Biografía de Irene de Bizancio

Apreciar lo bueno y lo malo de las personas relevantes como Irene de Bizancio, personas que hacen rodar y cambiar al mundo, es una cosa básica para que seamos capaces de apreciar no sólo la vida de Irene de Bizancio, sino la de toda aquellas gentes que fueron inspiradas por Irene de Bizancio, gentes a quienes de un modo u otro Irene de Bizancio influenció, y indudablemente, comprender y entender cómo fue vivir en el momento de la historia y la sociedad en la que vivió Irene de Bizancio.

Vida y Biografía de Irene de Bizancio

(Atenas, 752 - Lesbos, 803) Emperatriz de Bizancio. Procedente de una modesta familia, se casó en 769 con León Iv, hijo de Constantino Coprónimo. Ejerció gran influencia sobre su marido, y después de la muerte de éste se granjeó el afecto de los grandes del reino, y logró que la proclamasen augusta con su hijo Constantino V, un niño de nueve años. Los dos hermanos del difunto emperador tramaron una conspiración a fin de despojar a la viuda de todos sus derechos; pero descubiertos los rebeldes, fueron condenados a muerte por la inflexible emperatriz.

Por este tiempo amenazaba Carlomagno el imperio de Oriente, y queriendo Irene contener los progresos del coloso conquistador, envió numerosas tropas contra él, que fueron derrotadas en Calabria en 788. Más afortunada con los sarracenos de Asia, obtuvo sobre ellos algunas victorias, e hizo luego la paz con Harun-el-Raschid. Sometió Sicilia y arrojó a los esclavos de Grecia; reunió un Concilio en Constantinopla, disolvió la guardia compuesta de iconoclastas en su mayor parte, y en el año 787 trasladó a Nicea el concilio que restableció el culto de las imágenes.

Su hijo Constantino, no contento con poseer solamente el nombre de emperador, despojó a su madre del gobierno, y la desterró al castillo de Eleutere en las playas de Propontide; pero al cabo de quince meses logró salir de él, y se vengó mandando sacar los ojos a su hijo, quedando como única poseedora del imperio.

Este crimen no quedó impune, porque al cabo de algún tiempo el gran tesorero Nicéforo, habiéndose hecho proclamar emperador, la desterró a la isla de Lesbos, dejándola sin recursos, en tales circunstancias que tuvo que ganarse el sustento hilando, hasta que murió despreciada de todos y devorada por los remordimientos.

Colabora para ampliar la biografía de Irene de Bizancio

¿Qué te ha parecido la crónica de la vida de Irene de Bizancio? ¿Has hallado toda aquella información que deseabas encontrar?

Sin duda conocer en profundidad a Irene de Bizancio es algo que está reservado a pocas personas, y que pretender recomponer quién y cómo fue la vida de Irene de Bizancio es una suerte de puzzleque tal vez consigamos rehacer si contribuimos todos a la vez.

Por esta razón, si eres del tipo de personas que creen en que de forma cooperativa existen posibilidades de elaborar algo mejor, y detentas información acerca de la vida de Irene de Bizancio, o con respecto a algún aspecto de su figura u creación que no se contemple en esta biografía, te solicitamos que nos lo hagas llegar.

Las sutilezas y las peculiaridades que llenan nuestras vidas son en todos los casos imprescindibles, ya que destacan la singularidad, y en la ocasión de la vida de una persona como Irene de Bizancio, que poseyó su significación en una época determinada, es indispensable intentar brindar una perspectiva de su persona, vida y personalidad lo más exacta posible.

No lo dudes y contacta con nosotros para contarnos qué conocimientos posees en relación con Irene de Bizancio. Estaremos muy contentos de completar esta biografía con más información.