Biografía de Elizabeth Kenny

La historia de la civilización la narran aquellos hombres y mujeres quea lo largo de los siglos, gracias a sus obras, sus pensamientos, sus creaciones o su talento; han hecho queel género humano, de una forma u otra,prospere.

Ya sea inspirando a otros o formando parte de la acción. Elizabeth Kenny es una de esas personas cuya vida, en efecto, merece nuestra atención por el nivel de influencia que tuvo en la historia.Conocer la vida de Elizabeth Kenny es conocer más sobre un periodo concreto de la historia de la humanidad.

Si has llegado hasta aquí es porque sabes de la trascendencia que tuvo Elizabeth Kenny en la historia. Cómo vivió y las cosas que hizo en el tiempo en que permaneció en este mundo fue determinante no sólo para quienes trataron a Elizabeth Kenny, sino que tal vez dejó una señal mucho más honda de lo que logremosimaginar en la vida de gente que tal vez jamás conocieron ni conocerán ya nunca a Elizabeth Kenny en persona.Elizabeth Kenny fue una persona que, por alguna causa, merece no ser olvidado, y que para bien o para mal, su nombre jamás debe borrarse de la historia.

Vida y Biografía de Elizabeth Kenny

(Warrialda, 1886 - Toowoomba, 1952) Enfermera australiana, pionera en el tratamiento de la poliomielitis, conocida también como Hermana Kenny. Su sistema para tratar la polomielitis provocó una gran controversia en los ambientes médicos de su época. Dicho método se basaba en la rehabilitación de los órganos afectados, en lugar de la inmovilización que se había estado practicando hasta entonces, lo que unido a la falta de instrucción académica de Kenny no permitió hasta bien entrada la década de los cuarenta que la American Medical Association aceptara su forma de actuación.

Su interés por la estructura y el funcionamiento de los músculos le vino desde pequeña, pues a la edad de 13 años se rompió la muñeca y, con ayuda del médico que la atendía, se hizo con la bibliografía necesaria para tomar especialización en el tema. En 1910 Kenny era enfermera y fue designada para ayudar a un niño que no podía moverse y que padecía un gran dolor, a consecuencia de una parálisis infantil, que hoy se conoce con el nombre de poliomielitis.

El método terapéutico de Kenny consistía en cubrir las zonas afectadas por la parálisis en madejas de lana, que previamente habían sido introducidas en agua caliente y luego escurridas; el tratamiento con calor húmedo tenía el fin de vencer el espasmo muscular que ocurre durante la fase aguda de la enfermedad. Luego, una vez pasada la dolorosa fase, Kenny practicaba la movilización pasiva de los músculos afectados, hasta que el enfermo podía mover por sí mismo dichos músculos; ella les animaba a que se movilizaran mediante la realización de ejercicios gimnásticos.

Este tratamiento fue aplicado a otros niños con gran éxito, sin embargo, los médicos de la época rechazaron las ventajas de estos tratamientos y continuaron inmovilizando a los pacientes, todo lo contrario de lo que proponía Kenny, con la intención de evitar que la inmovilización de los músculos enfermos arrastraran en su contracción a los sanos.

Con la llegada de la Segunda Guerra Mundial los médicos pudieron observar los impresionantes resultados que se obtenían con el método aplicado por la enfermera Kenny a los hombre de la guerra, y el tratamiento de la poliomielitis cambió de la noche al día. Cuando se aplicaba durante las primeras fases de la enfermedad, se conseguí incluso evitar las secuelas paralíticas. En 1943 se constituyó el Instituto Elizabeth Kenny en Minneápolis (Minnesota), con la intención de formar nuevos profesionales que siguieran sus pasos en el tratamiento de esta dolorosa enfermedad. Entre sus publicaciones destacan Treatment of Infantile Paralysis in the Acute Stage (1941) y una obra autobiográfica que lleva por título And They Shall Walk (1943).

Colabora para ampliar la biografía de Elizabeth Kenny

¿Qué opinas de la biografía de Elizabeth Kenny? ¿Has encontrado todo aquello que deseabas encontrar?

Sin duda llegar a comprender a Elizabeth Kenny es algo que está reservado a escasas personas, y que pretender recomponer la persona que fue y el modo en que vivió la vida de Elizabeth Kenny es una especie de rompecabezasque probablemente consigamos rehacer si contribuimos todos a la vez.

Por esta razón, si eres de esas personas que creen en que colaborando se puede elaborar algo mejor, y tienes información acerca de la vida de Elizabeth Kenny, o en relación con algún pormenor de su figura u obra que no se observe en esta biografía, te solicitamos que nos lo envíes.

Los matices y las sutilezas que ocupan nuestras vidas son decididamente fundamentales, ya que marcan la diferencia, y en el tema de la vida de alguien como Elizabeth Kenny, que detentó su relevancia en una época determinada, es imprescindible procurar brindar una perspectiva de su persona, vida y personalidad lo más rigurosa posible.

Sin dudarlo, contacta con nosotros para contarnos qué conocimientos posees sobre Elizabeth Kenny. Estaremos encantados de completar esta biografía con más información.