Biografía de Hernando de Alvarado Tezozómoc

Si has llegado hasta aquí es porque sabes de la relevancia que atesoró Hernando de Alvarado Tezozómoc en la historia. La manera en que vivió y aquello que hizo mientras estuvo en este mundo fue decisivo no sólo para las personas que conocieron a Hernando de Alvarado Tezozómoc, sino que tal vez dejó una huella mucho más profunda de lo que podamossospechar en la vida de personas que tal vez nunca conocieron ni conocerán ya jamás a Hernando de Alvarado Tezozómoc personalmente.Hernando de Alvarado Tezozómoc fue una de esas personas que, por algún motivo, merece no ser olvidado, y que para bien o para mal, su nombre nunca debe borrarse de la historia.

Las biografías y las vidas de personas que, como Hernando de Alvarado Tezozómoc, atraen nuestra atención, deben servirnos en todo momento como referencia y reflexión para ofrendar un marco y un contexto a otra sociedad y otra época que no son las nuestras. Intentar comprender la biografía de Hernando de Alvarado Tezozómoc, el motivo por el cual Hernando de Alvarado Tezozómoc vivió del modo en que lo hizo y actuó de la forma en que lo hizo en su vida, es algo que nos ayudará por un lado a comprender mejor el alma del ser humano, y por el otro, la forma en que avanza, de forma inevitable, la historia.

Vida y Biografía de Hernando de Alvarado Tezozómoc

(Fernando o Hernando de Alvarado Tezozómac o Tezozómoc; Tenochtitlán, c. 1525 - Ciudad de México, c. 1610) Cronista mexicano de origen indígena. Su madre, Francisca Moctezuma, era hija del último emperador azteca, Moctezuma Ii, que gobernaba el Imperio Azteca a la llegada de los españoles. Alvarado trabajó como intérprete de la Audiencia Real de México. Fue autor de una Crónica mexicana, escrita hacia 1598, pero que no vio la luz hasta 1878. En ella se narra la historia de las diferentes tribus mexicanas, a través de sus enfrentamientos, en un relato salpicado de diversos elementos fantásticos, hasta la llegada de los españoles. En lengua náhuatl escribió la Crónica mexicáyotl, al parecer en colaboración con Chimalpahin Cuauhtlehuanitzin.

Hernando De Alvarado Tezozómoc es uno de los cronistas indígenas mexicanos olvidados con notoria injusticia por algunos historiadores de las letras americanas. Como Fernando Alva Ixtlilxóchitl, es un estimable cronista indígena de Indias; de hecho, sus ingenuas narraciones de hazañas y costumbres nos presentan un cuadro de mayor encanto, aunque quizá de menor objetividad, que el ofrecido por su compatriota.

Concebido en el seno de una familia mexica de origen aristocrático, su padre, Diego Huanitzin o Diego Alvarado Huanitzin, era descendiente de Axayácatl, soberano azteca que reinó entre 1469 y 1481, mientras que su madre, Francisca Moctezuma, era la decimonovena hija de Moctezuma Xocoyotzin o Moctezuma Ii, último emperador azteca. Alvarado Tezozómoc fue educado como cristiano y, por lo tanto, se le enseñó a rechazar a los dioses, mitos y costumbres de los antiguos mexicanos. Sin embargo, él se mantuvo fiel a la memoria de sus antepasados y se transformó en depositario de la historia oral de su pueblo; fue uno de los pocos cronistas de origen mexica que dejaron testimonio de su civilización.

Alvarado ejerció de intérprete o nahuatlato en la Real Audiencia de México; al mismo tiempo se dedicó a preparar la Crónica mexicana y la Crónica mexicáyotl con información obtenida de sabios indígenas, antiguos sacerdotes y varios códices. La primera fue escrita en castellano hacia 1598 y fue publicada por vez primera por lord Kingsborough en el tomo noveno de sus Antiquities of Mexico (1878), mientras que la segunda se redactó en lengua náhuatl antes de 1609 y se publicó a mediados del siglo XX.

En ambas obras el autor relata la historia del imperio mexica desde el mítico asentamiento en Aztlán hasta el descubrimiento de América y la conquista española, si bien la segunda se orienta más hacia la genealogía de los soberanos aztecas, las narraciones fundacionales y las costumbres. Las dos crónicas tienen un indudable interés histórico y literario, aunque abundan en digresiones fabulosas y a menudo se echan en falta algunas indicaciones cronológicas indispensables.

Colabora para ampliar la biografía de Hernando de Alvarado Tezozómoc

¿Qué opinas de la crónica de la vida de Hernando de Alvarado Tezozómoc? ¿Has podido leer todo aquello que suponías que ibas a hallar?

Indudablemente descubrir en lo más recóndito a Hernando de Alvarado Tezozómoc es algo que está reservado a pocas personas, y que tratar de reconstruir quién y cómo fue la vida de Hernando de Alvarado Tezozómoc es una especie de puzzleque probablemente logremos reconstruir si contribuimos todos a la vez.

Por ese motivo, si eres de esas personas que confían en que cooperando existen posibilidades de elaborar algo mejor, y conservas información sobre la vida de Hernando de Alvarado Tezozómoc, o acerca de algún detalle de su persona u creación que no hayamos contemplado en esta biografía, te solicitamos que nos lo hagas llegar.

Los matices y las sutilezas que llenan nuestras vidas son decididamente esenciales, ya que perfilan la diversidad, y en el caso de la vida de un ser como Hernando de Alvarado Tezozómoc, que detentó su importancia en un momento histórico concreto, es indispensable intentar brindar una perspectiva de su persona, vida y personalidad lo más rigurosa posible.

Sin titubeos, contacta con nosotros para referirnos qué conocimientos posees con respecto a Hernando de Alvarado Tezozómoc. Estaremos ilusionados de ultimar esta biografía con más información.