Biografía de Dinastía Alauita

Comprender lo bueno y lo malo de las personas destacadas como Dinastía Alauita, personas que hacen girar y evolucionar al mundo, es una cosa básica para que podamos apreciar no sólo la existencia de Dinastía Alauita, sino la de toda aquellas gentes que fueron inspiradas por Dinastía Alauita, gentes a quienes de un modo u otro Dinastía Alauita influenció, y ciertamente, entender y comprender cómo fue vivir en el periodo histórico y la sociedad en la que vivió Dinastía Alauita.

Vida y Biografía de Dinastía Alauita

Familia reinante de Marruecos. Eran los cherifes de Tafilete, que se suponían descendientes del yerno de Mahoma, Alí. Poniendo fin al caos reinante durante los últimos cincuenta años de la dinastía saadiana, Muley Rachid se apoderó de Fez y se proclamó sultán en 1660; en diez años los alauitas se apoderaron del resto de Marruecos, aunque en realidad su autoridad directa se limitaba al territorio conocido como Bled el-Maghzen, quedando unos dos tercios del país, el Bled el-Siba, en manos de tribus no sometidas.

De los primeros sultanes cabe destacar a Muley Ismail (1677-1712), organizador del reino; Mohammed ben Andallah (1757-90), que lo abrió al comercio europeo; Muley Suleimán (1792-1822), bajo cuyo reinado culminó la influencia británica en la zona; y Muley Abd el-Rahmán (1822-59), que luchó sin éxito contra la penetración colonial francesa y española en el norte de África.

Muley Abd el-Aziz Ibn el-Hassán (1894-1908) marca la decadencia de la dinastía por su mala administración y por permitir que Marruecos se convirtiera en campo de batalla entre las aspiraciones imperialistas de las grandes potencias. La exaltación de los movimientos xenófobos fue utilizada como pretexto por Francia para una primera ocupación parcial en 1900-1903. En 1904, Francia, Gran Bretaña y España pactaron abiertamente el reparto colonial del país; pero Alemania, que hasta entonces no había demostrado interés por Marruecos, lo utilizó como pretexto para intentar el aislamiento diplomático de Francia: en 1905 el emperador Guillermo II desembarcó en Tánger, proclamó que su país estaba dispuesto a defender la independencia del sultán y reclamó la reunión de una conferencia internacional para solucionar el conflicto.

La Conferencia de Algeciras (1906) solucionó temporalmente el contencioso, limitando las aspiraciones coloniales de Francia y estableciendo sobre Marruecos un control internacional; en los años siguientes, sin embargo, no cesarían las tensiones entre las potencias y sus intromisiones en Marruecos. La toma de Udjda por los franceses precipitó una revuelta tradicionalista encabezada por el hermano del sultán, Hafiz, quien se hizo proclamar sultán en Marraquesh en 1907; protegido por los franceses, Abd el-Aziz resistió hasta 1908, retirándose luego a Tánger hasta su muerte en 1943.

Muley Hafiz (1908-12) también hubo de solicitar más tarde la ayuda de Francia para sofocar la revuelta de Bu Hamara (1909); la intervención de tropas francesas en Fez y en Mequinez fue interpretada por Alemania como una ruptura del pacto de equilibrio, a la que respondió con el envío de una cañonera a Agadir (1911). El «incidente de Agadir» se solucionó compensando a Alemania con territorios en el Congo, a cambio de que permitiera a Francia apoderarse de Marruecos. Por presiones de Gran Bretaña, que prefería impedir el control francés sobre el estrecho de Gibraltar, se desgajó de Marruecos la zona del Rif, en el norte, concedida como protectorado a España (además del enclave de Ifni, en el sur); sobre el resto de Marruecos se constituyó, ya oficialmente, un protectorado francés (1912).

El gobernador francés, Lyautey, hizo abdicar a Hafiz en favor de su hermano Yusuf; vivió exiliado en Francia hasta su muerte en 1937. Muley Yusuf (1912-27), si bien reconocido como sultán, fue privado de toda autoridad, en beneficio de las autoridades coloniales francesas y españolas. El poder efectivo sólo volvería a los alauitas con la independencia de Marruecos, lograda bajo el sultán Mohammed V (1927-61), padre del rey actual, Hassán II (1961-1999).

Colabora para ampliar la biografía de Dinastía Alauita

¿Qué juicio te merece la existencia de Dinastía Alauita? ¿Has encontrado todo aquello que pensabas que ibas a encontrar?

Es cierto que descubrir en lo más recóndito a Dinastía Alauita es algo que está reservado a pocas personas, y que intentar reconstruir la persona que fue y el modo en que vivió la vida de Dinastía Alauita es una especie de rompecabezasque a lo mejor consigamos reconstruir si cooperamos todos juntos.

Por ese motivo, si eres de las personas que confían en que de modo colaborativo existen posibilidades de elaborar algo mejor, y tienes información sobre la vida de Dinastía Alauita, o acerca de algún faceta de su personalidad u obra que no hayamos contemplado en esta biografía, te pedimos que nos lo hagas llegar.

Las sutilezas y las peculiaridades que llenan nuestras vidas son siempre imprescindibles, ya que marcan la diferencia, y en la ocasión de la vida de alguien como Dinastía Alauita, que tuvo su trascendencia en una época determinada, es imprescindible tratar de mostrar una perspectiva de su persona, vida y personalidad lo más rigurosa posible.

Sin titubeos, contacta con nosotros para narrarnos qué conocimientos posees con respecto a Dinastía Alauita. Estaremos muy contentos de poder completar esta biografía con más información.

Biografías relacionadas