Biografía de Jean-Baptiste de Lamarck

Si has llegado hasta aquí es porque eres sabedor de la importancia que detentó Jean-Baptiste de Lamarck en la historia. La forma en que vivió y lo que hizo durante el tiempo que permaneció en este mundo fue decisivo no sólo para aquellas personas que conocieron a Jean-Baptiste de Lamarck, sino que a caso produjo una señal mucho más honda de lo que logremosconcebir en la vida de personas que tal vez nunca conocieron ni conocerán ya nunca a Jean-Baptiste de Lamarck de forma personal.Jean-Baptiste de Lamarck ha sido un ser humano que, por alguna causa, merece ser recordado, y que para bien o para mal, su nombre jamás debe borrarse de la historia.

Apreciar lo bueno y lo malo de las personas relevantes como Jean-Baptiste de Lamarck, personas que hacen rotar y transformarse al mundo, es una cosa fundamental para que podamos poner en valor no sólo la vida de Jean-Baptiste de Lamarck, sino la de toda aquellas gentes que fueron inspiradas por Jean-Baptiste de Lamarck, aquellas personas a quienes de de una forma u otra Jean-Baptiste de Lamarck influyó, y por supuesto, comprender y entender cómo fue el hecho de vivir en la época y la sociedad en la que vivió Jean-Baptiste de Lamarck.

Las biografías y las vidas de personas que, como Jean-Baptiste de Lamarck, seducen nuestro interés, tienen que servirnos siempre como punto de referencia y reflexión para ofrendar un marco y un contexto a otra sociedad y otra época de la historia que no son las nuestras. Tratar de comprender la biografía de Jean-Baptiste de Lamarck, el motivo por qué Jean-Baptiste de Lamarck vivió de la forma en que lo hizo y actuó de la forma en que lo hizo en su vida, es algo que nos ayudará por un lado a vislumbrar mejor el alma del ser humano, y por el otro, el modo en que se mueve, de forma inevitable, la historia.

Vida y Biografía de Jean-Baptiste de Lamarck

(Jean-Baptiste de Monet de Lamarck; Bazantin, Francia, 1744 - París, 1829) Biólogo francés. Lamarck siguió la carrera eclesiástica hasta los diecisiete años por voluntad de su padre, a cuya muerte se enroló en la infantería, donde sirvió desde 1761 a 1768 y de la que se desvinculó a causa de su delicada salud.

Lamarck se trasladó entonces a París, y estudió medicina y botánica. Discípulo de Bernard de Jussieu, contó también con la ayuda y colaboración de Georges Louis Leclerc, Conde de Buffon, para publicar en 1778 Flora francesa, obra en la que por primera vez se clasificaba sistemáticamente la flora por medio de una clave dicotómica. Miembro de la Academia Francesa de Ciencias, trabajó como botánico del Jardin du Roi hasta que la institución se reconvirtió, durante la Revolución Francesa, en el Museo Nacional de Historia Natural.

Nombrado director del Departamento de los Animales sin Esqueleto, a los que posteriormente Lamarck asignó su denominación moderna de invertebrados, efectuó la primera subdivisión del mismo en los hoy en día habituales grupos de arácnidos, insectos, crustáceos y equinodermos.

Compendio de sus estudios son los siete volúmenes de su obra principal, Historia natural de los invertebrados (1815-1822). Asimismo publicó tratados sobre temas tan diversos como meteorología, geología, química y paleontología, entre los que cabe citar Investigaciones sobre las causas de los principales fenómenos físicos (1794), Investigaciones sobre la organización de los seres vivos (1802) e Hidrología (1802).

La diversidad de las inquietudes de Lamarck resultó decisiva en la formulación de su teoría de la evolución, basada en tres leyes fundamentales. Las dos primeras versaban sobre el ascenso de los seres vivos hasta formas más evolucionadas como consecuencia de su adaptación al entorno, y la tercera, identificada por extensión con la corriente de pensamiento conocida como lamarckismo, establecía que los caracteres adquiridos durante dicho proceso evolutivo eran hereditarios.

A Lamarck se debe la popularización del término «biología» como designación del conjunto de ciencias dedicadas al estudio de los seres vivos. Había propuesto su uso en 1802 (en la citada Hidrología), pero en la historia de esta ciencia se le considera más un precursor que un fundador. Murió ciego y en la indigencia.

Colabora para ampliar la biografía de Jean-Baptiste de Lamarck

¿Qué piensas de la crónica de la vida de Jean-Baptiste de Lamarck? ¿Has podido leer todo aquello que pensabas que ibas a encontrar?

Sin duda llegar a comprender a Jean-Baptiste de Lamarck es algo que se reserva a muy pocas personas, y que intentar reconstruir quién fue y cómo fue la vida de Jean-Baptiste de Lamarck es una especie de puzzleque tal vez alcancemos a rehacer si colaboramos todos juntos.

Por esta razón, si eres de esas personas que creen en que de forma colaborativa es posible elaborar algo mejor, y conservas información acerca de la biografía de Jean-Baptiste de Lamarck, o con respecto a algún característica de su persona u creación que no hayamos contemplado en esta biografía, te solicitamos que nos lo hagas llegar.

Las sutilezas y las peculiaridades que llenan nuestras vidas son decididamente importantes, ya que destacan la singularidad, y en el tema de la vida de alguien como Jean-Baptiste de Lamarck, que poseyó su relevancia en un momento concreto de la historia, es esencia procurar ofrecer un aspecto de su persona, vida y personalidad lo más rigurosa posible.

Sin dudarlo, contacta con nosotros para narrarnos qué conocimientos tienes tú con respecto a Jean-Baptiste de Lamarck. Estaremos complacidos de perfeccionar esta biografía con más información.