Biografía de Francisco Pérez Bayer

Ya sea inspirando a otros o formando parte de la acción. Francisco Pérez Bayer es uno de esos sujetos cuya vida, en efecto, merece nuestro interés debido al nivel de influencia que tuvo en la historia.Conocer la vida de Francisco Pérez Bayer es comprender más sobre un periodo concreto de la historia del ser humano.

Apreciar lo bueno y lo malo de las personas relevantes como Francisco Pérez Bayer, personas que hacen rodar y cambiar al mundo, es algo fundamental para que podamos valorar no sólo la vida de Francisco Pérez Bayer, sino la de toda aquellas gentes que fueron inspiradas por Francisco Pérez Bayer, gentes a quienes de un modo u otro Francisco Pérez Bayer influyó, y ciertamente, comprender y entender cómo fue vivir en el momento de la historia y la sociedad en la que vivió Francisco Pérez Bayer.

Vida y Biografía de Francisco Pérez Bayer

(Valencia, 1714 - id., 1794) Erudito y hebraísta español. Fue catedrático de hebreo en Valencia y Salamanca, preceptor de los infantes, canónigo de Barcelona y Valencia y director de la Biblioteca Real. Historiador, arqueólogo y filólogo, destacó como uno de los más importantes hebraístas de su época; escribió, entre otras obras, Damasus et Laurentius Hispanis (1756), Del alfabeto y la lengua de los fenicios (1772), Origen de las voces españolas derivadas de las voces hebreas e Instituciones de la lengua hebrea. También es autor de un catálogo de la biblioteca de El Escorial, y destaca su reedición anotada de la Biblioteca de Nicolás Antonio.

Francisco Pérez Bayer estudió filosofía y teología en la Universidad de Valencia, por la que se graduó en 1731. Ordenado sacerdote ese mismo año, su nombramiento como beneficiado de la parroquia valenciana de San Nicolás no impidió que su atracción por el derecho lo decidiese a trasladarse a Salamanca, en cuya universidad comenzó, además, a interesarse por las lenguas griega y hebrea.

El cabildo salmantino lo recomendó como secretario del nuevo arzobispo de Valencia, Andrés Mayoral, y con ese cargo regresó a su ciudad natal en 1738, donde tomó contacto tanto con el tomismo escolástico del círculo del arzobispo como con la erudición y el humanismo de su amigo Gregorio Mayans. Mientras leía, por obra de esta última influencia, a Erasmo De Rotterdam, Gerardus Vossius, Benito Arias Montano y Antonio Agustín, entre otros autores, logró gracias a las recomendaciones de Mayoral la cátedra de Hebreo de la Universidad de Salamanca en 1746, un año después de conseguir idéntico puesto en la de Valencia.

Allí se dedicó a la historia, la paleografía, la numismática y las lenguas orientales, y mantuvo numerosas divergencias con el claustro universitario, en las que fue apoyado siempre por el Consejo de Castilla. En 1749 fue destinado a Madrid para colaborar con el jesuita Andrés Marcos Burriet en la comisión de archivos, trabajo que plasmó en una disertación manuscrita (1752) sobre los archivos de la catedral de Toledo, la cual fue premiada por Fernando VI (1746-1759) con un canonicato en la catedral de Barcelona y una pensión de seiscientos ducados.

El monarca le envió entonces a Italia con el encargo de recoger códices, monedas e inscripciones antiguas. Durante esta estancia no sólo tomó contacto con los ilustrados italianos, sino que publicó en Roma su Elogio de los españoles (1756) y Damasus et Laurentius Hispanis Asserti et Vindicati (1756), reivindicación respectiva de la cultura española de su época y del origen hispano de los santos Dámaso y Lorenzo, y se ganó el afecto del rey Carlos VII de Nápoles y Sicilia, futuro Carlos Iii de España (1759-1788). En esta ocasión, y como premio a su labor, el rey lo nombró canónigo, con dignidad de tesorero, de la catedral de Toledo.

Por esta época empezó Pérez Bayer a estudiar la lengua árabe, que acabaría aprendiendo más tarde gracias al orientalista Miguel Casiri, director de la biblioteca de El Escorial (Madrid). A este monasterio fue enviado después por Carlos Iii para inventariar los manuscritos griegos, latinos y hebreos, labor que plasmó en los cinco tomos de su Regiae Bibliothecae Escurialensis M.S.S. Codicum latinorum et Hispanorum (1763).

Durante su estancia escurialense se alineó con Mayans y Juan Bautista Pérez en el debate que sostenían con Cristóbal Medina Conde sobre la autenticidad de las láminas de Granada, polémica que se encuentra resumida en Razón del juicio seguido contra los falsificadores (1781). Asimismo, con el acceso al trono de Carlos Iii y gracias a la amistad que mantuvo con el secretario de Estado Ricardo Wall y con su sucesor, Jerónimo Grimaldi, alcanzó Pérez Bayer un enorme poder político que lo consolidó, tras la expulsión de los jesuitas, como el alma de la reforma de los colegios mayores.

La confianza real le valió, además, para ser nombrado preceptor de los infantes y, más tarde, arcediano de la catedral de Valencia (1775), ministro del Consejo y Cámara del propio Carlos Iii (1781) y bibliotecario mayor de la Biblioteca Nacional (1783), cargo desde el que promovió la publicación de la famosa Biblioteca Hispana Vetus (1788). Muy reconocido y relacionado en los círculos ilustrados europeos, Pérez Bayer era socio de la Academia de Ciencias de Gotinga (Alemania) y de la de Artes de San Petersburgo (Rusia), así como académico de honor de la de San Carlos de Valencia.

Colabora para ampliar la biografía de Francisco Pérez Bayer

¿Qué te ha parecido la vida de Francisco Pérez Bayer? ¿Has podido leer la información que esperabas hallar?

Sin duda descubrir en lo más recóndito a Francisco Pérez Bayer es algo que está reservado a un grupo limitado de personas, y que intentar reconstruir la persona que fue y el modo en que vivió la vida de Francisco Pérez Bayer es una especie de puzzleque con bastante probabilidad logremos reconstruir si colaboramos todos en conjunto.

Debido a esto, si eres de esas personas que creen en que de forma colaborativa se puede elaborar algo mejor, y posees información acerca de la vida de Francisco Pérez Bayer, o sobre algún aspecto de su figura u obra que no se contemple en esta biografía, te solicitamos que nos lo envíes.

Los matices y las sutilezas que llenan nuestras vidas son en todos los casos imprescindibles, ya que marcan la diferencia, y en el caso de la vida de alguien como Francisco Pérez Bayer, que tuvo su significación en una época concreta, es fundamental tratar de brindar un aspecto de su persona, vida y personalidad lo más precisa posible.

No lo dudes y contacta con nosotros para contarnos qué sabes en relación con Francisco Pérez Bayer. Estaremos complacidos de completar esta biografía con más información.