Biografía de James Monroe

La historia del mundo la narran aquellos hombres y mujeres quea lo largo del tiempo, gracias a su forma de actuar, sus ideales, sus hallazgos o su arte; han ocasionado queel mundo, de un modo u otro,avance.

Ya sea inspirando a otros o formando parte de la acción. James Monroe es una de las personas cuya vida, en efecto, merece nuestro interés debido al grado de influencia que tuvo en la historia.Conocer la existencia de James Monroe es comprender más sobre una época concreta de la historia de la humanidad.

Si has llegado hasta aquí es porque eres consciente de la trascendencia que atesoró James Monroe en la historia. Cómo vivió y lo que hizo en el tiempo en que estuvo en este mundo fue determinante no sólo para las personas que conocieron a James Monroe, sino que tal vez produjo una señal mucho más insondable de lo que logremossospechar en la vida de personas que tal vez nunca conocieron ni conocerán ya jamás a James Monroe de modo personal.James Monroe fue una persona que, por alguna causa, merece ser recordado, y que para bien o para mal, su nombre nunca debe borrarse de la historia.

Las biografías y las vidas de personas que, como James Monroe, cautivan nuestra curiosidad, deben servirnos siempre como referencia y reflexión para conferir un marco y un contexto a otra sociedad y otra etapa de la historia que no son las nuestras. Intentar comprender la biografía de James Monroe, el motivo por qué James Monroe vivió del modo en que lo hizo y actuó del modo en que lo hizo en su vida, es algo que nos ayudará por un lado a conocer mejor el alma del ser humano, y por el otro, la forma en que avanza, de forma implacable, la historia.

Vida y Biografía de James Monroe

(Westmoreland, Virginia, 1758 - Nueva York, 1831) Quinto presidente de los Estados Unidos de América, último de la generación que protagonizó la Revolución por la Independencia. Se unió al ejército de George Washington en 1776. Terminada la guerra contra Gran Bretaña con el reconocimiento de la independencia de los Estados Unidos, James Monroe hizo una brillante carrera política: fue miembro del Congreso Continental (1783-86), senador (1791-94), embajador en París (1794-96) y en Londres (1893-06), gobernador de Virginia (1799-1802 y 1811), secretario de Estado (1811-17) y de Guerra (1814-15) y, por fin, presidente de Estados Unidos (1817-25).

Desde que se opuso a la aprobación de la Constitución de 1787, James Monroe fue un cualificado defensor de la autonomía de los Estados frente al poder del gobierno federal, siguiendo la línea del Partido Republicano que fundaran Thomas Jefferson y James Madison (antecedente del actual Partido Demócrata). Pero, una vez elegido presidente (1816), se consideró más hombre de Estado que de partido y trató de representar a toda la nación. En consecuencia, durante sus dos mandatos se apaciguaron las tensiones políticas entre federalistas y republicanos.

Aunque cuestionó la competencia del Congreso para restringir la esclavitud en los diferentes Estados, aceptó el equilibrio pactado entre los intereses del Norte y los del Sur por el Compromiso de Missouri (1820), que dividía el país en Estados esclavistas y Estados abolicionistas. La Administración Monroe fijó también las fronteras con el Canadá británico (Convención de Londres, 1818) y extendió el territorio estadounidense mediante la compra de Florida a España (1819).

Pero es recordado, sobre todo, por haber acuñado la doctrina Monroe, sintetizada en la máxima: «América para los americanos» (1823). Dicha idea, pronunciada en el contexto de los intentos españoles por reconquistar las colonias que había perdido en el continente americano, iba dirigida sobre todo contra las tentaciones de otras potencias europeas (fundamentalmente Gran Bretaña) de extender su influencia sobre América ocupando el vacío que dejaba el hundimiento de los imperios español y portugués (de hecho, se formuló como respuesta a la invitación británica para iniciar una política conjunta en Iberoamérica).

La idea presidiría la política exterior de Estados Unidos hasta nuestros días, considerando todo el hemisferio americano como zona de influencia exclusiva, en la que cualquier intromisión de las potencias europeas sería considerada un acto hostil. Expresaba así Monroe un pensamiento, muy extendido entre los dirigentes norteamericanos, según el cual la nación que habían fundado, una vez consolidadas sus instituciones republicanas y rotos los lazos con la vieja Europa, estaba llamada a cumplir un destino especial, que comenzaba por afirmar su independencia y hegemonía continental y exigir el respeto de las grandes potencias.

El final de su presidencia estuvo marcado por las disputas sucesorias, que bloquearon las iniciativas políticas del presidente. Retirado de la vida pública, vivió sus últimos años con grandes dificultades económicas.

Colabora para ampliar la biografía de James Monroe

¿Qué opinas de la crónica de la vida de James Monroe? ¿Has hallado la información que deseabas hallar?

Está claro que llegar a comprender a James Monroe es algo que está reservado a escasas personas, y que pretender reconstruir la persona que fue y el modo en que vivió la vida de James Monroe es una especie de puzzleque probablemente logremos reconstruir si colaboramos todos juntos.

Debido a esto, si eres de las personas que creen en que colaborando se puede crear algo mejor, y posees información acerca de la existencia de James Monroe, o acerca de algún elemento de su personalidad u obra que no se contemple en esta biografía, te pedimos que nos lo envíes.

Las sutilezas y las peculiaridades que llenan nuestras vidas son decididamente fundamentales, ya que perfilan la diversidad, y en el caso de la vida de una persona como James Monroe, que poseyó su importancia en un momento concreto de la historia, es fundamental intentar brindar una visión de su persona, vida y personalidad lo más exacta posible.

contacta con nosotros para referirnos qué conocimientos posees acerca de James Monroe. Estaremos ilusionados de ultimar esta biografía con más información.

Biografías relacionadas