Biografía de John McCain

La historia de la civilización la escriben aquellas mujeres y hombres quea lo largo del tiempo, gracias a su proceder, sus ideas, sus innovaciones o su ingenio; han hecho queel género humano, de un modo u otro,avance.

Si has llegado hasta aquí es porque tienes consciencia de la trascendencia que detentó John McCain en la historia. La forma en que vivió y lo que hizo en el tiempo en que permaneció en este mundo fue determinante no sólo para las personas que trataron a John McCain, sino que a lo mejor produjo una señal mucho más insondable de lo que logremosimaginar en la vida de personas que tal vez jamás conocieron ni conocerán ya jamás a John McCain personalmente.John McCain fue uno de esos seres humanos que, por alguna causa, merece no ser olvidado, y que para bien o para mal, su nombre jamás debe borrarse de la historia.

Comprender las luces y las sombras de las personas significativas como John McCain, personas que hacen rodar y cambiar al mundo, es una cosa básica para que seamos capaces de apreciar no sólo la existencia de John McCain, sino la de todos aquellos y aquellas que fueron inspiradas por John McCain, aquellas personas a quienes de un modo u otro John McCain influenció, y ciertamente, entender y comprender cómo fue el hecho de vivir en el momento de la historia y la sociedad en la que vivió John McCain.

Las biografías y las vidas de personas que, como John McCain, cautivan nuestra curiosidad, tienen que ayudarnos siempre como punto de referencia y reflexión para conferir un marco y un contexto a otra sociedad y otra época que no son las nuestras. Hacer un esfuerzo por comprender la biografía de John McCain, porqué John McCain vivió del modo en que lo hizo y actuó de la forma en que lo hizo en su vida, es algo que nos ayudará por un lado a conocer mejor el alma del ser humano, y por el otro, la forma en que se mueve, de forma inevitable, la historia.

Vida y Biografía de John McCain

(John Sidney McCain III; Coco Solo, 1936 - Cornville, 2018) Político estadounidense. Candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, resultó derrotado por amplia mayoría en las elecciones del 4 de noviembre de 2008 por el demócrata Barack Obama, que se convertiría en el primer presidente estadounidense de raza negra.

Hijo de un oficial de la Marina, John S. McCain, y de su esposa Roberta, John Mccain nació en la base aeronaval de Coco Solo, en la Zona del Canal de Panamá, entonces bajo soberanía estadounidense. Tanto su padre como su abuelo paterno llegaron a alcanzar el grado de almirante de cuatro estrellas. En 1951, la familia se estableció en Virginia. El joven McCain estudió el bachillerato en una escuela privada de Alexandria y en 1958 se graduó en la Academia Naval de Annapolis, Maryland, con un expediente mediocre debido en parte a su indisciplina. Teniente piloto, en 1967, cuando ya estaba casado, se alistó como voluntario para Vietnam.

Destinado al portaaviones Forrestal, el 29 de julio resultó gravemente herido después de que un misil impactara contra uno de los aviones y provocara un gran incendio. Tres meses después, el 29 de octubre, durante una misión de bombardeo contra Hanoi (Vietnam del Norte), su avión fue alcanzado por un misil y derribado. McCain se lanzó en paracaídas y se rompió ambos brazos y una pierna. Ya en tierra, fue herido en la espalda por el soldado norvietnamita que lo capturó; aún hoy arrastra graves secuelas físicas que restringen sus movimientos. En diciembre de 1969 fue confinado en la prisión de Hoa Loa, llamada “Hanoi Hilton” por albergar a los prisioneros de guerra estadounidenses.

Cuando los norvietnamitas supieron que era hijo del almirante del mismo nombre, que mandaba las fuerzas navales en la región, le ofrecieron la libertad con condiciones, pero McCain rechazó los ofrecimientos para no vulnerar el código militar que prohibía las liberaciones individuales y no facilitar al enemigo una baza de propaganda. Interrogado sin piedad, sufrió diversas torturas durante el cautiverio. En su libro La fe de mis padres (1999) rememoró sus más de cinco años de detención y confesó que había intentado ahorcarse con su camisa por temor a sucumbir a la brutalidad de sus carceleros.

Tras las negociaciones de paz de París y el cese de hostilidades en Vietnam, McCain fue liberado, junto con otros prisioneros de guerra, el 14 de marzo de 1973, y regresó a Estados Unidos. Condecorado con diversas medallas militares, fue recibido como un héroe. La fotografía más célebre le muestra, ligeramente contrahecho, tratando de dar la mano al presidente Richard Nixon. Rechazó los cantos de sirena de algunos grupos de veteranos opuestos a la guerra y criticó a los líderes civiles que, a su juicio, no habían sabido conducir la guerra con espíritu y estrategia de victoria.

Volvió al servicio activo en la Marina, como oficial de enlace con el Senado, pero pronto se hizo evidente que sus limitaciones físicas no le permitían seguir en el escalafón. Retirado en 1981, con el grado de capitán, se estableció en Phoenix (Arizona). Elegido miembro de la Cámara de Representantes (1982) por el Partido Republicano, fue reelegido en 1984, y en 1986 ascendió hasta senador por Arizona. Siempre se mostró reticente a seguir la disciplina. En 1983 clamó por la retirada de los marines de Líbano y criticó públicamente la actitud del gobierno de Ronald Reagan en el asunto Irán-Contras (la venta de armas al régimen iraní para sufragar a la insurgencia en Nicaragua).

