Biografía de Casto Méndez Núñez

Ya sea inspirando a otras personas o siendo una pieza esencial de la acción. Casto Méndez Núñez es una de las personas cuya vida, indudablemente, merece nuestro interés por el nivel de influencia que tuvo en la historia.Conocer la vida de Casto Méndez Núñez es conocer más acerca de época determinada de la historia del género humano.

Si has llegado hasta aquí es porque eres sabedor de la trascendencia que atesoró Casto Méndez Núñez en la historia. La forma en que vivió y las cosas que hizo en el tiempo en que estuvo en el mundo fue determinante no sólo para las personas que frecuentaron a Casto Méndez Núñez, sino que posiblemente produjo una huella mucho más insondable de lo que logremosimaginar en la vida de personas que tal vez nunca conocieron ni conocerán ya jamás a Casto Méndez Núñez de modo personal.Casto Méndez Núñez fue una persona que, por alguna causa, merece ser recordado, y que para bien o para mal, su nombre jamás debe borrarse de la historia.

Conocer lo bueno y lo malo de las personas relevantes como Casto Méndez Núñez, personas que hacen rodar y cambiar al mundo, es una cosa fundamental para que podamos apreciar no sólo la existencia de Casto Méndez Núñez, sino la de todos aquellos y aquellas que fueron inspiradas por Casto Méndez Núñez, personas a quienes de de una forma u otra Casto Méndez Núñez influyó, y indudablemente, comprender y entender cómo fue vivir en el periodo histórico y la sociedad en la que vivió Casto Méndez Núñez.

Vida y Biografía de Casto Méndez Núñez

(Vigo, 1824 - id., 1869) Marino español. Luchó contra los piratas en Filipinas (1857-1862). Durante la guerra del Pacífico, entre Perú y Chile por un lado y España por el otro (1866), dirigió la escuadra española y bombardeó la ciudad de Valparaíso; a continuación atacó las fortificaciones del puerto de El Callao (2 de mayo de 1866), acción que le valió el ascenso a teniente general (1867).

Casto Méndez Núñez pertenecía a una distinguida familia gallega con antigua y acusada tradición militar. Iniciado desde muy joven en la Marina, a los dieciséis años era guardiamarina y a los diecisiete iniciaba en el Nervión su carrera profesional. En 1842, a raíz de los méritos mostrados en un viaje a Fernando Poo, fue promovido a alférez de navío, debiendo dispensarle la edad para tal ascenso. Posteriormente fue destinado al vapor Isabel II y al Volador, en el que ejerció como instructor de guardiamarinas. Tomó parte en la expedición enviada en auxilio del papa Pío Ix en 1848.

Ya como teniente de navío (1850), mandó en sucesivos viajes la corbeta Berenguela y la urca Niña (1851-1852). Desde 1855, y por dos años, fue auxiliar de secretaría del Ministerio de Marina. Vuelto al mar, tuvo una notoria actuación en las luchas contra los piratas de Filipinas (1857-1862), destacando en una célebre acción en Mindanao, al hacer posible la victoria de las armas españolas con una audaz maniobra consistente en embarrancar su buque en el fango y entrar por una tronera al fuerte enemigo; esa acción motivaría su ascenso a capitán en 1862.

Mandó como comandante el vapor Isabel II (1862-1864), la fragata Princesa de Asturias y la fragata blindada Numancia (1864), que debía dirigirse al Pacífico, donde se habían desencadenado los incidentes que desembocarían en la llamada guerra del Pacífico (1864-1871). El arriesgado pero exitoso viaje hasta éste por el estrecho de Magallanes con un barco de esas características le valió el ascenso a brigadier de la Armada en 1865.

Al suicidarse el almirante Pareja (1865), Méndez Núñez hubo de tomar el mando de las fuerzas navales en el Pacífico, justo en el momento en que Perú declaraba la guerra a España y Chile se negaba a satisfacer las demandas españolas. Tras dirigir el combate de Abtao, el ministro de Marina, Bermúdez de Castro, le instó a actuar contundentemente, y Méndez Núñez le respondió con el famoso despacho del 24 de marzo de 1866 donde se declaraba dispuesto a correr todos los riesgos, porque “más vale honra sin barcos que barcos sin honra”, frase que habría de tener un trágico epilogo en 1898.

De este modo, presentó un ultimátum al gobierno chileno, y bombardeó Valparaíso con dos fragatas el 31 de marzo de 1866, al expirar el término del mismo. Ante las críticas despertadas por tal acción contra una ciudad casi indefensa, buscó reivindicarse con el ataque a el puerto de Lima, El Callao, formidablemente defendido, siendo jefe de una escuadra compuesta por las fragatas Almansa, Berenguela, Blanca, Resolución, Vencedora y Villa de Madrid, además de la Numancia. El bombardeo, en el que fue herido por una granada y hubo doscientas bajas, tuvo lugar el 2 de mayo y fue considerado en España todo un éxito, que convirtió a Méndez Núñez en un héroe nacional.

Vuelto a España, Méndez Núñez ascendió primero a jefe de escuadra y poco después (1867) a teniente general (grado que rechazó alegando no considerarse merecedor de él), y fue elevado a vicepresidente del Almirantazgo. Recibió múltiples condecoraciones, fue nombrado hijo adoptivo por varias ciudades y elegido diputado a Cortes por La Coruña, e incluso se pensó en él para ocupar el trono en 1869 tras la Revolución de 1868, que había depuesto a Isabel II. Méndez Núñez rechazó la oferta y murió el 21 de agosto de ese año, según los médicos por las heridas recibidas en El Callao, aunque no faltó el rumor de que había sido asesinado. En 1883 sus restos fueron trasladados de Vigo a San Fernando (Cádiz) para que reposaran en el Panteón de Marinos Ilustres.

Colabora para ampliar la biografía de Casto Méndez Núñez

¿Qué te ha parecido la crónica de la vida de Casto Méndez Núñez? ¿Has encontrado todo aquello que esperabas hallar?

Sin duda llegar a comprender a Casto Méndez Núñez es algo que está reservado a pocas personas, y que pretender recomponer la persona que fue y el modo en que vivió la vida de Casto Méndez Núñez es una especie de puzzleque posiblemente lleguemos a reconstruir si contribuimos juntos.

Por ese motivo, si eres de esas personas que creen en que cooperando es posible hacer algo mejor, y detentas información sobre la vida de Casto Méndez Núñez, o con respecto a algún aspecto de su figura u creación que no se contemple en esta biografía, te pedimos que nos lo hagas llegar.

Los matices y las sutilezas que llenan nuestras vidas son siempre importantes, ya que marcan la diferencia, y en el caso de la vida de un ser como Casto Méndez Núñez, que tuvo su importancia en un momento concreto de la historia, es fundamental intentar brindar una perspectiva de su persona, vida y personalidad lo más precisa posible.

Sin dudarlo, contacta con nosotros para referirnos qué conoces en relación con Casto Méndez Núñez. Estaremos complacidos de perfilar esta biografía con más información.