Biografía de Héctor A. Murena

La historia universal la escriben aquellas personas queen el transcurrir de los siglos, gracias a sus obras, sus pensamientos, sus creaciones o su talento; han ocasionado quela humanidad, de una forma u otra,prospere.

Ya sea inspirando a otros seres humanos o siendo parte de la actuación. Héctor A. Murena es uno de esos sujetos cuya vida, sin duda alguna, merece nuestro interés debido al grado de influencia que tuvo en la historia.Comprender la biografía de Héctor A. Murena es comprender más acerca de periodo preciso de la historia del género humano.

Si has llegado hasta aquí es porque tienes conocimiento de la trascendencia que detentó Héctor A. Murena en la historia. Cómo vivió y aquello que hizo durante el tiempo que estuvo en este mundo fue decisivo no sólo para aquellas personas que frecuentaron a Héctor A. Murena, sino que quizá produjo una señal mucho más vasta de lo que podamosfigurar en la vida de personas que tal vez jamás conocieron ni conocerán ya jamás a Héctor A. Murena en persona.Héctor A. Murena ha sido una de esas personas que, por alguna razón, merece ser recordado, y que para bien o para mal, su nombre jamás debe borrarse de la historia.

Las biografías y las vidas de personas que, como Héctor A. Murena, atraen nuestra atención, tienen que valernos siempre como punto de referencia y reflexión para proponer un marco y un contexto a otra sociedad y otra época de la historia que no son las nuestras. Intentar comprender la biografía de Héctor A. Murena, el motivo por qué Héctor A. Murena vivió de la forma en que lo hizo y actuó de la forma en que lo hizo a lo largo de su vida, es algo que nos impulsará por un lado a conocer mejor el alma del ser humano, y por el otro, la manera en que avanza, de forma inevitable, la historia.

Vida y Biografía de Héctor A. Murena

(Héctor Alberto Álvarez; Buenos Aires, 1923 - 1975) Narrador, poeta y ensayista argentino. Se inició con los cuentos de Primer testamento (1946) y pronto alcanzó renombre como ensayista, en la línea de E. Martínez Estrada.

Publicó en la revista Verbum un artículo titulado Reflexiones sobre el pecado original de América (1948), cuyas ideas amplió en El pecado original de América (1954). El título remite a la tesis del autor, quien considera que la culpa cultural americana es fruto del desarraigo que resultó de la inmigración y de las condiciones geográficas.

Aun cuando Murena se vinculó a la revista Sur, mantuvo una actitud independiente respecto de los ambientes literarios y filosóficos; por otra parte, rechazó la sociedad de consumo y la masificación. En los ensayos de Homo atomicus (Premio Municipal, 1961) atacó el nihilismo, mientras que su búsqueda de una religiosidad que recuperase lo sagrado se pone de manifiesto en su último libro teórico, La metáfora y lo sagrado (1973). Siempre en este campo, tradujo al castellano a Walter Benjamin y Theodor Adorno.

La sobria y cuidadosa poesía de Murena se refleja en los volúmenes La vida nueva (1951), El círculo de los paraísos (1958), El escándalo y el fuego (1959), Relámpago de la duración (1962), El demonio de la armonía (1964) y El águila que desaparece (1975). En sus novelas La fatalidad de los cuerpos (1955), Las leyes de la noche (1958), Los herederos de la promesa (1965), Epitalámica (1969), Polipuercón (1970), Caína muere (1972) y Folisofía (póstuma, 1976) se retratan personajes que habitan un mundo desolado y hostil, centrado en la radical incomunicación humana.

Otros títulos del autor son Ensayos sobre la subversión (1962), El hombre secreto (1969) y los libros de relatos El centro del infierno (1956), El coronel de caballería y otros cuentos (1971). La obra de Murena ha sido traducida a varios idiomas.

Colabora para ampliar la biografía de Héctor A. Murena

¿Qué te ha parecido la vida de Héctor A. Murena? ¿Has hallado todo aquello que pensabas que ibas a hallar?

Evidentemente llegar a comprender a Héctor A. Murena es algo que está reservado a muy pocas personas, y que intentar reconstruir la persona que fue y el modo en que vivió la vida de Héctor A. Murena es una especie de puzzleque a lo mejor lleguemos a reconstruir si colaboramos juntos.

Por esta razón, si eres de esas personas que creen en que de forma cooperativa es posible hacer algo mejor, y tienes información en relación con la existencia de Héctor A. Murena, o con respecto a algún peculiaridad de su personalidad u obra que no se contemple en esta biografía, te solicitamos que nos lo hagas llegar.

Las sutilezas y las peculiaridades que ocupan nuestras vidas son en todos los casos imprescindibles, ya que marcan la diferencia, y en la ocasión de la vida de una persona como Héctor A. Murena, que detentó su relevancia en una época determinada, es vital intentar ofrecer una visión de su persona, vida y personalidad lo más rigurosa posible.

Sin dudarlo, contacta con nosotros para relatarnos qué conoces acerca de Héctor A. Murena. Estaremos encantados de poder completar esta biografía con más información.