Por tres veces fue reelegido senador (1992, 1998 y 2004) con una amplia mayoría, y se ganó una reputación de maverick (disidente o inconformista) firme en sus principios, pero con un temperamento volcánico y abierto al público y a los medios de comunicación. No vaciló en adoptar posiciones que se apartaban nítidamente de la doctrina oficial del partido. Considerado un progresista en asuntos sociales, defendió la idea de que el gobierno debía contrarrestar los abusos de “la riqueza organizada” y propuso una reforma del sistema de financiación de los partidos. En política exterior fue siempre un “halcón”. Tras la invasión de Iraq, criticaría la estrategia de George W. Bush, abogando por el envío de más tropas para evitar el síndrome de una retirada como la de Vietnam, y se indignó por el maltrato de los prisioneros en la base de Guantánamo, que prometió cerrar si era elegido. Favorable a la regularización de los inmigrantes ilegales (una postura rayana en la herejía para las bases más conservadoras del partido), fue más allá que muchos demócratas en su oposición al lobby industrial.

Estas posiciones impopulares dentro del Partido Republicano contribuyeron decisivamente a su derrota ante el gobernador de Texas, George W. Bush, en las elecciones primarias como candidato a la presidencia de 2000. Pese a un excelente comienzo (se proclamó vencedor en New Hampshire), McCain tuvo que inclinarse ante la agresiva maquinaria electoral de su adversario, que lo presentó como un inestable, y la inquina de los sectores fundamentalistas de la derecha cristiana, a los que había estigmatizado imprudentemente como “agentes de la intolerancia” por haber atacado su escaso fervor religioso.

Volvió McCain a las primeras páginas de los periódicos en 2001, como copatrocinador de un proyecto de ley que reformó las normas de financiación de las campañas electorales, prohibiendo las contribuciones ilimitadas conocidas como soft money (“dinero oculto”). McCain, que había respaldado la intervención en Iraq, criticó después duramente la estrategia del Pentágono y declaró su falta de confianza en Donald Rumsfeld (“uno de los peores secretarios de Defensa”), por entender que el cuerpo expedicionario nunca tuvo los efectivos necesarios para alcanzar los objetivos. Por eso fue un entusiasta defensor del aumento de tropas en 2007, bajo el mando del general David Petraeus, preludio de una mejora sustancial en la seguridad.

Pese a la hostilidad de los sectores derechistas del Partido Republicano y a su falta de medios, volvió a presentar su candidatura a la Casa Blanca en abril de 2007, calificándose de “perdedor”, pero dispuesto a coronar su vida de sacrificio, coraje, honor y experiencia. Tras su triunfo en las primarias de New Hampshire (8 de enero de 2008), su campaña recibió un nuevo impulso, recibió más donativos y ganó velocidad la caravana electoral conocida como “Straight Talk Express” (“El exprés que habla claro”). El 4 de marzo se convirtió en el candidato republicano.

El 29 de agosto de 2007 anunció que Sarah Palin, gobernadora de Alaska, lo acompañaría como candidata a la vicepresidencia, una elección muy discutida aconsejada por el factor femenino (Hillary Clinton había sido derrotada por Obama en el partido demócrata), pero que tendría un efecto contraproducente por la formación elemental y la escasa experiencia política de Palin. La Convención del Partido Republicano aclamó ambas candidaturas en Saint Paul, Minnesota, el 3 de septiembre.

La crisis financiera confirmó su debilidad en temas económicos; sus asesores también fallaron, y McCain apareció como vacilante frente a la firmeza de Barack Obama. Las encuestas dieron por sentado que había salido perdedor en los tres debates televisados (26 de septiembre, 7 y 15 de octubre). Siempre por detrás de Obama en las encuestas, resultó derrotado en las elecciones presidenciales al obtener sólo 57 millones de votos populares (46,2 %) y 173 votos del colegio electoral, por 66 millones (52,5 %) y 364 de su rival. Al asumir la derrota, McCain pronunció un emotivo discurso para respaldar a su contrincante y subrayar el carácter histórico de su elección.

Aunque recibió su primera educación religiosa como episcopaliano, McCain pasó a ser congregante de la Iglesia Bautista Meridional. En 1965 se casó con Carol Shepp y adoptó los dos hijos de ésta de un anterior matrimonio (Doug y Andy Shepp). La pareja tuvo una hija, Sidney (1966), y se divorció en 1980. Contrajo segundas nupcias en 1980 con Cindy Lou Hensley, hija de un acaudalado distribuidor de cerveza de Phoenix (Arizona). Tuvieron cuatro hijos: Meghan (1984); John (1986), graduado por la Academia Naval; James (1988), cabo de marines, y Bridget, nacida en Bangla Desh en 1991 y adoptada en 1993.

Colabora para ampliar la biografía de John McCain

¿Qué juicio te merece la crónica de la vida de John McCain? ¿Has hallado todo aquello que pensabas que ibas a encontrar?

Obviamente conocer en profundidad a John McCain es algo que está reservado a escasas personas, y que tratar de recomponer la persona que fue y el modo en que vivió la vida de John McCain es una suerte de puzzleque posiblemente logremos rehacer si contribuimos todos juntos.

Debido a esto, si eres de esas personas que confían en que colaborando es posible crear algo mejor, y conservas información acerca de la vida de John McCain, o en relación con algún particularidad de su persona u obra que no hayamos contemplado en esta biografía, te solicitamos que nos lo envíes.

Los matices y las sutilezas que llenan nuestras vidas son en todos los casos importantes, ya que marcan la diferencia, y en la ocasión de la vida de un ser como John McCain, que tuvo su significación en una época determinada, es imprescindible procurar brindar una perspectiva de su persona, vida y personalidad lo más exacta posible.

contacta con nosotros para relatarnos qué conocimientos tienes tú en relación con John McCain. Estaremos muy contentos de poder completar esta biografía con más información.

Biografías relacionadas