Biografía de Juan de Ávalos

La historia de las civilizaciones está escrita por las mujeres y hombres queen el transcurrir de los siglos, gracias a sus obras, sus pensamientos, sus creaciones o su talento; han ocasionado quela sociedad, de un modo u otro,progrese.

Ya sea inspirando a otros o formando parte de la acción. Juan de Ávalos es uno de esos sujetos cuya vida, indudablemente, merece nuestro interés por el grado de influencia que tuvo en la historia.Comprender la biografía de Juan de Ávalos es comprender más sobre un periodo concreto de la historia de la humanidad.

Si has llegado hasta aquí es porque sabes de la importancia que tuvo Juan de Ávalos en la historia. Cómo vivió y aquello que hizo en el tiempo en que estuvo en este mundo fue determinante no sólo para aquellas personas que frecuentaron a Juan de Ávalos, sino que a lo mejor dejó una señal mucho más honda de lo que logremosimaginar en la vida de personas que tal vez nunca conocieron ni conocerán ya jamás a Juan de Ávalos personalmente.Juan de Ávalos fue un ser humano que, por alguna razón, merece no ser olvidado, y que para bien o para mal, su nombre jamás debe borrarse de la historia.

Vida y Biografía de Juan de Ávalos

(Juan de Ávalos García Taborda; Mérida, 1911 - Madrid, 2006) Escultor español. Su escultura, de un monumentalismo rotundo, es la más representativa del arte español vinculado al franquismo. Alcanzó notoriedad por sus trabajos para el Valle de los Caídos (Madrid), en especial por las gigantescas figuras de los Evangelistas.

Inició su formación artística en un taller de restauración de muebles y antigüedades de Madrid y completó sus conocimientos en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando (1926-1931). Profesor de modelado y vaciado desde 1933 y director de la Escuela de Artes y Oficios de Mérida desde 1936, ese mismo año fue nombrado subdirector del Museo Arqueológico de su ciudad natal. Al inicio de la Guerra Civil (1936-1939) desertó del ejército republicano y se incorporó al de los nacionalistas.

Tras el conflicto bélico, Juan de Ávalos llevó a cabo numerosos encargos de carácter religioso y monumental en los que intentó plasmar, de forma esquemática y realista, los rasgos raciales y la personalidad ibéricos, convirtiéndose así en el escultor más representativo del régimen del general Francisco Franco. En 1945 se trasladó a Lisboa, donde llevó a cabo esculturas de línea vanguardista y abstracta que firmó con el pseudónimo de Arturo Sánchez.

En 1951 se le encargó la Piedad de la cripta y el grupo escultórico de los cuatro evangelistas que sirven de base a la cruz del monasterio benedictino de la Santa Cruz del Valle de los Caídos (Madrid). Para esta obra de carácter colosalista empleó cuatro años de trabajo y utilizó nuevas técnicas para trasladar los bocetos a su tamaño definitivo.

En la década de 1960 trabajó en países iberoamericanos, Estados Unidos y varias localidades españolas. En 1964 realizó una exposición en Nueva York y Washington y participó en la colectiva XXV Años de Arte Español (Palacio de Exposiciones del Retiro, Madrid). Establecido en Madrid, experimentó en el campo de la joyería y en el diseño de pequeño formato. Esculpió el monumento al torero Manolete en Córdoba, el dedicado a Jiménez Díaz en Madrid y el mausoleo en alabastro de los Amantes de Teruel para la iglesia de San Pedro de esta ciudad, e inició los monumentos dedicados al Sagrado Corazón de Jesús en Guayaquil (Ecuador) y a Cuba, financiado éste por la colonia española de la isla (1958).

En alguna de sus obras se combinan las estructuras arquitectónicas y los relieves alegóricos esquematizados, como ocurre en el Monumento a los héroes del Alcázar de Toledo, en la Fuente de la Paz o Monumento al Generalísimo Franco de Santa Cruz de Tenerife y en el Monumento a la Independencia de Santo Domingo (República Dominicana), ciudad para la que también realizó las estatuas estilizadas en bronce que representan a literatos españoles.

Es común en sus composiciones la aparición de personajes que sujetan figuras caídas, así como ángeles y figuras alegóricas de rostro inexpresivo. La repetición de modelos y grupos escultóricos es también una característica de sus esculturas religiosas y, en especial, de sus pasos procesionales. El estudio de su producción se completa con los retratos (que comenzó a realizar en 1940 y que de modo general presentan una aproximación fisonómica pero adolecen de inexpresividad e idealización) y con las figuras de pequeño tamaño, los mimos, entre los que destacan los desnudos femeninos. Es también interesante su labor en el campo de la restauración y en el terreno arqueológico, en el que destacó por su participación en el inventario de la colección del Museo de Mérida y en la reconstrucción del peristilo del teatro romano de dicha ciudad.

Colabora para ampliar la biografía de Juan de Ávalos

¿Qué opinas de la biografía de Juan de Ávalos? ¿Hallaste toda aquella información que deseabas encontrar?

Está claro que conocer profundamente a Juan de Ávalos es algo que se reserva a pocas personas, y que intentar reconstruir la persona que fue y el modo en que vivió la vida de Juan de Ávalos es una especie de puzzleque probablemente logremos reconstruir si colaboramos juntos.

A causa de esto, si eres de las personas que creen en que de forma cooperativa existen posibilidades de elaborar algo mejor, y posees información con respecto a la existencia de Juan de Ávalos, o acerca de algún detalle de su persona u obra que no se observe en esta biografía, te solicitamos que nos lo envíes.

Las sutilezas y las peculiaridades que ocupan nuestras vidas son decididamente importantes, ya que destacan la singularidad, y en el caso de la vida de un ser como Juan de Ávalos, que tuvo su significación en una época determinada, es indispensable intentar ofrecer una perspectiva de su persona, vida y personalidad lo más rigurosa posible.

No lo dudes y contacta con nosotros para narrarnos qué conocimientos posees en relación con Juan de Ávalos. Estaremos complacidos de perfilar esta biografía con más información.