Biografía de Choldwig Hohenlohe

La historia de la civilización la escriben los hombres y mujeres quea lo largo de los siglos, gracias a su forma de actuar, sus ideales, sus hallazgos o su arte; han originado queel género humano, de una forma u otra,progrese.

Ya sea inspirando a otras personas o siendo una pieza esencial de la acción. Choldwig Hohenlohe es una de las personas cuya vida, indudablemente, merece nuestra consideración por el nivel de influencia que tuvo en la historia.Comprender la existencia de Choldwig Hohenlohe es conocer más sobre etapa determinada de la historia del ser humano.

Si has llegado hasta aquí es porque tienes conocimiento de la relevancia que tuvo Choldwig Hohenlohe en la historia. El modo en que vivió y las cosas que hizo durante el tiempo que estuvo en este mundo fue decisivo no sólo para las personas que trataron a Choldwig Hohenlohe, sino que a caso legó una señal mucho más profunda de lo que podamosimaginar en la vida de personas que tal vez nunca conocieron ni conocerán ya jamás a Choldwig Hohenlohe en persona.Choldwig Hohenlohe fue una persona que, por alguna razón, merece no ser olvidado, y que para bien o para mal, su nombre nunca debe borrarse de la historia.

Conocer lo bueno y lo malo de las personas significativas como Choldwig Hohenlohe, personas que hacen rotar y transformarse al mundo, es algo esencial para que seamos capaces de valorar no sólo la vida de Choldwig Hohenlohe, sino la de todos aquellos y aquellas que fueron inspiradas por Choldwig Hohenlohe, personas a quienes de de una u otra forma Choldwig Hohenlohe influenció, y ciertamente, comprender y entender cómo fue vivir en la época y la sociedad en la que vivió Choldwig Hohenlohe.

Vida y Biografía de Choldwig Hohenlohe

(Chlodwig Hohenlohe, príncipe de Hohenlohe-Schillingsfürst; Rotenburg, 1819 - Ragaz, 1901) Estadista alemán. Desde muy joven mostró sus simpatías por la causa prusiana. En 1866, tras la victoria prusiana en Sadowa, dentro de la Guerra de las Siete Semanas, fue nombrado primer ministro de Baviera y ministro de Asuntos Exteriores, gracias al apoyo de su amigo Wagner.

En el desempeño de estos cargos, hasta 1870, trató de conseguir la unidad alemana en beneficio de Prusia. En 1870 se vio obligado a dimitir a causa de la presión ejercida por el partido clerical y los nacionalistas bávaros, contrarios a su política. En 1871 protagonizó la entrada de Baviera en el Reich alemán, al tiempo que era nombrado vicepresidente del Reichstag. Durante el Kulturkampf introdujo una ley contra el uso del púlpito de las iglesias como plataforma política y colaboró en la expulsión de la orden de los jesuitas.

Desde 1874 hasta 1885 desempeñó el cargo de embajador de Alemania en Francia, donde ejerció un papel moderador en el conflicto suscitado entre Francia y Alemania en 1875. A partir de 1885 desempeñó el cargo de Statthalter en Alsacia-Lorena, desde donde se opuso duramente al régimen de anexión, tratando de resucitar los sentimientos autonomistas de esta provincia; en 1887, empujado por Bismarck, llevó a cabo una dura represión que le granjeó la enemistad de amplios sectores de la población.

En 1894 fue nombrado por el emperador Guillermo II canciller de Alemania, en sustitución de Caprivi. Como tal, se esforzó por suavizar el malestar que la personalidad del emperador ocasionaba en la población. Estuvo muy influido por personajes de la talla de Holstein, Johannes von Miquel, Alfred Von Tirpitz, Adolf Marschall von Bieberstein, y Bernhard Von Bülow. Puso en práctica una política moderada y destacó como un gran administrador. Sus ideas liberales chocaban con la personalidad del emperador, lo que provocaba continuos conflictos entre ambos; pese a ello, aumentó el potencial militar del imperio a través de su programa naval, aprobado en 1898, y mantuvo la expansión alemana en China.

Desde 1897, a medida que crecía el poder de Bülow, la influencia de Hohenlohe prácticamente desapareció, sobre todo por el aumento de los problemas internacionales a los cuales no pudo hacer frente. Dimitió en 1900, a los 81 años de edad, y fue sustituido por von Bülow. Sus Memorias aparecieron póstumamente, en 1906. Las revelaciones políticas que contenían provocaron la ira del emperador, así como un enorme escándalo entre la clase política alemana.

Colabora para ampliar la biografía de Choldwig Hohenlohe

¿Qué opinas de la vida de Choldwig Hohenlohe? ¿Has podido leer toda aquella información que deseabas encontrar?

Es cierto que descubrir en lo más recóndito a Choldwig Hohenlohe es algo que está reservado a muy pocas personas, y que intentar reconstruir quién fue y cómo fue la vida de Choldwig Hohenlohe es una suerte de puzzleque a lo mejor podamos reconstruir si cooperamos todos a la vez.

Por eso, si eres de aquellos que confían en que de forma colaborativa existen posibilidades de hacer algo mejor, y detentas información con respecto a la biografía de Choldwig Hohenlohe, o en relación con algún peculiaridad de su persona u obra que no se observe en esta biografía, te solicitamos que nos lo envíes.

Las sutilezas y las peculiaridades que llenan nuestras vidas son siempre importantes, ya que marcan la diferencia, y en el tema de la vida de un ser como Choldwig Hohenlohe, que detentó su relevancia en una época concreta, es fundamental tratar de ofrecer un panorama de su persona, vida y personalidad lo más precisa posible.

Sin dudarlo, contacta con nosotros para relatarnos qué sabes acerca de Choldwig Hohenlohe. Estaremos complacidos de poder completar esta biografía con más información.