Biografía de Indalecio Prieto

Ya sea inspirando a más seres humanos o tomando parte de la acción. Indalecio Prieto es una de las personas cuya vida, sin duda alguna, merece nuestra consideración por el nivel de influencia que tuvo en la historia.Comprender la existencia de Indalecio Prieto es conocer más sobre etapa determinada de la historia de la humanidad.

Si has llegado hasta aquí es porque tienes conocimiento de la relevancia que atesoró Indalecio Prieto en la historia. La forma en que vivió y aquello que hizo durante el tiempo que estuvo en el mundo fue determinante no sólo para las personas que trataron a Indalecio Prieto, sino que posiblemente dejó una señal mucho más honda de lo que logremosconcebir en la vida de gente que tal vez jamás conocieron ni conocerán ya jamás a Indalecio Prieto personalmente.Indalecio Prieto ha sido una de esas personas que, por alguna causa, merece ser recordado, y que para bien o para mal, su nombre nunca debe borrarse de la historia.

Las biografías y las vidas de personas que, como Indalecio Prieto, seducen nuestra curiosidad, tienen que servirnos siempre como punto de referencia y reflexión para ofrecer un marco y un contexto a otra sociedad y otra etapa de la historia que no son las nuestras. Tratar de entender la biografía de Indalecio Prieto, porqué Indalecio Prieto vivió del modo en que lo hizo y actuó de la forma en que lo hizo en su vida, es algo que nos impulsará por un lado a conocer mejor el alma del ser humano, y por el otro, la manera en que avanza, de forma inevitable, la historia.

Vida y Biografía de Indalecio Prieto

Político socialista español (Oviedo, 1883 - México, 1962). Vivió desde su infancia en Bilbao, donde trabajó como periodista en el diario El Liberal, entrando en contacto con los círculos republicanos (en 1932 llegaría a convertirse en propietario del periódico). Sus preferencias políticas le orientaron hacia el socialismo, integrándose desde joven en las filas del PSOE. Se erigió en líder de la corriente reformista del partido que defendía la alianza con los republicanos y la vía socialdemócrata que representaba la permanencia en la Segunda Internacional (frente a la escisión comunista). En 1918 fue elegido diputado por Bilbao, y en 1921, miembro de la Comisión Ejecutiva del PSOE.

Rechazó la dictadura de Primo de Rivera (1923-1930), en contra de la opinión colaboracionista de Julián Besteiro y Francisco Largo Caballero, que fue la que se impuso en el partido y en el sindicato socialista UGT. En consecuencia, permaneció retirado hasta que cayó la dictadura, y participó a título personal en el Pacto de San Sebastián (1930), encaminado a derrocar a la Monarquía.

Exiliado en Francia, Indalecio Prieto regresó al proclamarse la Segunda República (1931) y participó en representación del PSOE en el primer gobierno provisional republicano como ministro de Hacienda. Más tarde desempeñó el recién creado Ministerio de Obras Públicas en el gobierno presidido por Manuel Azaña (1931-1933); pero no consiguió el apoyo de su partido para ocuparse de presidir él mismo un gobierno, como le había encargado el presidente de la República, Niceto Alcalá Zamora, en 1933.

Bajo el posterior gobierno de la derecha, Prieto colaboró en la preparación de la fallida Revolución de 1934, a pesar de su oposición a la corriente revolucionaria mayoritaria en el socialismo español, que encarnaba Francisco Largo Caballero. Hubo de exiliarse de nuevo en Francia, desde donde impulsó la formación de una nueva coalición con los republicanos para desbancar a la derecha en las elecciones; así se formó el Frente Popular, que consiguió la victoria en 1936.

La oposición de los largocaballeristas le impidió integrarse en el nuevo gobierno Manuel Azaña o formar gobierno cuando éste pasó a la presidencia de la República; y cuando el estallido de la Guerra Civil (1936-1939) y el peligro inminente de que la República fuera derrotada llevaron a los socialistas a aceptar responsabilidades de gobierno, fue bajo la presidencia de Largo Caballero, ocupándose Indalecio Prieto de un efímero Ministerio de Marina y Aire (1936-1937). Prieto contribuyó a hacer caer del gobierno a su correligionario y aceptó ser ministro de Defensa en el siguiente gobierno, presidido por el también socialista Juan Negrín (1937-1938). Pero su pesimismo ante la marcha de la guerra le enfrentó con los comunistas y con Negrín, que acabó destituyéndole.

Prieto se apartó del gobierno y marchó a Hispanoamérica, donde le sorprendió el fin de la guerra. Desde su exilio mexicano reorganizó el PSOE, apartando a los partidarios de Negrín, y definiendo una estrategia de recuperación del poder que pasaba por la unidad de acción con los monárquicos de don Juan De Borbón y la presión internacional sobre el régimen de Francisco Franco. Fracasada aquella estrategia, en 1950 dimitió, dejando la dirección del PSOE en manos de Rodolfo Llopis.

Colabora para ampliar la biografía de Indalecio Prieto

¿Qué piensas de la existencia de Indalecio Prieto? ¿Has hallado la información que deseabas hallar?

Sin duda alguna descubrir en lo más recóndito a Indalecio Prieto es algo que se reserva a pocas personas, y que tratar de recomponer quién fue y cómo fue la vida de Indalecio Prieto es una especie de puzzleque probablemente logremos rehacer si contribuimos todos a la vez.

Por eso, si eres de las personas que creen en que cooperando es posible crear algo mejor, y tienes información acerca de la biografía de Indalecio Prieto, o en relación con algún peculiaridad de su personalidad u obra que no se contemple en esta biografía, te solicitamos que nos lo envíes.

Las sutilezas y las peculiaridades que ocupan nuestras vidas son decididamente esenciales, ya que destacan la singularidad, y en el caso de la vida de un ser como Indalecio Prieto, que tuvo su importancia en una época determinada, es fundamental tratar de ofrecer una visión de su persona, vida y personalidad lo más precisa posible.

Sin dudarlo, contacta con nosotros para referirnos qué conocimientos posees en relación con Indalecio Prieto. Estaremos encantados de completar esta biografía con más información.