Biografía de Hermann Sudermann

La historia universal la escriben aquellas personas quea lo largo de los siglos, gracias a su proceder, sus ideas, sus innovaciones o su ingenio; han hecho queel mundo, de un modo u otro,progrese.

Ya sea inspirando a más personas o formando parte de la acción. Hermann Sudermann es una de esas personas cuya vida, en efecto, merece nuestra atención por el grado de influencia que tuvo en la historia.Comprender la existencia de Hermann Sudermann es conocer más sobre época determinada de la historia del género humano.

Apreciar lo bueno y lo malo de las personas relevantes como Hermann Sudermann, personas que hacen rodar y cambiar al mundo, es una cosa básica para que seamos capaces de poner en valor no sólo la existencia de Hermann Sudermann, sino la de todos aquellos y aquellas que fueron inspiradas por Hermann Sudermann, aquellas personas a quienes de de una u otra forma Hermann Sudermann influyó, y por supuesto, conocer y descifrar cómo fue vivir en la época y la sociedad en la que vivió Hermann Sudermann.

Las biografías y las vidas de personas que, como Hermann Sudermann, cautivan nuestro interés, deben valernos en todo momento como referencia y reflexión para ofrendar un marco y un contexto a otra sociedad y otra etapa de la historia que no son las nuestras. Intentar entender la biografía de Hermann Sudermann, el motivo por qué Hermann Sudermann vivió como lo hizo y actuó de la forma en que lo hizo en su vida, es algo que nos ayudará por un lado a conocer mejor el alma del ser humano, y por el otro, la forma en que se mueve, de forma inexorable, la historia.

Vida y Biografía de Hermann Sudermann

(Matzicken, 1857 - Berlín, 1928) Novelista y dramaturgo alemán, una de las personalidades teatrales más representativas del período guillermino. Mencionado con frecuencia junto a Gerhart Hauptmann, fue, en realidad, más bien ingenioso autor escénico de primer orden que genio creador; y no por casualidad sus obras se vieron acogidas con aplauso unánime, contrariamente a lo que ocurrió con las de su colega.

Hijo de un cervecero, Hermann Sudermann no tuvo al principio una existencia fácil. Su familia, perteneciente a la secta de los menonitas, había sido expulsada de Holanda y emigrado a Alemania. Luego de haber frecuentado las Universidades de Königsberg y Berlín, Sudermann actuó como preceptor en casa del escritor Hans Hopplen, en esta última ciudad. Inició su actividad literaria con la colaboración en periódicos y revistas, y publicó algunos cuentos y una novela, Frau Sorge (1888), que pronto atrajo hacia el autor la atención de los críticos.

La fama, incluso fuera de Alemania, le llegó del drama El honor, representado en el teatro Lessing de Berlín el mismo año (1889) en que Hauptmann ofrecía al público, entre clamores y disensiones, su primera obra dramática. Sudermann fue proclamado "heredero de Schiller joven", y ello singularmente cuando en 1893 llevó a la escena el drama quizá más humano de todos los suyos, Casa paterna o Magda, pieza de lucimiento para los grandes actores.

En adelante, y salvo en algunas escenas de las composiciones dramáticas siguientes o en ciertos actos (como en Fritzchen, pequeña tragedia de la vida militar perteneciente a la trilogía Morituri, de 1896), Hermann Sudermann fue siendo, cada vez más, un esclavo de su brillante técnica teatral, que acabó convirtiéndose en un juego sólo mecánico. Si bien al principio inspiró algunos temas en el teatro francés (Sardou) y en el gran modelo nórdico de todos los dramaturgos de la época (Ibsen), luego pasó de un tema a otro, sin mostrarse en posesión de ninguna idea propia válida.

Tras la Primera Guerra Mundial, y aun cuando continuara desahogándose con la composición de novelas y dramas, su obra estaba ya superada y pasó rápidamente al olvido. Esto último supone una injusticia, por cuanto si bien no se le puede reconocer la categoría de un auténtico genio, no hay que despreciar su condición de "hombre de teatro"; además, en el campo de la narrativa dejó también las huellas persistentes de su primera novela, todavía hoy interesante en parte por las numerosas referencias autobiográficas, y de las Historias lituanas (1917). Entre las restantes obras de Hermann Sudermann cabe mencionar El puente del gato (1889), El fin de Sodoma (1891), Los fuegos de San Juan (1900) y Piedra entre piedras (1905).

Colabora para ampliar la biografía de Hermann Sudermann

¿Qué opinas de la crónica de la vida de Hermann Sudermann? ¿Has encontrado la información que suponías que ibas a hallar?

Es cierto que conocer profundamente a Hermann Sudermann es algo que se reserva a muy pocas personas, y que pretender recomponer la persona que fue y el modo en que vivió la vida de Hermann Sudermann es una especie de rompecabezasque a lo mejor lleguemos a rehacer si contribuimos conjuntamente.

Por eso, si eres del tipo de personas que confían en que colaborando se puede hacer algo mejor, y posees información con respecto a la biografía de Hermann Sudermann, o en relación con algún detalle de su persona u obra que no hayamos observado en esta biografía, te solicitamos que nos lo envíes.

Los matices y las sutilezas que ocupan nuestras vidas son siempre fundamentales, ya que perfilan la diversidad, y en la ocasión de la vida de alguien como Hermann Sudermann, que tuvo su trascendencia en un momento concreto de la historia, es fundamental procurar ofrecer una perspectiva de su persona, vida y personalidad lo más rigurosa posible.

contacta con nosotros para relatarnos qué conocimientos tienes tú sobre Hermann Sudermann. Estaremos ilusionados de perfilar esta biografía con más información.

Biografías relacionadas