Biografía de Francis Scott Fitzgerald

Ya sea inspirando a más personas o formando parte de la acción. Francis Scott Fitzgerald es uno de esos seres humanos cuya vida, en verdad, merece nuestra atención por el grado de influencia que tuvo en la historia.Conocer la vida de Francis Scott Fitzgerald es conocer más acerca de una época concreta de la historia del ser humano.

Si has llegado hasta aquí es porque tienes consciencia de la importancia que atesoró Francis Scott Fitzgerald en la historia. Cómo vivió y lo que hizo durante el tiempo que permaneció en este mundo fue decisivo no sólo para las personas que conocieron a Francis Scott Fitzgerald, sino que posiblemente legó una señal mucho más insondable de lo que podamosfigurar en la vida de gente que tal vez nunca conocieron ni conocerán ya jamás a Francis Scott Fitzgerald en persona.Francis Scott Fitzgerald ha sido una persona que, por alguna causa, merece no ser olvidado, y que para bien o para mal, su nombre nunca debe borrarse de la historia.

Apreciar las luces y las sombras de las personas relevantes como Francis Scott Fitzgerald, personas que hacen girar y evolucionar al mundo, es algo esencial para que podamos valorar no sólo la existencia de Francis Scott Fitzgerald, sino la de todas aquellas personas que fueron inspiradas por Francis Scott Fitzgerald, personas a quienes de un modo u otro Francis Scott Fitzgerald influyó, y por supuesto, conocer y descifrar cómo fue el hecho de vivir en el periodo histórico y la sociedad en la que vivió Francis Scott Fitzgerald.

Vida y Biografía de Francis Scott Fitzgerald

(Francis Scott Key Fitzgerald, Saint Paul, 1896 - Hollywood, 1940) Narrador estadounidense, considerado el máximo interprete literario de la llamada "era del jazz" de los años veinte de su país. Creció en una familia católica irlandesa. Estudió en la Universidad de Princentown, sin llegar a graduarse, y luego se alistó en el ejército para participar en la Primera Guerra Mundial.

Con su novela inicial, A este lado del paraíso (1920), obtuvo gran popularidad, lo que le permitió ir publicando sus cuentos en revistas de prestigio como The Saturday Evening Post, y convertirse en una de las figuras más representativas del "sueño americano" de la década de 1920. Se trasladó a Francia junto con su mujer, Zelda Sayre, personaje fundamental para Fitzgerarld, tanto en la felicidad como en la desdicha, ya que fue su inspiración y compañía en el decenio de gloria que les tocó vivir, y el centro de sus preocupaciones a partir de 1930, cuando él se hundió en el alcohol y ella en la demencia (murió en el incendio de la clínica donde estaba recluida, en 1948), y ambos debieron afrontar las consecuencias del fracaso y la miseria.

En Francia acabó de escribir la que se considera su obra maestra, El gran Gastby (1925), la historia del éxito y posterior decadencia de un traficante de alcohol durante la ley seca, que se fabrica una identidad aristocrática y a partir de allí vive como un fantasma en una mansión, consagrando todas sus fuerzas y dinero a conseguir a la mujer que ama. Fitzgerald describió en sus páginas un arquetipo que estaba surgiendo por entonces en Estados Unidos: el individuo de clase baja y de escasa moral que utiliza cualquier medio a su alcance para triunfar.

No obstante, y pese a su catadura, el personaje está nimbado por una aureola romántica, como sucede a menudo con los protagonistas del autor e incluso con su estilo literario, pues su prosa es a la vez realista y directa pero no renuncia a las sutilezas de una construcción elegante. Cultivó también la narración breve, y algunos de sus cuentos están considerados antológicos dentro de la literatura en lengua inglesa: ciertos relatos pueden ser clasificados en el género del horror, a lo Edgar Allan Poe, y en otros descarga su sarcástica eficacia contra la clase de los poderosos.

F. Scott Fitzgerald escribió aún otras dos grandes novelas, Suave es la noche (1934), que él consideraba la culminación de su obra, y la póstuma e inconclusa El último magnate (1941), donde cuenta los aspectos más miserables del mundillo de Hollywood, que tan bien conocía, ya que en los años de ruina que precedieron a su muerte trabajó como guionista anónimo para la industria del cine.

Su libro igualmente póstumo y testimonial El jactancioso (publicado en 1945 por Edmund Wilson) es la crónica escalofriante y hermosamente desdichada de su desintegración como hombre y escritor, donde hace una revisión de sí mismo y de las causas abismales que provocaron su caída. La primera frase de este relato-ensayo es tan clara que vale por un manifiesto: "Toda vida es un proceso de demolición".

Colabora para ampliar la biografía de Francis Scott Fitzgerald

¿Qué te ha parecido la vida de Francis Scott Fitzgerald? ¿Hallaste la información que pensabas que ibas a encontrar?

Está claro que conocer profundamente a Francis Scott Fitzgerald es algo que está reservado a un grupo limitado de personas, y que tratar de recomponer quién fue y cómo fue la vida de Francis Scott Fitzgerald es una suerte de puzzleque a lo mejor podamos rehacer si colaboramos todos a la vez.

Por ese motivo, si eres de aquellos que confían en que colaborando existen posibilidades de elaborar algo mejor, y conservas información con respecto a la biografía de Francis Scott Fitzgerald, o en relación con algún elemento de su figura u obra que no se observe en esta biografía, te solicitamos que nos lo envíes.

Las sutilezas y las peculiaridades que ocupan nuestras vidas son decididamente imprescindibles, ya que marcan la diferencia, y en la ocasión de la vida de alguien como Francis Scott Fitzgerald, que tuvo su significación en una época determinada, es indispensable procurar ofrecer un aspecto de su persona, vida y personalidad lo más rigurosa posible.

Sin titubeos, contacta con nosotros para referirnos qué conocimientos tienes tú acerca de Francis Scott Fitzgerald. Estaremos muy contentos de completar esta biografía con más información.

Biografías relacionadas