Biografía de Enrique Hertzog Garaizábal

La historia del mundo está contada por aquellos hombres y mujeres queen el paso de los años, gracias a su proceder, sus ideas, sus innovaciones o su ingenio; han ocasionado quela sociedad, de una forma u otra,progrese.

Si has llegado hasta aquí es porque sabes de la trascendencia que detentó Enrique Hertzog Garaizábal en la historia. La forma en que vivió y las cosas que hizo durante el tiempo que permaneció en la tierra fue decisivo no sólo para aquellas personas que trataron a Enrique Hertzog Garaizábal, sino que a caso produjo una señal mucho más vasta de lo que podamossospechar en la vida de gente que tal vez jamás conocieron ni conocerán ya jamás a Enrique Hertzog Garaizábal en persona.Enrique Hertzog Garaizábal ha sido una de esas personas que, por alguna razón, merece no ser olvidado, y que para bien o para mal, su nombre jamás debe borrarse de la historia.

Las biografías y las vidas de personas que, como Enrique Hertzog Garaizábal, cautivan nuestra atención, deben servirnos siempre como punto de referencia y reflexión para ofrecer un marco y un contexto a otra sociedad y otra época que no son las nuestras. Tratar de comprender la biografía de Enrique Hertzog Garaizábal, el motivo por el cual Enrique Hertzog Garaizábal vivió como lo hizo y actuó de la forma en que lo hizo durante su vida, es algo que nos ayudará por un lado a conocer mejor el alma del ser humano, y por el otro, la forma en que se mueve, de forma implacable, la historia.

Vida y Biografía de Enrique Hertzog Garaizábal

(La Paz, 1897 - Buenos Aires, 1980) Político boliviano. En 1915 terminó sus estudios secundarios en el Colegio San Calixto y continuó Medicina en la Universidad Mayor de San Andrés en La Paz, donde se graduó como médico cirujano en 1925. Coincidiendo con un programa de especialización en su profesión en París, el presidente de la república Hernando Siles lo designó cónsul de Bolivia en esa ciudad.

En 1930, el líder del Partido Republicano Genuino y candidato a la presidencia Daniel Salamanca lo invitó a formar parte de su partido; este hecho cambió el camino de su vida. En 1931 Hertzog desempeñaba su primer cargo público como Prefecto y Comandante General del Departamento de La Paz. A comienzos de abril de 1932, el presidente Salamanca lo nombró ministro de Gobierno, luego de Fomento y más tarde, interinamente, de Guerra. Como tal, le tocó actuar en los primeros conflictos limítrofes que llevaron a la Guerra del Chaco, el conflicto bélico con Paraguay.

Como consecuencia del derrocamiento de Salamanca, Hertzog renunció a sus funciones oficiales en la sede de gobierno y pidió ser incorporado en el frente de operaciones de guerra. Fue destinado como cirujano del Regimiento "Pérez 3" de Infantería. En 1936 firmó un manifiesto defendiendo los actos de Salamanca en la Guerra del Chaco con los que los militares no estaban de acuerdo, por lo que su destitución fue inmediata, así como su confinamiento por intrigas políticas en las alejadas poblaciones tropicales de Trinidad y Pelechuco. Pasada la confusión política y gracias a los esfuerzos de su esposa y su madre, recuperó su libertad después de plantear un habeas corpus. Luego se dedicó a ejercer la Medicina.

Durante el gobierno de Peñaranda (1940-43) volvió a ejercer funciones públicas desempeñando el cargo de ministro de Trabajo y Previsión Social. A mediados de 1944, en medio de una fuerte crisis, asumió la jefatura del Partido Republicano Genuino. En 1947 se presentó a las elecciones presidenciales, en coalición con Urriolagoitia representando a los partidos Republicano Socialista, Republicano Genuino y Socialista. Ese año se posesionó como Presidente de Bolivia.

Ejerció el cargo sólo dos años, ya que alegó para retirarse su delicado estado de salud. Orientó su gestión al desarrollo de grandes empresas. Tropezó con una gran crisis económica que produjo un proceso inflacionario progresivo, que afectó en grandes proporciones el poder adquisitivo de los salarios y obstaculizó el logro de los objetivos económicos y de bienestar social. Su gobierno buscó estrechar relaciones con diferentes países, acreditando representantes diplomáticos ante ellos. Entre 1950 y 1952 fue embajador en España. La revolución de abril de 1952 lo llevó al exilio en Buenos Aires, tras lo cual se retiró de la vida política.

Colabora para ampliar la biografía de Enrique Hertzog Garaizábal

¿Qué opinas de la crónica de la vida de Enrique Hertzog Garaizábal? ¿Has podido leer todo aquello que esperabas encontrar?

Está claro que llegar a comprender a Enrique Hertzog Garaizábal es algo que está reservado a escasas personas, y que pretender recomponer la persona que fue y el modo en que vivió la vida de Enrique Hertzog Garaizábal es una suerte de enigmaque con toda probabilidad logremos rehacer si contribuimos todos a la vez.

Por ese motivo, si eres de las personas que confían en que de modo colaborativo se puede elaborar algo mejor, y detentas información en relación con la existencia de Enrique Hertzog Garaizábal, o en relación con algún elemento de su persona u creación que no se observe en esta biografía, te solicitamos que nos lo envíes.

Los matices y las sutilezas que ocupan nuestras vidas son decididamente determinantes, ya que marcan la diferencia, y en la ocasión de la vida de alguien como Enrique Hertzog Garaizábal, que detentó su significación en una época concreta, es imprescindible tratar de ofrecer un panorama de su persona, vida y personalidad lo más precisa posible.

Sin titubeos, contacta con nosotros para contarnos qué sabes sobre Enrique Hertzog Garaizábal. Estaremos ilusionados de perfilar esta biografía con más información.