Biografía de Italo Balbo

La historia universal la narran las personas quea lo largo de los siglos, gracias a sus obras, sus pensamientos, sus creaciones o su talento; han originado quela civilización, de una forma u otra,prospere.

Ya sea inspirando a otros o siendo una pieza esencial de la acción. Italo Balbo es una de esas personas cuya vida, indudablemente, merece nuestra atención por el nivel de influencia que tuvo en la historia.Conocer la vida de Italo Balbo es comprender más acerca de periodo preciso de la historia de la humanidad.

Si has llegado hasta aquí es porque eres sabedor de la relevancia que atesoró Italo Balbo en la historia. La manera en que vivió y lo que hizo mientras permaneció en este mundo fue decisivo no sólo para aquellas personas que conocieron a Italo Balbo, sino que a caso produjo una señal mucho más vasta de lo que podamossospechar en la vida de personas que tal vez jamás conocieron ni conocerán ya jamás a Italo Balbo de forma personal.Italo Balbo ha sido uno de esos seres humanos que, por alguna causa, merece ser recordado, y que para bien o para mal, su nombre jamás debe borrarse de la historia.

Las biografías y las vidas de personas que, como Italo Balbo, seducen nuestra curiosidad, deben valernos siempre como referencia y reflexión para ofrendar un marco y un contexto a otra sociedad y otra etapa de la historia que no son las nuestras. Intentar comprender la biografía de Italo Balbo, el motivo por qué Italo Balbo vivió como lo hizo y actuó de la forma en que lo hizo en su vida, es algo que nos impulsará por un lado a entender mejor el alma del ser humano, y por el otro, el modo en que avanza, de forma inevitable, la historia.

Vida y Biografía de Italo Balbo

(Ferrara, 1896 - Tobruk, 1940) General y aviador italiano. Realizó sus estudios en la Universidad de Florencia y posteriormente en el Instituto de Ciencias Sociales de Roma. Durante la Primera Guerra Mundial participó en el conflicto como oficial del ejército de tierra italiano en la campaña de los Alpes contra el ejército austro-húngaro, obtuvo por méritos propios el grado de capitán y logró además tres condecoraciones por su valor.

Tras el tratado de Versalles y en vista del poco provecho que para Italia supuso su firma, Italo Barbo inició su colaboración con el movimiento fascista de Benito Mussolini. En 1922 participó en la denominada Marcha sobre Roma, al frente de la misma y al lado de Mussolini. El partido fascista obtuvo el gobierno de Italia de manos del rey Victor Manuel III tras esa prueba de fuerza.

Italo Balbo participó de manera significativa (desde los puestos de responsabilidad que Mussolini le designó, como parte del llamado cuadrumvirato) en la progresiva implantación del régimen fascista en todas las facetas de la vida italiana. Fue importante su papel en la milicia de los Camisas Negras, pero sobre todo en la fuerza aérea italiana y en el ministerio del Aire.

En este último desarrolló su labor entre 1927 y 1933; primero como subsecretario de estado para la Aeronáutica y luego como ministro desde el 12 de septiembre de 1930. Sustituyó en el cargo de ministro al propio Mussolini, quien, junto con la jefatura del gobierno, había asumido también ese ministerio, y vio en Italo Balbo su hombre de confianza para tal puesto.

Sin embargo, con el paso del tiempo fue percatándose de los perjuicios que ocasionaba a Italia el régimen fascista. Balbo cambió paulatinamente de posición hasta llegar prácticamente a una oposición total con el régimen fascista y supo prever, aunque sin oponerse a la decisión tomada por Mussolini, el desastre que para Italia supondría intervenir, desde 1940, en la Segunda Guerra Mundial, tal como el Conde Galeazzo Ciano, yerno de Mussolini y ministro italiano de asuntos exteriores, dejó reflejado en su diario personal.

Como as de la aviación, Italo Balbo planificó y llevó a cabo una serie de vuelos a larga distancia, raids, de los que estaban en boga en su época. El gobierno de Mussolini vio en este tipo de expediciones una forma propagandística para dar a conocer en el mundo la valía humana y tecnológica italiana de la época, que se exhibían así como logros del fascismo, tal y como él mismo presentó en varios discursos en la cámara de diputados y en otros escritos.

En la aplicación práctica de tales ideas, la Regia Aeronautica desarrolló un fuerte impulso por cuestiones de prestigio. En 1925 y 1927 se desarrollaron vuelos de un solo avión hasta Japón y luego a América del Norte y del Sur. La contribución a la aviación de Italo Balbo fue la organización y desarrollo de tales vuelos en escuadrillas completas en lugar de aviones en solitario; supervisó y organizó tres de estos raids, que supusieron la culminación de la aportación italiana en este tipo de vuelos.

