Biografía de Isabel I de Inglaterra

Ya sea inspirando a más seres humanos o tomando parte de la acción. Isabel I de Inglaterra es uno de esos seres humanos cuya vida, indudablemente, merece nuestro interés debido al nivel de influencia que tuvo en la historia.Conocer la existencia de Isabel I de Inglaterra es comprender más sobre un periodo concreto de la historia del ser humano.

Si has llegado hasta aquí es porque eres consciente de la relevancia que tuvo Isabel I de Inglaterra en la historia. El modo en que vivió y lo que hizo en el tiempo en que estuvo en este mundo fue decisivo no sólo para las personas que conocieron a Isabel I de Inglaterra, sino que a lo mejor legó una huella mucho más insondable de lo que podamosconcebir en la vida de personas que tal vez jamás conocieron ni conocerán ya jamás a Isabel I de Inglaterra en persona.Isabel I de Inglaterra fue uno de esos seres humanos que, por algún motivo, merece ser recordado, y que para bien o para mal, su nombre jamás debe borrarse de la historia.

Comprender lo bueno y lo malo de las personas relevantes como Isabel I de Inglaterra, personas que hacen rodar y cambiar al mundo, es algo fundamental para que podamos poner en valor no sólo la vida de Isabel I de Inglaterra, sino la de toda aquellas gentes que fueron inspiradas por Isabel I de Inglaterra, gentes a quienes de un modo u otro Isabel I de Inglaterra influyó, y por supuesto, comprender y entender cómo fue el hecho de vivir en el momento de la historia y la sociedad en la que vivió Isabel I de Inglaterra.

Vida y Biografía de Isabel I de Inglaterra

(Greenwich, actual Reino Unido, 1533 - Richmond, id., 1603) Reina de Gran Bretaña e Irlanda (1558-1603). Hija de Enrique VIII y Ana Bolena, Isabel I De Inglaterra vivió desde niña las intrigas políticas y religiosas de las distintas facciones de pretendientes al trono.

Tras la ejecución de su madre en 1536, el Parlamento la declaró ilegítima, pero le restableció sus derechos a la Corona ocho años más tarde, durante el reinado de su hermanastro Eduardo Vi. A la muerte de Eduardo Vi subió al trono María Tudor, hija de Enrique VIII y Catalina De Aragón, e Isabel fue encarcelada como parte de la campaña desatada contra los protestantes.

Tales vicisitudes, con las consiguientes graves y constantes amenazas para su vida, forjaron la personalidad de la futura Isabel I De Inglaterra, cuyos rasgos más destacados fueron la inteligencia, la prudencia, la desconfianza y el alto sentido de la autoridad que encarnaba.

Al suceder a María Tudor (a tenor del orden sucesorio establecido por el Parlamento en 1544), Isabel I De Inglaterra se rodeó de consejeros capaces, como Cecil, cuyo ministerio dominó gran parte de su reinado, conocido como la «época isabelina». Rechazó la oferta de matrimonio de Felipe II de España, y permanecería soltera durante toda su vida, lo que le valió sobrenombres como «la reina virgen», en absoluto justificados dadas las prolongadas relaciones que mantuvo con diversos amantes, en especial con los condes de Leicester y de Essex.

Mientras la legitimidad de su coronación era cuestionada por los católicos escoceses, encabezados por los Estuardo, y la sucesión quedaba en suspenso ante la falta de herederos de Isabel, restableció el anglicanismo como religión de Estado. Lo hizo sobre las bases del Acta de Supremacía, dictada en su momento por Enrique VIII, que completó con el Acta de uniformidad de 1559 y los Treinta y nueve artículos de 1563.

Establecido el cuerpo jurídico del orden religioso de su reino, Isabel I De Inglaterra emprendió la persecución tanto de católicos como de calvinistas. Además, para conjurar el peligro que representaban los católicos escoceses, apoyó, por el tratado de Edimburgo de 1560, al Partido Protestante de Escocia, cuya victoria, ocho años más tarde, conllevó la abdicación de María Estuardo, quien buscó refugio al lado de Isabel.

A pesar del tratado de paz firmado con Francia, apoyó bajo cuerda a los hugonotes y a los protestantes de los Países Bajos enfrentados a Felipe II de España. Preocupada por la hegemonía española en la colonización de América, ignoró el tratado de Tordesillas y autorizó la fundación de la colonia inglesa de Virginia.

La tensión entre Inglaterra y España alcanzó su punto culminante en 1587, cuando las dos potencias se declararon la guerra. Ese mismo año Isabel I De Inglaterra, no sin reparos, hizo ejecutar a María Estuardo, ante el temor de que sus derechos sucesorios alentaran una conspiración católica. El triunfo de la flota inglesa sobre la Armada Invencible enviada por Felipe II al año siguiente dio a Inglaterra la supremacía marítima. Gracias a esta nueva circunstancia pudo afrontar la difícil situación de Irlanda, sanear las finanzas del reino, impulsar cierto desarrollo industrial y atender con leyes especiales las necesidades de los campesinos pobres.

Durante su reinado, Inglaterra experimentó un notable renacimiento cultural y artístico, cuyos mejores exponentes fueron la proliferación de teatros populares y el altísimo nivel de la producción dramática. Así, en 1576 se construyó el primer teatro público de Londres, al tiempo que se daban a conocer autores de la talla de John Lyly, dramaturgo titular de la corte, Ben Jonson, Christopher Marlowe y William Shakespeare. En los últimos años de su reinado, Isabel fue perdiendo influencia en el Parlamento, principal fundamento de su autoridad desde que subiera al trono, merced a los avances de los calvinistas, favorecidos por la relajación de la Iglesia Anglicana.

Colabora para ampliar la biografía de Isabel I de Inglaterra

¿Qué opinas de la crónica de la vida de Isabel I de Inglaterra? ¿Hallaste la información que pensabas que ibas a encontrar?

Es cierto que conocer profundamente a Isabel I de Inglaterra es algo que está reservado a un grupo limitado de personas, y que tratar de reconstruir quién fue y cómo fue la vida de Isabel I de Inglaterra es una especie de puzzleque tal vez consigamos rehacer si colaboramos juntos.

Por ese motivo, si eres de las personas que confían en que colaborando es posible hacer algo mejor, y conservas información sobre la existencia de Isabel I de Inglaterra, o sobre algún aspecto de su persona u creación que no se observe en esta biografía, te pedimos que nos lo hagas llegar.

Los matices y las sutilezas que llenan nuestras vidas son decididamente esenciales, ya que perfilan la diversidad, y en la ocasión de la vida de un ser como Isabel I de Inglaterra, que detentó su trascendencia en una época determinada, es fundamental intentar mostrar un aspecto de su persona, vida y personalidad lo más precisa posible.

contacta con nosotros para narrarnos qué conoces en relación con Isabel I de Inglaterra. Estaremos complacidos de completar esta biografía con más información.