Biografía de El Cid Campeador

La historia de la civilización está escrita por aquellas mujeres y hombres quea lo largo del tiempo, gracias a su proceder, sus ideas, sus innovaciones o su ingenio; han hecho quela humanidad, de un modo u otro,avance.

Apreciar las luces y las sombras de las personas significativas como El Cid Campeador, personas que hacen rotar y transformarse al mundo, es algo sustancial para que seamos capaces de apreciar no sólo la existencia de El Cid Campeador, sino la de todas aquellas personas que fueron inspiradas por El Cid Campeador, aquellas personas a quienes de de una u otra forma El Cid Campeador influenció, y sin duda, conocer y descifrar cómo fue el hecho de vivir en la época y la sociedad en la que vivió El Cid Campeador.

Vida y Biografía de El Cid Campeador

(Rodrigo Díaz de Vivar, llamado El Cid Campeador; Vivar, actual España, h. 1043 - Valencia, 1099) Caballero castellano. Hijo de Diego Laínez, descendiente del semilegendario Laín Calvo, Rodrigo Díaz de Vivar quedó huerfano a tierna edad y fue educado junto al infante Sancho, hijo del rey Fernando I de Castilla y León.

Tras la muerte de su padre (1065), el infante Sancho inició su reinado como Sancho Ii De Castilla; el nuevo monarca nombró a Rodrigo Díaz alférez real. Hacia 1066, el prestigio de Rodrigo Díaz de Vivar se vio notablemente incrementado a raíz de su victoria en el combate singular que mantuvo con el caballero navarro Jimeno Garcés, para dirimir el dominio de unos castillos fronterizos que se disputaban los monarcas de Castilla y Navarra; el triunfo le valió el sobrenombre de Campeador.

Como jefe de las tropas reales, Rodrigo participó en la guerra que enfrentó a Sancho Ii De Castilla con su hermano Alfonso Vi de León, quien, derrotado en las batallas de Llantada (1068) y Golpejera (1072), se vio obligado a buscar refugio en la corte musulmana de Toledo. El destino, sin embargo, quiso que Sancho II muriera en 1072, cuando intentaba tomar Zamora, con lo que Alfonso Vi se convirtió en soberano de Castilla y León.

Alfonso Vi no sólo no manifestó resentimiento hacia el Campeador, sino que, consciente de la valía de sus servicios, lo honró concediéndole la mano de su sobrina, doña Jimena, con quien se casó en julio de 1074. No obstante, unos años después, en 1081, una inoportuna expedición de Rodrigo Díaz de Vivar a tierras toledanas sin el premiso real, que puso en grave peligro las negociaciones emprendidas por Alfonso Vi para obtener la emblemática ciudad de Toledo, provocó el destierro de Castilla del Campeador y la confiscación de todas sus posesiones.

Acompañado de su mesnada, el Campeador ofreció sus servicios primero a los condes Ramón Berenguer II y Berenguer Ramón II de Barcelona, pero, al ser rechazado, decidió ayudar a al-Muqtadir, rey de Zaragoza, en la lucha que mantenía con su hermano al-Mundir, rey de Lérida, Tortosa y Denia, quien contaba con el apoyo de los condes de Barcelona y del monarca Sancho Ramírez de Aragón. Al servicio de al-Muqtadir, venció en Almenar a Berenguer Ramón II (1082), y cerca de Morella a al-Mundir y al soberano aragonés (1084). Durante este período fue cuando recibió el sobrenombre de Cid, derivado del vocablo árabe sid, que significa señor.

En 1086, la derrota de Alfonso Vi de Castilla y León frente a los almorávides en Sagrajas propició la reconciliación del monarca con Rodrigo Díaz de Vivar, quien recibió importantes dominios en Castilla. De acuerdo con el soberano castellanoleonés, El Cid Campeador partió hacia Levante, donde, entre 1087 y 1089, hizo tributarios a los monarcas musulmanes de las taifas de Albarracín y de Alpuente e impidió que la ciudad de Valencia, gobernada por al-Qadir, aliado de los castellanos, cayera en manos de al-Mundir y Berenguer Ramón II.

En 1089, sin embargo, una nueva disensión con Alfonso Vi provocó su definitivo destierro de Castilla, acusado de traición por el rey. Rodrigo Díaz de Vivar decidió regresar al oriente peninsular, se convirtió en protector de al-Qadir y derrotó una vez más a Berenguer Ramón II en Tévar (1090).

Muerto su protegido, El Cid Campeador decidió actuar en interés propio, y en julio de 1093 puso sitio a Valencia, aprovechando el conflicto interno entre partidarios y opuestos a librar la ciudad a los almorávides. El 15 de junio de 1094, el Cid entró en Valencia y organizó una taifa cristiana que tuvo una vida efímera tras su muerte, acaecida el 10 de julio de 1099. Doña Jimena, su viuda y sucesora, consiguió defender la ciudad con la ayuda del conde Ramón Berenguer Iii de Barcelona (que se había casado con su hija María en 1098), hasta que en el año 1101 Valencia cayó en poder de los almorávides.

Colabora para ampliar la biografía de El Cid Campeador

¿Qué te ha parecido la existencia de El Cid Campeador? ¿Has encontrado la información que suponías que ibas a hallar?

Evidentemente descubrir en lo más recóndito a El Cid Campeador es algo que se reserva a pocas personas, y que tratar de reconstruir quién y cómo fue la vida de El Cid Campeador es una especie de puzzleque con bastante probabilidad lleguemos a rehacer si cooperamos juntos.

Debido a esto, si eres de las personas que confían en que de forma cooperativa es posible crear algo mejor, y detentas información en relación con la vida de El Cid Campeador, o en relación con algún aspecto de su persona u obra que no se contemple en esta biografía, te pedimos que nos lo hagas llegar.

Las sutilezas y las peculiaridades que ocupan nuestras vidas son en todos los casos fundamentales, ya que perfilan la diversidad, y en el tema de la vida de un ser como El Cid Campeador, que tuvo su significación en una época concreta, es vital procurar ofrecer una visión de su persona, vida y personalidad lo más precisa posible.

No lo dudes y contacta con nosotros para relatarnos qué sabes tú con respecto a El Cid Campeador. Estaremos muy contentos de perfeccionar esta biografía con más información.