Biografía de Alfred Hitchcock

La historia del mundo la escriben los hombres y mujeres quea lo largo del tiempo, gracias a su proceder, sus ideas, sus innovaciones o su ingenio; han originado quela sociedad, de un modo u otro,prospere.

Si has llegado hasta aquí es porque tienes consciencia de la importancia que tuvo Alfred Hitchcock en la historia. Cómo vivió y lo que hizo en el tiempo en que permaneció en el mundo fue determinante no sólo para las personas que conocieron a Alfred Hitchcock, sino que a caso legó una señal mucho más vasta de lo que podamossospechar en la vida de gente que tal vez nunca conocieron ni conocerán ya nunca a Alfred Hitchcock personalmente.Alfred Hitchcock ha sido una de esas personas que, por alguna razón, merece ser recordado, y que para bien o para mal, su nombre jamás debe borrarse de la historia.

Vida y Biografía de Alfred Hitchcock

(Londres, 1899 - Hollywood, 1980) Director de cine británico nacionalizado estadounidense. Hijo de un carnicero, cursó estudios en el Colegio de San Ignacio y, posteriormente, en la Universidad de Londres, donde estudió ingeniería. En 1920 empezó a trabajar en la industria cinematográfica, primero como publicista para la Paramount y pronto como guionista y ayudante de dirección. En 1925 se trasladó a Alemania, donde tuvo la oportunidad de trabajar como ayudante de dirección en los estudios UFA y entrar en contacto con el expresionismo alemán, un género del que siempre se consideró deudor.

Tras regresar al Reino Unido, en 1929 rodó Blackmail, filme que se convirtió en el primer éxito del cine sonoro inglés; títulos como El hombre que sabía demasiado (1934) o 39 escalones (1935), de bien trabada trama policíaca, atrajeron la atención de David O. Selznick, quien lo contató en 1940 para trabajar en Hollywood.

Su primer filme allí, Rebeca (1940), adaptación de una novela de Daphne Du Maurier protagonizada por Laurence Olivier y Joan Fontaine, fue un éxito rotundo tanto de crítica como de público. A partir de este momento y durante las tres décadas siguientes, Hitchcock dirigió películas en Hollywood a razón de una por año, reservándose en todas ellas una breve aparición (cameo), siempre sin diálogo. Sus argumentos giraron a menudo alrededor de tramas policíacas o de espionaje, siempre con un dominio absoluto del suspense.

Si, por un lado, el tipo de argumento explica el éxito comercial de sus películas, por otro, y de acuerdo con la célebre «teoría de McGuffin», del propio Hitchcock, este suspense sirve sólo como un señuelo para captar la atención del espectador, mientras que en otro plano el filme remite a más ambiciosos contenidos: unas veces, psicológicos, como en Marnie la ladrona (1964), donde una cleptómana traumática se redime por el amor; otras, religiosos, como en Yo confieso (1953), con un soberbio Montgomery Clift en el papel del sacerdote; o incluso, en ocasiones, metafísicos, como en Los pájaros (1963), cuyo simbolismo ha dado pie a múltiples interpretaciones. Sobre la relación del director con el psicoanálisis, manifiesta y bien lograda en unas películas (De entre los muertos, 1958), se ha considerado en exceso reduccionista en otras (así se ha afirmado respecto a Recuerda, 1945, con Ingrid Bergman psicoanalizando a Gregory Peck), y en general los críticos han sobreinterpretado sus filmes en este sentido.

El virtuosismo de Alfred Hitchcock se hace también evidente en el manejo de la cámara, de gran inventiva y audacia, y en el montaje, extremadamente fragmentado y estudiado en ocasiones, como en la conocidísima escena del asesinato en la ducha de Psicosis (1960), tal vez su película más célebre, cuyo rodaje costó casi una semana entera y en la cual se agolpan multitud de secuencias en brevísimo tiempo.

Cierta leyenda negra de Hollywood afirma que en su relación con los actores era áspero y despótico, y también fue muy criticada su fijación con respecto a las mujeres rubias de aspecto más o menos asexuado, modelo de la mayoría de sus protagonistas femeninas, y a las que perseguía en ocasiones durante el rodaje, como sucedió con Kim Novak.

A partir de 1948 se convirtió en su propio productor, y desde los inicios de la década de 1950 pudo contar con elevados presupuestos y con los mejores actores y actrices de Hollywood, alcanzada ya la fama internacional. Más tarde quiso recrudecer los argumentos y dotarlos de mayores dosis de suspense, aunque hubo ciertas excepciones, como fueron Cortina rasgada (1966) y Topaz (1969), de temática anticomunista, que no tuvieron tanto éxito. Todas las películas de Hitchcock llevan el sello particular de su estilo, cuya influencia ha llegado a muchos otros directores, entre ellos algunos miembros de la nouvelle vague, como François Truffaut y Jean-Luc Godard.

Colabora para ampliar la biografía de Alfred Hitchcock

¿Qué opinas de la biografía de Alfred Hitchcock? ¿Has encontrado todo aquello que pensabas que ibas a hallar?

Está claro que llegar a comprender a Alfred Hitchcock es algo que está reservado a pocas personas, y que tratar de reconstruir quién y cómo fue la vida de Alfred Hitchcock es una especie de rompecabezasque con toda probabilidad consigamos rehacer si colaboramos todos a la vez.

Debido a esto, si eres del tipo de personas que creen en que cooperando existen posibilidades de elaborar algo mejor, y tienes información acerca de la biografía de Alfred Hitchcock, o en relación con algún faceta de su figura u obra que no hayamos contemplado en esta biografía, te pedimos que nos lo envíes.

Las sutilezas y las peculiaridades que llenan nuestras vidas son en todos los casos esenciales, ya que marcan la diferencia, y en el caso de la vida de alguien como Alfred Hitchcock, que tuvo su significación en una época concreta, es imprescindible tratar de brindar un panorama de su persona, vida y personalidad lo más exacta posible.

contacta con nosotros para referirnos qué conocimientos tienes tú con respecto a Alfred Hitchcock. Estaremos complacidos de ultimar esta biografía con más información.