El primer vuelo fue el que efectuó una escuadrilla de 61 hidroaviones de varios tipos: una travesía por el Mediterráneo occidental que supuso en total 2804 kilómetros de vuelo realizados entre el 26 de mayo y el 2 de junio de 1928, casi dos años antes de su nombramiento como ministro. En 1929, entre el 5 y el 19 de junio, se repitió la experiencia en el Mediterráneo oriental, con una escuadrilla más reducida de 35 hidroaviones, de los que la mayoría eran el modelo S 55 de la casa SIAI.

El 17 de diciembre de 1930, tras una muy planificada preparación de las tripulaciones realizada en la base de hidroaviones de la localidad de Orbetello, iniciaron el vuelo desde esta base 14 hidroaviones modelo SIAI S 55 TA (Travesía Atlántica) con destino a la ciudad brasileña de Río de Janeiro. El 15 de enero amerizaban en las playas de la ciudad 11 de los 15 aparatos, después de un vuelo de 61 horas divididas en siete etapas. El propio presidente de Brasil en la época, Getulio Vargas, recibió a los miembros de la expedición. Ésta se consideró como un éxito pese a la pérdida de cuatro aparatos, uno en la Guinea portuguesa, y otros tres con graves daños en diferentes amerizajes. Hubo un total de cinco tripulantes muertos, cuatro en el primer aparato y el quinto en uno de los amerizajes.

La culminación de esta expediciones se efectuó años más tarde, aunque la idea nació en Italo Balbo en 1928 al realizar un viaje a los Estados Unidos. El 1 de julio de 1933, también desde Orbetello y tras una preparación aún más completa que la realizada para la expedición anterior, partieron 25 hidroaviones SIAI S 55X para realizar el vuelo Italia-Estados Unidos-Italia. La primera etapa era Amsterdam y desde allí, tras perder un hidroavión en un accidente, se dirigió la escuadrilla a Irlanda para dar comienzo a la travesía del Atlántico, realizada en dos etapas: Londonderry (Irlanda del Norte)-Reykjavik (Islandia, por entonces territorio danés) y desde allí a Cartwright, en la península del Labrador.

Pese a las inclemencias meteorológicas, la preparación de las tripulaciones para el vuelo instrumental en el entrenamiento realizado en Orbetello permitió su llegada divididos en escuadrillas de tres aparatos. Desde Cartwright se dirigieron a Nueva York, donde tuvieron un gran recibimiento, y desde allí hasta Chicago en otras dos etapas hasta llegar a la ciudad el 15 de julio, tras fondear en el lago Michigan. El 19 iniciaban el regreso a Italia, vía Terranova; desde allí se dirigieron a las islas Azores y a Lisboa, donde se perdió otro aparato, y finalmente a la ciudad italiana de Ostia, adonde llegaron el 19 de agosto. El 20, Benito Mussolini nombraba a Italo Balbo mariscal del aire.

Pasada la gloria de las grandes expediciones aéreas, Italo Balbo fue enviado en 1934 a Libia como gobernador y realizó numerosos vuelos entre Libia e Italia. Con Italia ya metida en la Segunda Guerra Mundial, Italo Balbo realizó inspecciones rutinarias del frente. A su regreso en avión a Tobruk de una de esas inspecciones, la defensa anti-aérea italiana confundió su avión con uno británico y lo derribó, causando su muerte.

Colabora para ampliar la biografía de Italo Balbo

¿Qué opinas de la vida de Italo Balbo? ¿Has encontrado todo aquello que esperabas hallar?

Indudablemente descubrir en lo más recóndito a Italo Balbo es algo que está reservado a pocas personas, y que pretender recomponer quién fue y cómo fue la vida de Italo Balbo es una suerte de enigmaque probablemente lleguemos a reconstruir si colaboramos todos a la vez.

Por ese motivo, si eres de aquellos que creen en que de modo colaborativo es posible hacer algo mejor, y conservas información con respecto a la biografía de Italo Balbo, o con respecto a algún pormenor de su personalidad u creación que no hayamos observado en esta biografía, te solicitamos que nos lo envíes.

Las sutilezas y las peculiaridades que llenan nuestras vidas son siempre esenciales, ya que destacan la singularidad, y en el tema de la vida de una persona como Italo Balbo, que poseyó su relevancia en una época determinada, es esencia intentar ofrecer un panorama de su persona, vida y personalidad lo más precisa posible.

contacta con nosotros para referirnos qué sabes en relación con Italo Balbo. Estaremos encantados de ultimar esta biografía con más información.

Biografías relacionadas