Biografía de Ignacio Agramonte

La historia del mundo la narran las personas quea lo largo de los siglos, gracias a su forma de actuar, sus ideales, sus hallazgos o su arte; han ocasionado que la humanidad, de una forma u otra, progrese.

Ya sea inspirando a otros seres humanos o siendo parte de la actuación. Ignacio Agramonte es uno de esos seres humanos cuya vida, en verdad, merece nuestra consideración por el grado de influencia que tuvo en la historia. Conocer la existencia de Ignacio Agramonte es comprender más acerca de periodo preciso de la historia del ser humano.

Conocer las luces y las sombras de las personas destacadas como Ignacio Agramonte, personas que hacen rotar y transformarse al mundo, es algo básica para que seamos capaces de poner en valor no sólo la existencia de Ignacio Agramonte, sino la de todos aquellos y aquellas que fueron inspiradas por Ignacio Agramonte, aquellas personas a quienes de un modo u otro Ignacio Agramonte influyó, y desde luego, entender y comprender cómo fue el hecho de vivir en el momento de la historia y la sociedad en la que vivió Ignacio Agramonte.

Las biografías y las vidas de personas que, como Ignacio Agramonte, atraen nuestra atención, tienen que servirnos siempre como referencia y reflexión para ofrecer un marco y un contexto a otra sociedad y otra época que no son las nuestras. Hacer un esfuerzo por entender la biografía de Ignacio Agramonte, el motivo por qué Ignacio Agramonte vivió como lo hizo y actuó del modo en que lo hizo en su vida, es algo que nos impulsará por un lado a comprender mejor el alma del ser humano, y por el otro, la manera en que se mueve, de forma inexorable, la historia.

Vida y Biografía de Ignacio Agramonte

(Ignacio Agramonte y Loinaz o Loynaz; Camagüey, 1841 - batalla de Jimaguayú, 1873) Patriota cubano que fue presidente del Comité de Camagüey y redactó la primera constitución de la República de Cuba.

Perteneció a una de las familias de más prestigio y dinero de Camagüey, al igual que su esposa Amalia Simoni Argilagos. Estudió Derecho en La Habana y en 1867 ingresó en la carrera jurídica. Desde los primeros años de la universidad se sintió atraído por las ideas independentistas y se integró en los grupos que desde los claustros propugnaban y luchaban por la libertad de Cuba.

En 1868, a pesar de que su formación era estrictamente académica, se unió a las fuerzas de Carlos Manuel de Céspedes en la insurrección de La Demajagua y se encargó de dirigir a los rebeldes en la provincia de Camagüey. Más tarde, con la conformidad de Céspedes, desempeñó el cargo de comandante de las fuerzas revolucionarias.

El 27 de diciembre de 1868 fue delegado a la Asamblea constituyente de Guaimaro. En la reunión se dictó la primera ley cubana de abolición de la esclavitud que redactó y firmó Agramonte; aunque sólo tuvo vigencia en los territorios dominados por los revolucionarios, fue un significativo antecedente que obligó a España a poner en vigor la ley que liberaba a los esclavos menores de 11 años y mayores de 60. La ley Moret (nombre del político liberal que la impulsó, Segismundo Moret) tuvo pocos efectos, pero las dos leyes, tanto la cubana como la española. marcaron el principio del fin de la esclavitud.

En febrero de 1869, por encargo de la Asamblea, Agramonte redactó la primera constitución de la República de Cuba. Cuando el capitán general Domingo Dulce llegó a la Isla Domingo, Agramonte, como presidente del Comité de Camagüey, sostuvo con él varias conversaciones sin lograr ningún acuerdo. El gobierno de Dulce se enfrentó a los independentistas y en 1870, ante las medidas represivas contra los revolucionarios criollos, Agramonte renunció a las representaciones legislativas para tomar parte activa en la lucha y fue nombrado mayor general jefe de la división de Camagüey.

Con una república recién estrenada y muchos intereses contrapuestos entre sus dirigentes, resultaba imposible que no surgieran diferentes puntos de vista que condujeran a enfrentamientos. Diferencias surgidas con Carlos Manuel de Céspedes le obligaron a renunciar al cargo. Sin embargo, más tarde volvió a los campos de batalla para luchar por la libertad de su compañero Manuel Sanguily, que había caído prisionero en manos de las tropas españolas. A partir de ese momento fueron numerosos los encuentros con las fuerzas realistas; en uno de ellos, en el combate de Jimaguayú, perdió la vida cuando no había cumplido los 32 años.

Colabora para ampliar la biografía de Ignacio Agramonte

¿Qué juicio te merece la existencia de Ignacio Agramonte? ¿ Has encontrado la información que deseabas encontrar?

Sin duda descubrir en lo más recóndito a Ignacio Agramonte es algo que está reservado a muy pocas personas, y que intentar reconstruir quién fue y cómo fue la vida de Ignacio Agramonte es una especie de rompecabezasque posiblemente lleguemos a rehacer si contribuimos juntos.

Por eso, si eres del tipo de personas que confían en que colaborando existen posibilidades de crear algo mejor, y detentas información sobre la biografía de Ignacio Agramonte, o con respecto a algún particularidad de su persona u creación que no se observe en esta biografía, te pedimos que nos lo envíes.

Los matices y las sutilezas que llenan nuestras vidas son en todos los casos determinantes, ya que marcan la diferencia, y en el caso de la vida de alguien como Ignacio Agramonte, que detentó su trascendencia en un momento histórico concreto, es fundamental intentar ofrecer una visión de su persona, vida y personalidad lo más precisa posible.

contacta con nosotros para narrarnos qué sabes tú con respecto a Ignacio Agramonte. Estaremos ilusionados de poder completar esta biografía con más información.

Biografías relacionadas