Biografía de Joachim Fest

Ya sea inspirando a otros o tomando parte de la acción. Joachim Fest es una de esas personas cuya vida, realmente, merece nuestro interés por el grado de influencia que tuvo en la historia.Comprender la vida de Joachim Fest es conocer más acerca de una época concreta de la historia del ser humano.

Si has llegado hasta aquí es porque tienes conocimiento de la importancia que detentó Joachim Fest en la historia. El modo en que vivió y lo que hizo durante el tiempo que permaneció en el mundo fue decisivo no sólo para quienes conocieron a Joachim Fest, sino que a caso produjo una huella mucho más vasta de lo que podamossospechar en la vida de gente que tal vez nunca conocieron ni conocerán ya nunca a Joachim Fest de modo personal.Joachim Fest ha sido uno de esos seres humanos que, por algún motivo, merece ser recordado, y que para bien o para mal, su nombre jamás debe borrarse de la historia.

Apreciar lo bueno y lo malo de las personas relevantes como Joachim Fest, personas que hacen rodar y cambiar al mundo, es una cosa sustancial para que seamos capaces de apreciar no sólo la existencia de Joachim Fest, sino la de todas aquellas personas que fueron inspiradas por Joachim Fest, personas a quienes de un modo u otro Joachim Fest influyó, y ciertamente, entender y comprender cómo fue vivir en el momento de la historia y la sociedad en la que vivió Joachim Fest.

Vida y Biografía de Joachim Fest

(Berlín, 1926 - Kronberg im Taunus, 2006) Historiador y periodista alemán, recordado especialmente por sus trabajos sobre Hitler y el nazismo. Joachim Fest nació en el seno de una familia prusiana, católica y conservadora, cuyo padre era inspector general de centros de enseñanza, cargo que perdió en 1933 por no adherirse a los nazis tras la toma del poder por Hitler. Prefiriendo las fatigas y el hambre al pacto con el nacionalsocialismo, el padre ejerció una gran influencia sobre el joven Joachim, al que no permitió que ingresara en las Juventudes Hitlerianas, como hacían la mayoría de los jóvenes durante el régimen nazi.

En reiteradas declaraciones, Fest no sólo ensalzó a su familia, sino que se congratuló de haber recibido una educación “prusiana” y de haber heredado de su progenitor un fervoroso catolicismo, así como unas ideas políticas conservadoras y republicanas que, a su juicio, le protegieron moral e intelectualmente del nazismo.

En 1944, casi al final de la II Guerra Mundial, se alistó en la Wehrmacht, a pesar de que su padre le aconsejó que “no fuera voluntario en la guerra criminal de Hitler”, y terminó la contienda como prisionero en Francia. Tras “la catástrofe alemana” de 1945, estudió derecho, sociología, historia y literatura alemana en las universidades de Friburgo, Frankfurt del Main y Berlín.

En 1954 empezó a trabajar en una emisora de radio como comentarista de historia contemporánea, y a partir de 1961 fue redactor jefe de un programa de actualidad política en el Servicio de Radio del Norte, cargo del que dimitió por un desacuerdo con la dirección. Uno de sus programas radiofónicos de mayor éxito estuvo dedicado a las biografías de las principales figuras históricas de Alemania desde Otto Von Bismarck, luego recogidas en su primer libro: La faz del Tercer Reich: retratos de los dirigentes nazis.

Animado por la buena acogida, acometió su primera obra importante, una monumental biografía de Hitler (primera edición alemana en 1973) que aún hoy constituye un libro de referencia en los círculos académicos, escrito con un estilo brillante y con una información abrumadora. Varios especialistas lo catalogan como “una cumbre de la historiografía alemana”.

Hitler, una biografía, la primera escrita por un alemán después de 1945, tuvo un gran éxito de público y provocó alguna controversia en cuanto a la interpretación de la tiranía nazi y su despotismo sobre la sociedad alemana. Algunos críticos le reprocharon tanto su metodología supuestamente anticuada y de estilo periodístico como su excesivo énfasis en la perversa personalidad del führer, y su reivindicación del papel del individuo en la historia, lo que equivalía a minimizar la inesquivable y tremenda responsabilidad de las instituciones y las fuerzas políticas y sociales conservadoras que contribuyeron de manera decisiva al avance del nacionalsocialismo y al encumbramiento del dictador.

El éxito le sirvió para abrirse camino en el mundo del periodismo. A partir de 1973 trabajó en el Frankfurter Allgemeine Zeitung, el gran diario liberal-conservador que está considerado como una poderosa institución política y cultural del mundo de habla alemana. En la redacción mantuvo constantes disputas con Ulrike Meinhof, la periodista que fue dirigente del grupo terrorista Fracción del Ejército Rojo. Como director adjunto de sus páginas culturales, ejerció la crítica literaria e histórica y participó en numerosos debates.

En 1986 abrió las páginas del periódico al historiador Ernst Nolte, el cual, debido a sus tesis casi revisionistas y más bien complacientes sobre el origen del nazismo (explicado como reacción conservadora ante los avances del comunismo y los crímenes del estalinismo), suscitó una ardua polémica conocida con el nombre de Historikerstreit o “disputa de los historiadores”. Fest declaró finalmente que no compartía las tesis de Nolte, pero que, a su juicio, éste tenía todo el derecho a someterlas a la consideración de la sociedad alemana.

