Biografía de Eugenio Florit

Ya sea inspirando a otras personas o tomando parte de la acción. Eugenio Florit es uno de esos seres humanos cuya vida, realmente, merece nuestra consideración debido al grado de influencia que tuvo en la historia.Comprender la biografía de Eugenio Florit es comprender más acerca de una época concreta de la historia de la humanidad.

Si has llegado hasta aquí es porque sabes de la importancia que tuvo Eugenio Florit en la historia. La forma en que vivió y las cosas que hizo durante el tiempo que permaneció en este mundo fue determinante no sólo para aquellas personas que trataron a Eugenio Florit, sino que tal vez produjo una señal mucho más honda de lo que podamossospechar en la vida de gente que tal vez jamás conocieron ni conocerán ya nunca a Eugenio Florit personalmente.Eugenio Florit fue uno de esos seres humanos que, por alguna causa, merece ser recordado, y que para bien o para mal, su nombre jamás debe borrarse de la historia.

Las biografías y las vidas de personas que, como Eugenio Florit, atraen nuestro interés, tienen que valernos siempre como punto de referencia y reflexión para ofrendar un marco y un contexto a otra sociedad y otra época que no son las nuestras. Hacer un esfuerzo por entender la biografía de Eugenio Florit, el motivo por el cual Eugenio Florit vivió del modo en que lo hizo y actuó de la forma en que lo hizo en su vida, es algo que nos ayudará por un lado a conocer mejor el alma del ser humano, y por el otro, la manera en que se mueve, de forma inevitable, la historia.

Vida y Biografía de Eugenio Florit

(Eugenio Florit y Sánchez de Fuentes; Madrid, 1903 - Miami, 1999) Poeta cubano. Inseparable, por contenido y vocación, de la gran literatura cubana del siglo XX, la obra y la vida de Eugenio Florit se desarrollaron sin embargo en buena medida fuera de la isla, comenzando por su nacimiento europeo, hijo como era de una cubana casada con español.

No obstante, cuando su madre regresó a La Habana, en 1917, Florit consolidó unos estudios hasta entonces desordenados (se licenció en derecho y eligió la carrera diplomática) y, sobre todo, descubrió su vocación central: con poco más de veinte años dio a conocer su primer libro (32 Poemas Breves) y, ya integrado al grupo de la revista Avance, que aglutinó la notable eclosión de las vanguardias insulares, publicó Trópico (1930) y Doble acento (1937), uno de sus títulos más importantes, prologado con entusiasmo por Juan Ramón Jiménez, primer aval que obtuvo entre el exilio español, que lo consideró uno de sus poetas favoritos (Jorge Guillén, Pedro Salinas y Luis Cernuda respaldaron varias de sus obras posteriores).

Todavía publicó Reino (1938) y Cuatro poemas (1940) antes de hacerse cargo del consulado cubano en Nueva York, al que renunció en 1945 para dedicarse a la docencia, que ejerció en la Escuela de Verano de Middlebury (Vermont), en la Universidad de Columbia y en el Barnard College neoyorquino, hasta su jubilación en 1969.

Había visitado por última vez la isla diez años atrás, pero sus diferencias con el régimen de Fidel Castro le decidieron a no volver a ella, en la que había editado también La estrella (1947), culminación de su lírica religiosa y todavía gongorista, y Conversación con mi padre (1949) y Asonante final (1950), que marcaron su pasaje a la etapa definitiva de su creación, inscrita en la poesía de tono coloquial.

Candidato reiteradas veces al Premio Cervantes, que no obtuvo, recibió en cambio otras numerosas distinciones de universidades españolas y americanas, y no dejó nunca de escribir. Entre los títulos de su madurez e incluso ancianidad destacan Hábito de esperanza (1965), Antología penúltima (1970) y el que sería su postrer poemario, Hasta luego, publicado en 1992.

Cívico de honda inspiración, Eugenio Florit fue uno de los más sólidos valores de la poética hispanoamericana. Se le ha clasificado dentro de la corriente vanguardista, pero si bien es cierto que en ocasiones sus versos, aunque siempre llenos de una gracia luminosa, parecen arbitrarios, en otras el acento es clásico, bien medido y de perfecta arquitectura verbal. Reminiscencias de Góngora alternan en Eugenio Florit con dejos de la poesía popular. Su técnica está hecha de sutilezas y cadencias musicales.

Colabora para ampliar la biografía de Eugenio Florit

¿Qué te ha parecido la vida de Eugenio Florit? ¿Has podido leer toda aquella información que pensabas que ibas a encontrar?

Indudablemente descubrir en lo más recóndito a Eugenio Florit es algo que está reservado a escasas personas, y que pretender recomponer la persona que fue y el modo en que vivió la vida de Eugenio Florit es una suerte de puzzleque probablemente podamos reconstruir si cooperamos todos a la vez.

Por eso, si eres del tipo de personas que confían en que de modo colaborativo es posible elaborar algo mejor, y conservas información acerca de la existencia de Eugenio Florit, o en relación con algún faceta de su persona u creación que no hayamos observado en esta biografía, te solicitamos que nos lo envíes.

Los matices y las sutilezas que ocupan nuestras vidas son en todos los casos importantes, ya que destacan la singularidad, y en la ocasión de la vida de una persona como Eugenio Florit, que poseyó su trascendencia en un momento histórico concreto, es esencia intentar brindar una visión de su persona, vida y personalidad lo más rigurosa posible.

Sin titubeos, contacta con nosotros para referirnos qué conoces en relación con Eugenio Florit. Estaremos ilusionados de completar esta biografía con más información.