Biografía de Antonio Pérez

La historia de las civilizaciones la narran aquellas mujeres y hombres queen el transcurrir de los siglos, gracias a sus obras, sus pensamientos, sus creaciones o su talento; han ocasionado queel mundo, de una forma u otra,progrese.

Si has llegado hasta aquí es porque tienes conocimiento de la trascendencia que detentó Antonio Pérez en la historia. El modo en que vivió y lo que hizo en el tiempo en que permaneció en la tierra fue decisivo no sólo para quienes frecuentaron a Antonio Pérez, sino que posiblemente dejó una señal mucho más vasta de lo que logremosconcebir en la vida de personas que tal vez jamás conocieron ni conocerán ya nunca a Antonio Pérez de forma personal.Antonio Pérez ha sido uno de esos seres humanos que, por alguna razón, merece ser recordado, y que para bien o para mal, su nombre nunca debe borrarse de la historia.

Conocer las luces y las sombras de las personas destacadas como Antonio Pérez, personas que hacen girar y evolucionar al mundo, es algo fundamental para que seamos capaces de valorar no sólo la existencia de Antonio Pérez, sino la de todos aquellos y aquellas que fueron inspiradas por Antonio Pérez, gentes a quienes de de una u otra forma Antonio Pérez influenció, y sin duda, comprender y entender cómo fue el hecho de vivir en la época y la sociedad en la que vivió Antonio Pérez.

Las biografías y las vidas de personas que, como Antonio Pérez, atraen nuestra curiosidad, tienen que valernos en todo momento como punto de referencia y reflexión para conferir un marco y un contexto a otra sociedad y otra época de la historia que no son las nuestras. Tratar de comprender la biografía de Antonio Pérez, el motivo por el cual Antonio Pérez vivió del modo en que lo hizo y actuó de la forma en que lo hizo a lo largo de su vida, es algo que nos ayudará por un lado a entender mejor el alma del ser humano, y por el otro, la manera en que se mueve, de forma inevitable, la historia.

Vida y Biografía de Antonio Pérez

Secretario de Felipe II de España (Madrid, 1540 - París, 1611). Era hijo ilegítimo y sacrílego de Gonzalo Pérez, un clérigo secretario de Carlos V y de Felipe II en sus primeros años de reinado. Protegido por Ruy Gómez de Silva, príncipe de Éboli, Antonio Pérez se educó en las universidades de Alcalá, Lovaina, Salamanca y Padua. Al morir su padre en 1556 pasó a ocuparse de la secretaría real interinamente, recibiendo confirmación oficial de su cargo en 1567.

En las luchas políticas de la corte destacó como un gran intrigante alineado con la facción de su protector, el príncipe de Éboli, contra el Duque De Alba y contra don Juan de Austria. Y acabó asesinando al secretario de Juan de Austria, Juan de Escobedo, en posible connivencia con Felipe II (1578). Este crimen sería utilizado por Felipe II contra Antonio Pérez cuando descubrió que su secretario le espiaba para el papa, acusación que no podía hacer directamente por ser la Monarquía Hispana y el Papado dos potencias amigas en teoría.

En 1579 Antonio Pérez fue detenido -al tiempo que su amante, la princesa de Éboli- y sustituido cerca del rey por el cardenal Granvela (aunque Pérez siguió desempeñando la Secretaría hasta 1584). Se le acusó inicialmente de corrupción, cargo del que había abundantes pruebas; y diez años después se le acusó además de asesinato, sometiéndole a tormento como requería el proceso judicial en la época.

Después de once años en la cárcel, Pérez consiguió huir disfrazado de Madrid y refugiarse en Aragón, en donde se acogió a la protección del derecho foral alegando ser hijo de un natural de aquel reino (1590). Su causa quedó así unida a la defensa de las libertades aragonesas frente a la Corona. El rey hizo entonces que le acusara de herejía la Inquisición, única institución con jurisdicción en toda España; pero la Inquisición fracasó en el intento de hacerse con el reo, ante la agitación de las masas populares (comenzaban así las alteraciones de Aragón).

Dispuesto a imponer su autoridad, Felipe II envió un ejército a Zaragoza, que tampoco consiguió prender a Pérez, el cual había huido a Francia con ayuda del justicia mayor de Aragón, Juan De Lanuza. Mientras las autoridades forales aragonesas se levantaban en armas contra el rey por lo que entendían una violación de sus fueros, Antonio Pérez era acogido calurosamente en la corte francesa. Fue juzgado y condenado en su ausencia por la Inquisición, que confiscó sus bienes y quemó públicamente una estatua de él.

Durante años asesoró tanto a Enrique Iv de Francia como a Isabel I De Inglaterra en sus acciones militares contra Felipe II. Se dedicó también a publicar escritos contra el rey, que suministraron gran parte del material con el que se tejió la leyenda negra contra la Monarquía Hispana. Desde la muerte de Felipe II perdió interés político y, pobre y marginado, murió en el exilio sin haber conseguido el perdón de la Monarquía.

Colabora para ampliar la biografía de Antonio Pérez

¿Qué opinas de la crónica de la vida de Antonio Pérez? ¿Hallaste la información que deseabas encontrar?

Evidentemente conocer profundamente a Antonio Pérez es algo que está reservado a un grupo limitado de personas, y que tratar de reconstruir la persona que fue y el modo en que vivió la vida de Antonio Pérez es una especie de rompecabezasque a lo mejor podamos reconstruir si contribuimos todos juntos.

Por eso, si eres de esas personas que confían en que cooperando es posible hacer algo mejor, y posees información acerca de la vida de Antonio Pérez, o con respecto a algún elemento de su figura u obra que no hayamos observado en esta biografía, te pedimos que nos lo envíes.

Las sutilezas y las peculiaridades que ocupan nuestras vidas son en todos los casos esenciales, ya que perfilan la diversidad, y en el caso de la vida de alguien como Antonio Pérez, que poseyó su trascendencia en un momento histórico concreto, es indispensable procurar mostrar un aspecto de su persona, vida y personalidad lo más exacta posible.

contacta con nosotros para relatarnos qué sabes tú sobre Antonio Pérez. Estaremos muy contentos de completar esta biografía con más información.