Biografía de Gaspar Núñez de Arce

La historia de la civilización la escriben las personas quea lo largo de los siglos, gracias a su proceder, sus ideas, sus innovaciones o su ingenio; han hecho quela humanidad, de un modo u otro,avance.

Si has llegado hasta aquí es porque tienes consciencia de la trascendencia que tuvo Gaspar Núñez de Arce en la historia. El modo en que vivió y lo que hizo en el tiempo en que permaneció en el mundo fue determinante no sólo para las personas que conocieron a Gaspar Núñez de Arce, sino que quizá dejó una señal mucho más vasta de lo que podamosimaginar en la vida de gente que tal vez nunca conocieron ni conocerán ya nunca a Gaspar Núñez de Arce personalmente.Gaspar Núñez de Arce fue uno de esos seres humanos que, por alguna causa, merece no ser olvidado, y que para bien o para mal, su nombre nunca debe borrarse de la historia.

Apreciar las luces y las sombras de las personas significativas como Gaspar Núñez de Arce, personas que hacen girar y evolucionar al mundo, es algo sustancial para que podamos poner en valor no sólo la existencia de Gaspar Núñez de Arce, sino la de todas aquellas personas que fueron inspiradas por Gaspar Núñez de Arce, personas a quienes de de una u otra forma Gaspar Núñez de Arce influyó, y sin duda, entender y comprender cómo fue el hecho de vivir en el periodo histórico y la sociedad en la que vivió Gaspar Núñez de Arce.

Vida y Biografía de Gaspar Núñez de Arce

(Valladolid, 1834 - Madrid, 1903) Poeta español. Estudió en Toledo y Madrid, intervino en la política de su tiempo y, al igual que el novelista Pedro Antonio De Alarcón, fue cronista de la campaña de África (1859-60). Miembro del partido liberal de Sagasta, desempeñó cargos políticos, entre otros el de gobernador de Barcelona (1868) y el de ministro de Ultramar.

Como escritor fue autor dramático y poeta lírico. En colaboración con Antonio Hurtado compuso dramas mediocres tales como El laurel de Zubia, Herir en la sombra y La jota aragonesa. Otros le pertenecen por completo: Deudas de la honra, Quien debe, paga y Justicia providencial. De todos ellos sólo El haz de leña (1872) es digno de salvarse del olvido. El tema de esta obra es la prisión y muerte del príncipe Carlos, hijo de Felipe II. En la interpretación del episodio, Núñez de Arce se apartó de Friedrich Schiller, Vittorio Alfieri y Manuel José Quintana y se atuvo a una versión más fiel, al parecer, a la verdad histórica, por lo que eliminó la supuesta pasión amorosa del príncipe por la reina.

Con todo, sus mejores ensayos dramáticos palidecen ante sus poesías líricas, en las que abundan las descripciones, los temas religiosos, morales y políticos y los asuntos histórico-literarios. En 1875 publicó un tomo de poesías titulado Gritos del combate en el que recogió su producción de 1868 a 1874; el desencanto de la política extremista, los excesos del libertinaje tan típicos de las revoluciones españolas, el ansia de orden, de paz, de libertad y el cansancio y el escepticismo del alma constituyen las ideas fundamentales desarrolladas en estas composiciones, cuya más notable característica es el cuidado de la forma, la fluidez expresiva y la elocuencia a veces ampulosa y vacua, todo ello con caídas en el prosaísmo y la obviedad.

La duda se titula una de las poesías del volumen, y éste fue uno de los tópicos de nuestro autor. Raimundo Lulio es un poema simbólico en tercetos dantescos, cuyo tema son las pasiones y arrepentimiento del beato mallorquín Ramon Llull. La selva oscura (1879) es una imitación de la Divina Comedia. La última lamentación de Lord Byron (1879), canto puesto en boca del poeta inglés, en bien cortadas octavas, está lleno de tópicos literarios, mitológicos, filosóficos y políticos. El vértigo es una leyenda moral-descriptiva, escrita en décimas impecables; en La visión de fray Martín, el poeta presenta a Lutero conmovido por la duda; la Elegía a Alejandro Herculano está dedicada a los portugueses y a sus pasadas glorias, con motivo de la muerte del historiador y poeta luso; en Maruja (1886) se exalta el amor conyugal y los sentimientos caritativos; La pesca (1884) viene a ser un cuento de costumbres marinas.

Núñez de Arce es un valor de época; como poeta es desigual, pero no se le puede negar un notable virtuosismo formal. Su obra, juzgada en conjunto, ofrece más calidad que la de su contemporáneo Ramón De Campoamor, con el que tiene, no obstante, muchas semejanzas, sobre todo en su aspecto de expositor en verso de lugares comunes filosoficomorales.

Colabora para ampliar la biografía de Gaspar Núñez de Arce

¿Qué te ha parecido la existencia de Gaspar Núñez de Arce? ¿Has encontrado toda aquella información que deseabas hallar?

Obviamente descubrir en lo más recóndito a Gaspar Núñez de Arce es algo que se reserva a escasas personas, y que pretender reconstruir quién y cómo fue la vida de Gaspar Núñez de Arce es una especie de puzzleque posiblemente logremos rehacer si contribuimos todos juntos.

Por esta razón, si eres de esas personas que creen en que cooperando existen posibilidades de crear algo mejor, y conservas información acerca de la biografía de Gaspar Núñez de Arce, o sobre algún aspecto de su persona u creación que no hayamos contemplado en esta biografía, te pedimos que nos lo hagas llegar.

Las sutilezas y las peculiaridades que ocupan nuestras vidas son siempre determinantes, ya que destacan la singularidad, y en el caso de la vida de alguien como Gaspar Núñez de Arce, que tuvo su relevancia en una época concreta, es imprescindible tratar de mostrar una visión de su persona, vida y personalidad lo más precisa posible.

No lo dudes y contacta con nosotros para contarnos qué conocimientos tienes tú en relación con Gaspar Núñez de Arce. Estaremos encantados de ultimar esta biografía con más información.