Levantó otra sonada controversia cuando ayudó a Albert Speer (arquitecto favorito de Hitler y su último ministro de Armamento) a redactar su autobiografía, que resultó ser una autojustificación encubierta. Tras la muerte de éste, publicó Speer, el veredicto final, en el que criticó severamente al jerarca nazi por permanecer en silencio ante los horrores y los crímenes del régimen hitleriano. No obstante, la ambigua relación con Speer y su análisis poco beligerante del régimen nacionalsocialista le costaron a Fest la amistad del famoso crítico Marcel Reich-Rannicki, que perdió a toda su familia en el Holocausto. Los más recientes documentos descubiertos prueban, en todo caso, que Speer era mucho menos inocente de lo que Fest llegó a creer.

Fest abandonó en 1993 su trabajo diario en el Frankfurter Allgemeine Zeitung, pero volvió a la popularidad con un libro sobre los últimos días del régimen nazi: El hundimiento. Hitler y el final del Tercer Reich, una visión claustrofóbica de la batalla de Berlín y de los últimos días del dictador y sus principales colaboradores, que sirvió de base a la película homónima. Su tesis es que Hitler sabía que la guerra estaba perdida, pero siguió dirigiendo ejércitos derrotados porque poseía suficiente fuerza destructora como para acabar con su país.

Poco días antes de morir, Fest publicó sus memorias, tituladas Ich nicht. Erinnerungen an eine Kindheit und Jugend (Yo no. Recuerdos de niñez y juventud), una primera entrega memorialística en la que relata sus experiencias durante la época nazi. Una vez más, este libro le sirvió para intervenir en el debate sobre la memoria histórica de Alemania, al coincidir su salida con la confesión de Günter Grass, premio Nobel de Literatura, de que había sido miembro de las Waffen SS, las tropas selectas del partido nazi, declaradas culpables colectivas de crímenes de guerra en el juicio de Nuremberg (1946).

Mientras Grass presentó sus memorias (Pelando la cebolla) y recorrió Alemania proclamando: “Yo estaba allí, todos estábamos, incluso el Papa, en alguna medida”, Joachim Fest recordó: “Yo no estaba”, según hizo constar en el título de sus memorias. La polémica estalló con virulencia. Declaró que nunca le compraría a Grass un coche usado y argumentó que muchas de las cosas que éste fustigaba (como los valores de la burguesía conservadora prusiana) fueron justamente las que impidieron que él cayera en la deletérea seducción del nazismo.

El contraste no podía ser más hiriente entre las dos obras concomitantes. De una parte, la de Grass, un joven nazi que llegaría a convertirse en conciencia de la izquierda alemana, flagelo implacable de la derecha; de otra, la del católico Fest, futuro publicista conservador, ejemplo preclaro de la Resistenz, una forma de impermeabilidad psicológica ante los cantos de sirena o las imposiciones del nazismo. La revista Der Spiegel, que lo llamó “el solitario orgulloso” en su obituario, contrapuso “la rectitud moral en persona” de Fest con “la moral torcida” del “ruidoso Grass”, “conciencia turbada de la nación”.

Las memorias de Fest constituyen un testamento y un sentido homenaje a la memoria de su padre, conservador y católico ferviente que detestaba el nazismo. Relata conmovedoramente su niñez en Berlín y la lucha agónica de su familia contra el triunfante nacionalsocialismo. Recuerda que cuando su madre, agobiada por la miseria, instó a su marido para que ingresara en el partido nazi, puesto que era la única arma de que disponía la gente corriente para defenderse del poder, el padre de Fest replicó: “Nosotros no somos gente corriente, al menos en esas cuestiones”.

Joachim Fest estaba casado y tenía dos hijos y una hija que trabajan en editoriales y medios de comunicación. Murió en su casa de Kronberg im Taunus, estado de Hesse, el 11 de septiembre, a los setenta y nueve años de edad, pocos días después de que sus memorias llegaran a las librerías.

Colabora para ampliar la biografía de Joachim Fest

¿Qué piensas de la crónica de la vida de Joachim Fest? ¿Has hallado la información que suponías que ibas a hallar?

Está claro que llegar a comprender a Joachim Fest es algo que está reservado a pocas personas, y que intentar reconstruir quién fue y cómo fue la vida de Joachim Fest es una suerte de enigmaque probablemente logremos rehacer si colaboramos todos en conjunto.

Debido a esto, si eres de aquellos que confían en que cooperando se puede hacer algo mejor, y posees información acerca de la vida de Joachim Fest, o con respecto a algún faceta de su figura u creación que no se contemple en esta biografía, te solicitamos que nos lo hagas llegar.

Las sutilezas y las peculiaridades que llenan nuestras vidas son siempre esenciales, ya que marcan la diferencia, y en el caso de la vida de una persona como Joachim Fest, que detentó su relevancia en una época concreta, es vital procurar mostrar una perspectiva de su persona, vida y personalidad lo más exacta posible.

No lo dudes y contacta con nosotros para contarnos qué sabes tú acerca de Joachim Fest. Estaremos muy contentos de perfilar esta biografía con más información.

Biografías relacionadas