Biografía de Fernando Ortiz y Fernández

La historia de las civilizaciones está contada por las personas quea lo largo de los siglos, gracias a su proceder, sus ideas, sus innovaciones o su ingenio; han ocasionado quela humanidad, de un modo u otro,prospere.

Si has llegado hasta aquí es porque tienes conocimiento de la relevancia que tuvo Fernando Ortiz y Fernández en la historia. La forma en que vivió y aquello que hizo mientras permaneció en el mundo fue decisivo no sólo para quienes frecuentaron a Fernando Ortiz y Fernández, sino que a lo mejor legó una señal mucho más insondable de lo que podamosimaginar en la vida de personas que tal vez jamás conocieron ni conocerán ya jamás a Fernando Ortiz y Fernández en persona.Fernando Ortiz y Fernández ha sido una de esas personas que, por alguna causa, merece no ser olvidado, y que para bien o para mal, su nombre jamás debe borrarse de la historia.

Las biografías y las vidas de personas que, como Fernando Ortiz y Fernández, seducen nuestra curiosidad, deben servirnos siempre como punto de referencia y reflexión para conferir un marco y un contexto a otra sociedad y otra época de la historia que no son las nuestras. Hacer un esfuerzo por comprender la biografía de Fernando Ortiz y Fernández, porqué Fernando Ortiz y Fernández vivió del modo en que lo hizo y actuó del modo en que lo hizo durante su vida, es algo que nos ayudará por un lado a vislumbrar mejor el alma del ser humano, y por el otro, la forma en que avanza, de forma inexorable, la historia.

Vida y Biografía de Fernando Ortiz y Fernández

(La Habana, 1881 - 1969) Ensayista cubano. Con tan solo dos años de edad fue enviado a Menorca, con sus ascendientes maternos. Allí recibió la formación primaria y secundaria que, ya de retorno a Cuba, completó en la Universidad de La Habana (1895-1898). En el transcurso del conflicto independentista, regresó a España para finalizar sus estudios superiores en Barcelona, donde obtuvo una licenciatura en derecho que, poco después, ya en la Universidad de Madrid, amplió con el grado de doctor (1901).

Con poco más de veinte años de edad, regresó de nuevo a su país natal y en 1902 aceptó un cargo diplomático que le condujo de nuevo a Europa, esta vez para ejercer como cónsul cubano en La Coruña, Génova y Marsella. Tras un breve período como Secretario de la Embajada de Cuba en París, abandonó la carrera diplomática y obtuvo el puesto de profesor en la Facultad de Derecho de la Universidad de La Habana, institución en la que habría de ejercer la docencia durante casi un decenio (hasta 1917).

De ideario democrático, ingresó en el Partido Liberal en 1915. Pero el progresivo retroceso de los líderes del partido hacia postulados que venían a satisfacer las exigencias políticas de algunas potencias extranjeras colocó pronto a Ortiz en la posición más izquierdista del Partido Liberal y, en consecuencia, en el centro de los ataques del conservadurismo que se había instalado en sus propias filas. En 1931, ante el creciente número de políticos del Partido Liberal que mostraba su apoyo al dictador Gerardo Machado, rompió definitivamente con sus antiguos compañeros de militancia y se exilió a Estados Unidos, en donde se consagró a sus investigaciones y a difundir sus denuncias contra la grave situación en que se hallaba Cuba bajo la tiranía del gobierno de Machado.

Tras dos años de exilio, regresó a Cuba para continuar su despliegue incesante y una infatigable labor social y cultural. Con el triunfo en 1959 de la Revolución liderada por el Che Guevara y Fidel Castro, Fernando Ortiz fue nombrado miembro de la Comisión Nacional de la Academia de Ciencias, desde donde desempeñó una importante labor de mecenazgo y promoción cultural.

Fernando Ortiz Fernández fue uno de los grandes sabios cubanos, al que se considera entre los universales hispanoamericanos, como al mexicano Alfonso Reyes. Su obra abarca múltiples campos: la antropología, el folclore, la etnografía, la psicología social, la música, la historia y el ensayo literario y político. Algunos críticos lo ubican en la llamada "cultura republicana", continuadora de las tendencias y movimientos del siglo XIX.

Sus indagaciones sobre la cultura afrocubana y la tradición insular son las más importantes realizada en ese campo, y sus ensayos sobre la presencia de África en Cuba son clásicos del género: Los negros brujos (1906), Los negros esclavos (1916), Los bailes y el teatro de los negros en el folclore de Cuba (1951) y Estudios etnosociológicos (1991). Otras obras destacadas son Hampa afrocubana (1906 y 1916), Glosario de afronegrismos (1924), Contrapunto cubano del tabaco y el azúcar (1940), Los instrumentos de la música afrocubana (1952-1955) e Historia de una pelea cubana contra los demonios (1959).

Colabora para ampliar la biografía de Fernando Ortiz y Fernández

¿Qué opinas de la vida de Fernando Ortiz y Fernández? ¿Has podido leer todo aquello que pensabas que ibas a encontrar?

Obviamente conocer en profundidad a Fernando Ortiz y Fernández es algo que está reservado a un grupo limitado de personas, y que tratar de reconstruir quién y cómo fue la vida de Fernando Ortiz y Fernández es una suerte de enigmaque tal vez podamos rehacer si cooperamos todos juntos.

Por eso, si eres de aquellos que confían en que de forma colaborativa existen posibilidades de hacer algo mejor, y posees información con respecto a la existencia de Fernando Ortiz y Fernández, o sobre algún característica de su figura u obra que no se observe en esta biografía, te solicitamos que nos lo envíes.

Los matices y las sutilezas que ocupan nuestras vidas son decididamente determinantes, ya que perfilan la diversidad, y en el tema de la vida de alguien como Fernando Ortiz y Fernández, que detentó su importancia en una época concreta, es vital intentar ofrecer un aspecto de su persona, vida y personalidad lo más exacta posible.

Sin dudarlo, contacta con nosotros para relatarnos qué conocimientos posees con respecto a Fernando Ortiz y Fernández. Estaremos ilusionados de completar esta biografía con más información.