Biografía de Alfonso VII el Emperador

La historia de las civilizaciones está escrita por los hombres y mujeres quea lo largo de los siglos, gracias a su proceder, sus ideas, sus innovaciones o su ingenio; han originado queel género humano, de un modo u otro,prospere.

Si has llegado hasta aquí es porque tienes conocimiento de la importancia que tuvo Alfonso VII el Emperador en la historia. La manera en que vivió y aquello que hizo mientras permaneció en este mundo fue determinante no sólo para las personas que frecuentaron a Alfonso VII el Emperador , sino que tal vez dejó una huella mucho más vasta de lo que logremosconcebir en la vida de gente que tal vez jamás conocieron ni conocerán ya jamás a Alfonso VII el Emperador de modo personal.Alfonso VII el Emperador fue una persona que, por alguna causa, merece ser recordado, y que para bien o para mal, su nombre nunca debe borrarse de la historia.

Las biografías y las vidas de personas que, como Alfonso VII el Emperador , cautivan nuestra atención, tienen que ayudarnos en todo momento como referencia y reflexión para ofrendar un marco y un contexto a otra sociedad y otra etapa de la historia que no son las nuestras. Hacer un esfuerzo por comprender la biografía de Alfonso VII el Emperador , porqué Alfonso VII el Emperador vivió del modo en que lo hizo y actuó de la forma en que lo hizo durante su vida, es algo que nos impulsará por un lado a entender mejor el alma del ser humano, y por el otro, el modo en que avanza, de forma inevitable, la historia.

Vida y Biografía de Alfonso VII el Emperador

(Alfonso VII de León, llamado el Emperador; Caldas de Reis, 1106 - Fresneda, 1157) Rey de León y de Castilla, primero de la dinastía de Borgoña. Era hijo de doña Urraca (hija de Alfonso Vi, que reinó en Castilla entre 1109 y 1126) y de Raimundo De Borgoña. Su madre le reconoció como rey de Galicia en 1111. Y enseguida encabezó la resistencia de los castellanos contra las ambiciones de su padrastro, Alfonso I de Aragón: realizó varias campañas para recuperar los territorios que el rey de Aragón había retenido después de separarse de Urraca; las Paces de Támara (1127) evitaron el choque entre ambos y consolidaron a Alfonso VII en el trono castellano, al que había accedido un año antes.

No obstante, tuvo que hacer frente a varias rebeliones nobiliarias entre 1130 y 1133, fruto de la autonomía de la que habían gozado los nobles en el periodo de desorden que siguió a la muerte de Alfonso Vi. Tras la muerte sin sucesor de Alfonso I (1134), pretendió además el trono de Aragón y, aunque no lo consiguió, el intento le valió la adquisición de La Rioja, la posesión temporal de Zaragoza y el vasallaje del rey de Navarra, el conde de Barcelona y varios señores del sur de Francia.

Aprovechó esta situación para hacerse proclamar emperador (1135), expresando la pretensión leonesa de hegemonía peninsular y de exclusividad en la reconquista frente a los musulmanes. Dichas pretensiones no se lograron, pues el reinado de Alfonso VII contempló una cierta disgregación de la Corona castellano-leonesa: por un lado, se vio obligado a reconocer la independencia de Alfonso I Enríquez como rey de Portugal (1143); por otro, al enfrentarse los reinos de Navarra y Aragón, hubo de optar por apoyar a uno de ellos frente al otro, lo cual le puso en guerra con García V de Navarra y le obligó a firmar con Aragón el Tratado de Tudellén (1151), por el que reconocía a Ramón Berenguer Iv de Aragón el derecho a reconquistar Valencia, Denia y Murcia; roto ya el sueño imperial, al morir Alfonso repartió el reino entre sus hijos Sancho y Fernando, que reinarían como Sancho III de Castilla y Fernando Ii de León.

En cuanto a la Reconquista, Alfonso concibió un plan consistente en hostigar a las poblaciones hispano-musulmanas hasta que se rebelaran contra los almorávides, para situar en el poder a su aliado y vasallo Zafadola; a tal fin, realizó desde 1139 múltiples expediciones de saqueo y de ayuda a sublevaciones locales.

Pero la invasión de los almohades a partir de 1146 desbarató el plan, obligando a Alfonso [sánchez Portela] fortificar la frontera y a aliarse con el almorávide Ibn Ganiya para organizar la resistencia. Su empresa más espectacular fue una gran expedición en la que llegó hasta Córdoba (1144) y tomó Almería (1147); los almohades recuperaron este importante puerto en 1157 y Alfonso murió cuando regresaba de aquella batalla.

Colabora para ampliar la biografía de Alfonso VII el Emperador

¿Qué te ha parecido la vida de Alfonso VII el Emperador ? ¿Has podido leer toda aquella información que suponías que ibas a encontrar?

Está claro que conocer en profundidad a Alfonso VII el Emperador es algo que se reserva a muy pocas personas, y que tratar de recomponer quién y cómo fue la vida de Alfonso VII el Emperador es una suerte de puzzleque a lo mejor logremos rehacer si cooperamos conjuntamente.

Debido a esto, si eres del tipo de personas que confían en que colaborando se puede elaborar algo mejor, y tienes información con respecto a la vida de Alfonso VII el Emperador , o en relación con algún característica de su persona u obra que no hayamos observado en esta biografía, te pedimos que nos lo envíes.

Los matices y las sutilezas que llenan nuestras vidas son en todos los casos importantes, ya que perfilan la diversidad, y en el caso de la vida de alguien como Alfonso VII el Emperador , que tuvo su importancia en una época determinada, es esencia procurar brindar un panorama de su persona, vida y personalidad lo más rigurosa posible.

Sin titubeos, contacta con nosotros para narrarnos qué conocimientos tienes tú con respecto a Alfonso VII el Emperador . Estaremos encantados de completar esta biografía con más información.

Biografías relacionadas