reanudó sus estudios de matemáticas y, para mantenerse, trabajó en los oficios más diversos. Pero una segunda enfermedad lo sumió en una larga convalecencia, que pasó en su pueblo natal donde, para vencer el aburrimiento, escribió su primera novela, Brûlebois. Cuando se publicó, en 1926, obtuvo el premio de la Société des Gens des Lettres. Después de dos novelas mediocres, Aller-retour (1927) y Les Jumeaux du diable (1928), obtuvo en 1930 el Premio Renaudot con La Table-aux-Crevés.

En 1933 alcanzó la popularidad con La yegua verde, original fresco de vida rural, y desde este momento pudo dedicarse por entero a la actividad literaria. Sus novelas, de periodicidad anual y con un lenguaje singular que plasma casi miméticamente la vasta gama de sus personajes, se proponen construir un cuadro de costumbres de la Francia de la primera mitad del siglo XX: la experiencia del Frente Popular en Travelingue (1941), la atmósfera de la ocupación en Le chemin des écoliers (1946) o la de la liberación en Urano (1948).

Pero de este realismo nace a veces una forma personal de relato fantástico: dentro del prosaísmo de lo cotidiano, y para modificar cierta realidad, introduce lo mágico y lo maravilloso con extrema naturalidad. Ejemplos afortunados de esta técnica son sus colecciones de novelas: Le Puits aux images (1932), Derrière chez Martin (1938), Cuentos del gato encaramado (1939), El atraviesamuros (1943) y En arrière (1950).

Esta capacidad de transfigurar lo cotidiano la encontramos también en sus obras teatrales. Después de Luciana y el carnicero (escrita en 1932 y representada en 1947), desmitificadora historia de la esposa de un tímido relojero que, para librarse de la atmósfera provinciana, rompe con cualquier tabú, Clérambard (1950) y Los pájaros de luna (1956) vuelven a proponer un deslizamiento de la realidad hacia lo fantástico, según el modelo ya experimentado en sus novelas. En cambio, con La cabeza ajena (1952), vigoroso ataque a la Magistratura, La Mouche bleue (1957), sátira de la sociedad norteamericana, y Louisiane (1961), áspera crítica al racismo, Marcel Aymé se revela como un consumado autor satírico.

Lo atípico de la vasta obra de Aymé, siempre al margen de las directrices de la literatura contemporánea, ha obstaculizado una valoración crítica precisa. Además, sobre el escritor ha pesado su falta de compromiso durante la ocupación alemana y, si a esto se añade que en Le confort intellectuel, un ensayo publicado en 1949, Aymé se declaraba adversario del existencialismo, de la poesía hermética y de los primeros intentos de elaboración del "nouveau roman", se puede comprender mejor por qué ha quedado en la sombra su posición.

Colabora para ampliar la biografía de Marcel Aymé

¿Qué opinas de la vida de Marcel Aymé? ¿Has encontrado toda aquella información que deseabas hallar?

Evidentemente conocer en profundidad a Marcel Aymé es algo que está reservado a un grupo limitado de personas, y que pretender reconstruir la persona que fue y el modo en que vivió la vida de Marcel Aymé es una suerte de enigmaque con toda probabilidad alcancemos a reconstruir si colaboramos todos a la vez.

Por esta razón, si eres de esas personas que creen en que de forma cooperativa existen posibilidades de crear algo mejor, y conservas información con respecto a la vida de Marcel Aymé, o en relación con algún peculiaridad de su persona u obra que no hayamos observado en esta biografía, te pedimos que nos lo hagas llegar.

Los matices y las sutilezas que ocupan nuestras vidas son siempre importantes, ya que marcan la diferencia, y en el caso de la vida de alguien como Marcel Aymé, que poseyó su trascendencia en una época determinada, es indispensable intentar ofrecer un panorama de su persona, vida y personalidad lo más exacta posible.

Sin dudarlo, contacta con nosotros para relatarnos qué sabes tú con respecto a Marcel Aymé. Estaremos ilusionados de poder completar esta biografía con más información.