Biografía de Andrea Pozzo

La historia de las civilizaciones está escrita por aquellos hombres y mujeres quea lo largo de los siglos, gracias a sus obras, sus pensamientos, sus creaciones o su talento; han ocasionado quela humanidad, de una forma u otra,prospere.

Si has llegado hasta aquí es porque tienes conocimiento de la trascendencia que detentó Andrea Pozzo en la historia. La manera en que vivió y lo que hizo mientras permaneció en este mundo fue decisivo no sólo para las personas que trataron a Andrea Pozzo, sino que tal vez dejó una señal mucho más vasta de lo que logremossospechar en la vida de gente que tal vez nunca conocieron ni conocerán ya jamás a Andrea Pozzo de modo personal.Andrea Pozzo ha sido uno de esos seres humanos que, por algún motivo, merece no ser olvidado, y que para bien o para mal, su nombre nunca debe borrarse de la historia.

Las biografías y las vidas de personas que, como Andrea Pozzo, atraen nuestra curiosidad, tienen que valernos siempre como referencia y reflexión para proponer un marco y un contexto a otra sociedad y otra etapa de la historia que no son las nuestras. Intentar comprender la biografía de Andrea Pozzo, porqué Andrea Pozzo vivió de la forma en que lo hizo y actuó de la forma en que lo hizo en su vida, es algo que nos impulsará por un lado a comprender mejor el alma del ser humano, y por el otro, la manera en que se mueve, de forma inevitable, la historia.

Vida y Biografía de Andrea Pozzo

(Andrea Pozzo, llamado el padre Pozzo; Trento, 1642 - Viena, 1709) Pintor y arquitecto italiano. Fue uno de los más brillantes representantes del arte de las arquitecturas fingidas en el barroco. Pintó la bóveda de la iglesia de San Ignacio en Roma (1685-1694), de efectos ópticos particularmente sorprendentes. Desde 1702 trabajó en Viena decorando la iglesia de los Jesuitas, orden a la que pertenecía, y el palacio de Liechtenstein. Escribió el tratado Perspectiva de pintores y arquitectos (1693).

Desde muy joven se apasionó por la pintura y por la arquitectura; tras unos años de práctica, bajo la influencia de los maestros lombardos y venecianos, logró gran habilidad en el dibujo y el colorido. A los veintitrés años manifestó deseos de entrar en la orden de los Jesuitas. Se hizo hermano de la Compañía en Milán en 1665. Pudo, con todo, continuar ejerciendo su afición pictórica en las iglesias de la Orden.

En 1679 se encontraba en Mondovi, adonde fue llamado para pintar los frescos de la iglesia de los jesuitas. Esta obra le dio a conocer como creador de extravagantes perspectivas y de ricas decoraciones que guardan relación con el gusto pomposo y recargado del siglo. Exuberante y cordial por temperamento, Andrea Pozzo ponía gran fantasía en sus obras.

La fama de éstas llegó a Roma, adonde le llamó, en 1681, el padre Oliva para que continuara pintando frescos en importantes templos. Permaneció en Roma durante muchos años y allí desarrolló un intenso trabajo, volviendo a aquella ciudad después de algunas estancias en otras ciudades italianas como Arezzo, Módena, Ascoli y Génova, donde dejó muestras de su especial habilidad en la perspectiva. Su más vasta obra ha quedado en la iglesia de San Ignacio de Roma, en cuya bóveda pintó la Apoteosis de San Ignacio, fresco en que exaltó la labor evangelizadora de San Ignacio de Loyola, San Francisco Javier, San Luis Gonzaga, San Francisco de Borja y otras figuras de la Compañía de Jesús.

La fama de su talento traspasó las fronteras y le fueron encargados proyectos para países extranjeros. A los sesenta años aceptó la invitación del emperador Leopoldo I de Austria para que fuera a Viena; allí decoró el Palacio Liechtenstein. Murió siete años después de su llegada a Austria, y fue honrado dignamente por aquella corte.

Andrea Pozzo había dedicado al emperador Leopoldo I de Austria su tratado de Perspectiva de pintores y arquitectos, publicado en parte en 1693 y en parte en 1698. El tratado consta de más de doscientas láminas finamente grabadas, con texto explicativo al lado, y que enseñan prácticamente a dibujar con perspectiva, desde varios puntos de vista, elementos arquitectónicos y edificios, desde los más simples y esquemáticos a los más difíciles y complejos.

La primera parte de la obra explica los fundamentos de la perspectiva, y muestra el sistema de representar según sus reglas los elementos de los distintos órdenes clásicos, las partes de las construcciones, los aparatos arquitectónicos para las solemnidades religiosas, teatros, cúpulas y sofitos. La segunda parte aplica un método más expeditivo, usado por el autor para la representación en perspectiva de arcos, teatros, cúpulas, altares, escalinatas, iglesias circulares y longitudinales, colegios, fortificaciones y demás.

El libro, que termina con una breve instrucción sobre la técnica del fresco, es, en su estructura de "Gradus ad Parnassum", para el especial uso de los decoradores de frescos, un característico documento de la fantasía arquitectónica barrocamente caprichosa de Pozzo (que había de encontrar más tarde la severa condena de los críticos neoclásicos) y sobre todo de su excepcional virtuosismo de la perspectiva. Fruto de la edad madura del autor, que en las aéreas pinturas de la iglesia de San Ignacio de Roma llegó a uno de los puntos más altos de la pintura decorativa e ilusionista del siglo XVII, esta obra fue de gran utilidad a los pintores de perspectiva y "cuadraturistas" del siglo XVIII, y tuvo rápida fama en Europa, según demuestran sus numerosas ediciones, incluso en alemán e inglés.

Colabora para ampliar la biografía de Andrea Pozzo

¿Qué piensas de la biografía de Andrea Pozzo? ¿Hallaste la información que suponías que ibas a hallar?

Es cierto que conocer profundamente a Andrea Pozzo es algo que se reserva a un grupo limitado de personas, y que tratar de recomponer quién y cómo fue la vida de Andrea Pozzo es una especie de rompecabezasque probablemente logremos reconstruir si cooperamos juntos.

Por eso, si eres del tipo de personas que creen en que de forma colaborativa existen posibilidades de crear algo mejor, y tienes información con respecto a la existencia de Andrea Pozzo, o sobre algún característica de su figura u creación que no se observe en esta biografía, te solicitamos que nos lo envíes.

Los matices y las sutilezas que ocupan nuestras vidas son decididamente determinantes, ya que marcan la diferencia, y en el tema de la vida de un ser como Andrea Pozzo, que poseyó su relevancia en un momento concreto de la historia, es esencia tratar de brindar un panorama de su persona, vida y personalidad lo más exacta posible.

Sin dudarlo, contacta con nosotros para referirnos qué conocimientos posees en relación con Andrea Pozzo. Estaremos encantados de completar esta biografía con más información.