Biografía de Hans Albers

Si has llegado hasta aquí es porque tienes conocimiento de la importancia que atesoró Hans Albers en la historia. La manera en que vivió y aquello que hizo mientras estuvo en este mundo fue decisivo no sólo para aquellas personas que conocieron a Hans Albers, sino que posiblemente dejó una huella mucho más honda de lo que podamosimaginar en la vida de gente que tal vez jamás conocieron ni conocerán ya jamás a Hans Albers personalmente.Hans Albers ha sido una de esas personas que, por algún motivo, merece ser recordado, y que para bien o para mal, su nombre nunca debe borrarse de la historia.

Las biografías y las vidas de personas que, como Hans Albers, seducen nuestra curiosidad, deben servirnos en todo momento como referencia y reflexión para proponer un marco y un contexto a otra sociedad y otra época que no son las nuestras. Hacer un esfuerzo por entender la biografía de Hans Albers, porqué Hans Albers vivió de la forma en que lo hizo y actuó de la forma en que lo hizo a lo largo de su vida, es algo que nos ayudará por un lado a vislumbrar mejor el alma del ser humano, y por el otro, la forma en que avanza, de forma implacable, la historia.

Vida y Biografía de Hans Albers

(Hamburgo, 1892 - Kempfenhausen, 1960) Actor de cine alemán, uno de los más prolíficos actores alemanes del periodo mudo. Procedente del mundo del music-hall, el circo y la opereta, su bien ganada fama le permitió dar sus primeros pasos en el mundo del cine con apenas veinte años. Intervino en numerosas películas durante el periodo mudo, hasta convertirse en uno de los rostros más populares de Alemania. Durante los años veinte desarrolló paralelamente una intensa actividad escénica en el grupo de teatro dirigido por Max Reinhardt.

Algunas de sus primeras películas, como La danza de la muerte o Cuando las máscaras caen (ambas de 1912), fueron dirigidas por Urban Gad, el director danés afincado en Alemania a partir de esa fecha. A lo largo de los años veinte Hans Albers participó en películas dirigidas por Richard Oswald (Halbseide, 1925), Richard Eichberg (Der Pinz und die Tänzerin, 1926) o Conrad Wiene.

A finales de esta década intervino en Asfalto (1929), de Joe May, una interesante historia inmersa en el realismo social del momento. Estrenó la década de los treinta con un papel en El ángel azul (1930), una excelente historia de Joseph von Sternberg en que compartió cartel con Marlene Dietrich y Emil Jannings, y trabajó en diversas ocasiones con el director austríaco Gustav Ucicky (Una nueva familia, 1929; Fugitivos, 1933; Unter heissem Himmel, 1934), entre otros.

De todas sus películas, quizá por la trascendencia que tuvo, se recuerda especialmente su sorprendente papel en Las aventuras del barón Münchhausen (1943), de Josef von Baky, una producción de la Ufa en la que domina el gran espectáculo. La figura de Hans Albers quedó fijada a la bala de cañón sobre la que vuela en un momento de la historia. Las dificultades de producción durante la Segunda Guerra Mundial provocaron que Gran plaza de la libertad, nº 7 (1944), de Helmut Käutner, se viera afectada en el acabado; sin embargo, en el conjunto de la película el papel de Hans Albers resultó, tras su reposición, uno de los principales aciertos de la misma.

Colabora para ampliar la biografía de Hans Albers

¿Qué piensas de la vida de Hans Albers? ¿Hallaste toda aquella información que deseabas hallar?

Evidentemente descubrir en lo más recóndito a Hans Albers es algo que está reservado a un grupo limitado de personas, y que intentar reconstruir la persona que fue y el modo en que vivió la vida de Hans Albers es una especie de puzzleque con bastante probabilidad podamos rehacer si cooperamos conjuntamente.

Por ese motivo, si eres del tipo de personas que creen en que de modo colaborativo es posible elaborar algo mejor, y posees información acerca de la existencia de Hans Albers, o con respecto a algún faceta de su personalidad u obra que no hayamos contemplado en esta biografía, te solicitamos que nos lo envíes.

Las sutilezas y las peculiaridades que llenan nuestras vidas son decididamente esenciales, ya que perfilan la diversidad, y en el caso de la vida de un ser como Hans Albers, que poseyó su trascendencia en una época concreta, es imprescindible intentar brindar un aspecto de su persona, vida y personalidad lo más exacta posible.

No lo dudes y contacta con nosotros para referirnos qué conocimientos posees con respecto a Hans Albers. Estaremos encantados de perfilar esta biografía con más información.