Biografía de Francisco Mariano Quiñones

Conocer lo bueno y lo malo de las personas relevantes como Francisco Mariano Quiñones, personas que hacen girar y evolucionar al mundo, es algo básica para que seamos capaces de poner en valor no sólo la existencia de Francisco Mariano Quiñones, sino la de todas aquellas personas que fueron inspiradas por Francisco Mariano Quiñones, aquellas personas a quienes de de una forma u otra Francisco Mariano Quiñones influenció, y por supuesto, entender y comprender cómo fue vivir en el momento de la historia y la sociedad en la que vivió Francisco Mariano Quiñones.

Las biografías y las vidas de personas que, como Francisco Mariano Quiñones, cautivan nuestro interés, deben ayudarnos en todo momento como referencia y reflexión para conferir un marco y un contexto a otra sociedad y otra época de la historia que no son las nuestras. Intentar comprender la biografía de Francisco Mariano Quiñones, el motivo por el cual Francisco Mariano Quiñones vivió del modo en que lo hizo y actuó del modo en que lo hizo a lo largo de su vida, es algo que nos impulsará por un lado a vislumbrar mejor el alma del ser humano, y por el otro, la manera en que avanza, de forma implacable, la historia.

Vida y Biografía de Francisco Mariano Quiñones

(San Germán, 1830 - 1908) Político y escritor puertorriqueño que presidió en 1898 el gobierno autónomo de Puerto Rico. Hijo de un gran propietario agrícola, tras hacer sus estudios primarios y secundarios en Puerto Rico, viajó al extranjero para completar su formación. Estuvo durante largos períodos en Francia, Gran Bretaña, Estados Unidos y en la ciudad alemana de Bremen, donde realizó sus estudios superiores. A su regreso a Puerto Rico se puso al frente de las propiedades agrícolas de la familia, labor que compatibilizaba con el trabajo de periodista.

En 1865 hizo su aparición en la vida política puertorriqueña cuando colaboró, junto a Segundo Ruiz Belvís y José Julián Acosta, en la elaboración de un manifiesto en el que se pedía la abolición de la esclavitud en la isla y la aprobación de una serie de leyes especiales que concedieran un estatuto de autonomía a Puerto Rico. El documento definitivo fue entregado al gobierno español en abril de 1867, cuando ocupaba el puesto de gobernador de la isla el teniente general José María Marchesi. Un mes después se conoció la noticia de que el gobierno de España quería que fuesen enviados a Madrid una comisión de representantes de Cuba y Puerto Rico, con los cuales se negociaría la elaboración de las Leyes Especiales de Indias.

Quiñones fue uno de los elegidos para viajar a España como miembro de la delegación puertorriqueña junto a los liberales Ruiz Belvís y Acosta, y los conservadores Valdés Linares, Luis Antonio Becerra y Manuel de Jesús Zeno. La comisión se presentó ante el ministro de Ultramar y, a pesar de que se había prohibido hablar de la esclavitud, Quiñones planteó el asuto durante la reunión. Sus peticiones se resumían en los siguientes puntos: libertad de comercio entre Puerto Rico y España, igualdad jurídica entre los antillanos y los ciudadanos españoles, libertad de expresión e imprenta, inviolabilidad del individuo y de la propiedad y, por último, libertad de reunión.

Todas las propuestas fueron rechazadas y Quiñones y sus compañeros se vieron obligados a regresar a Puerto Rico sin conseguir sus propósitos. En 1868 fue elegido miembro del Consejo Municipal de San Germán. Fue elegido diputado en las elecciones a Cortes de 1871 como representante de la isla durante el reinado de Amadeo de Saboya. En este período alcanzó gran éxito la campaña que hizo contra la esclavitud, cuya influencia fue decisiva para que el rey firmara el 22 de marzo de 1873 una ley en la que se decretaba el final de la esclavitud.

Además consiguió que se aplicaran en la isla los Derechos Humanos reconocidos por la Constitución de 1869, cuya principal consecuencia fue la eliminación de las Libretas, las cuales fueron quemadas públicamente por la población el 23 de julio de 1873. Fue acusado de pertenecer a la masonería, por lo que fue detenido y encarcelado entre 1874 y 1876. Se afilió al Partido Autonomista en 1887 y, al poco tiempo, fue nombrado miembro de su dirección, lo que le valió ser perseguido por la policía del nuevo gobernador, el general Romualdo Palacios.

Presidió en 1891 la asamblea que reunió en Mayagüez a los miembros más destacados del Partido Autonomista. Se opuso a la idea de ciertos sectores de nacionalizar el partido, fusionándolo o con el Partido Liberal Fusionista de Práxedes Mateo Sagasta o con el Partido Republicano Posibilista de Emilio Castelar. Sus gestiones fueron fundamentales para que la propuesta fuera rechazada.

Con el fin de difundir las ideas del partido Autonomista fundó en San Germán en 1892 el periódico El Espejo. No pudo evitar que en 1897 se aprobase la fusión con el partido Liberal Fusionista. Junto a otros compañeros del partido como José Celso Barbosa, Luis Sánchez Morales y Manuel Fernández, abandonó el Partido Autonomista y fundó el Partido Liberal Ortodoxo. Cuando se creó el Consejo de Administración a comienzos de 1897, órgano que tenía la misión de descentralizar el gobierno de Puerto Rico, Quiñones fue elegido diputado del organismo. Su misión era preparar los presupuestos generales y realizar labores de arbitraje cuando surgiesen conflictos entre la Diputación Provincial y el gobernador general; también era el encargado de nombrar a los alcaldes y de elevar peticiones al gobierno español para que realizase reformas legislativas.

En 1898 pasó a presidir de la Junta de Secretarios del Gabinete de Despacho, organismo que era el primer gobierno autonómico de Puerto Rico. Fue elegido diputado para la Cámara Foraker como representante del distrito de San Germán en 1900 y 1902, cuando la isla ya se encontraba bajo soberanía estadounidense. En 1902 también ejerció como alcalde de su localidad natal, San Germán. Durante su vida escribió numerosos artículos periodístico la mayoría de los cuales aparecieron publicados en El Espejo. Entre sus numerosas obras destacaron Apuntes para la Historia de Puerto Rico (1887) e Historia de los partidos Reformista y Conservador de Puerto Rico (1888).

Colabora para ampliar la biografía de Francisco Mariano Quiñones

¿Qué juicio te merece la existencia de Francisco Mariano Quiñones? ¿Has hallado todo aquello que esperabas hallar?

Sin duda conocer profundamente a Francisco Mariano Quiñones es algo que se reserva a pocas personas, y que intentar reconstruir la persona que fue y el modo en que vivió la vida de Francisco Mariano Quiñones es una especie de rompecabezasque tal vez logremos rehacer si colaboramos todos juntos.

Por eso, si eres de aquellos que confían en que de forma cooperativa existen posibilidades de elaborar algo mejor, y detentas información con respecto a la existencia de Francisco Mariano Quiñones, o acerca de algún característica de su figura u obra que no se observe en esta biografía, te pedimos que nos lo envíes.

Las sutilezas y las peculiaridades que ocupan nuestras vidas son decididamente esenciales, ya que marcan la diferencia, y en el tema de la vida de un ser como Francisco Mariano Quiñones, que detentó su significación en una época determinada, es vital intentar brindar una perspectiva de su persona, vida y personalidad lo más exacta posible.

No lo dudes y contacta con nosotros para referirnos qué sabes tú con respecto a Francisco Mariano Quiñones. Estaremos muy contentos de poder completar esta biografía con más información.