Biografía de Alfonso V el Magnánimo

La historia del mundo la escriben las mujeres y hombres quea lo largo de los siglos, gracias a sus obras, sus pensamientos, sus creaciones o su talento; han originado queel género humano, de un modo u otro,prospere.

Si has llegado hasta aquí es porque sabes de la relevancia que tuvo Alfonso V el Magnánimo en la historia. La manera en que vivió y lo que hizo durante el tiempo que estuvo en el mundo fue decisivo no sólo para aquellas personas que frecuentaron a Alfonso V el Magnánimo, sino que posiblemente dejó una huella mucho más honda de lo que logremosfigurar en la vida de gente que tal vez nunca conocieron ni conocerán ya jamás a Alfonso V el Magnánimo de forma personal.Alfonso V el Magnánimo ha sido una persona que, por algún motivo, merece no ser olvidado, y que para bien o para mal, su nombre nunca debe borrarse de la historia.

Vida y Biografía de Alfonso V el Magnánimo

(Alfonso V de Aragón, llamado el Magnánimo; Medina del Campo, actual España, 1396 - Nápoles, 1458) Rey de Aragón (1416-1458). Alfonso V el Magnánimo reinó también en Valencia como Alfonso III, en Mallorca y en Sicilia como Alfonso I, y en Cerdeña como Alfonso Ii. Fue asimismo conde de Barcelona (Alfonso IV, 1416-1458) y rey de Nápoles tras lograr su conquista (Alfonso I, 1442-1458).

Hijo primogénito de Fernando I de Aragón y de Leonor De Alburquerque, se convirtió en heredero al trono de la Corona de Aragón cuando su padre fue proclamado rey, el 24 de junio de 1412, en el compromiso de Caspe, acuerdo que ponía fin al conflictivo interregno abierto en la Confederación catalanoaragonesa a la muerte del soberano Martín I El Humano sin sucesor directo (1410).

En 1415, el príncipe Alfonso casó con María De Castilla, su prima hermana, con quien no tendría hijos, y ese mismo año tuvo que asumir las tareas de gobierno a causa de la enfermedad de su padre, Fernando I de Aragón. En 1416, el prematuro fallecimiento del monarca le hizo ceñirse la corona, con tan sólo veinte años.

A pesar de la prudencia del joven soberano, en 1419 surgieron las primeras discrepancias con las cortes catalanas, que no sólo exigían la destitución de sus consejeros castellanos, sino que también se oponían, paradójicamente, al deseo de Alfonso V de Aragón de proseguir personalmente la secular expansión de Cataluña por el Mediterráneo, debido al previsible perjuicio que la ausencia real provocaría en los estados hispánicos de la Corona de Aragón. El rey, sin embargo, zarpó hacia Cerdeña y consolidó el dominio catalán sobre la isla (1420), pero hubo de renunciar a adueñarse de Córcega, dado el apoyo que la ciudad de Génova prestaba a los corsos (1421).

Esta decisión se adoptó ante la posibilidad de conquistar Nápoles, donde dos facciones nobiliarias se disputaban la sucesión de la reina Juana Ii. Así, en julio de 1421, Alfonso el Magnánimo venció a Luis de Anjou, pretendiente al trono napolitano, y a los genoveses, lo cual le permitió entrar en la ciudad italiana y convertirse en el ahijado de su soberana, aunque dos años más tarde una revuelta popular le obligó a replegarse a Cataluña.

Durante nueve años permaneció en sus reinos peninsulares, enzarzándose en una estéril guerra con el monarca castellano Juan II para defender los intereses políticos y económicos de sus hermanos, los infantes de Aragón, en Castilla. En mayo de 1432, Alfonso V partió definitivamente hacia Italia, para instalarse en Sicilia. A la muerte de Juana Ii de Nápoles, en 1435, el monarca intentó asediar Gaeta, pero en la batalla de Ponza cayó prisionero de los genoveses, aliados del nuevo soberano napolitano, Renato de Anjou.

Trasladado a Milán, Alfonso supo sin embargo granjearse la simpatía de Felipe María Visconti, duque de Milán y señor de Génova, quien se convirtió en un amigo leal. Esta amistad facilitaría, en 1443, después de años de lucha con Venecia, Florencia, el Papado y los angevinos, la conquista de Nápoles por parte del rey aragonés.

A partir de este momento, Alfonso V estableció su corte en Nápoles, convirtió la ciudad un gran centro humanístico y se dedicó por completo a la política italiana. De forma paralela, el monarca confió el gobierno de sus reinos hispánicos, sucesivamente, a la reina María (1432-1454) y al hermano de ésta Juan de Navarra (1454-1458). Con todo, desde la distancia, favoreció las aspiraciones de los campesinos de remensa catalanes (1448), aunque no dudó en sofocar violentamente la revuelta del campesinado mallorquín (1453).

Alfonso V el Magnánimo murió en el castillo del Ovo, en la ciudad de Nápoles, el 27 de junio de 1458, y fue sucedido en la Corona de Aragón por Juan Ii De Aragón Y De Navarra, y en el reino de Nápoles por su hijo natural Fernando I de Nápoles.

Colabora para ampliar la biografía de Alfonso V el Magnánimo

¿Qué te ha parecido la existencia de Alfonso V el Magnánimo? ¿Has podido leer la información que deseabas hallar?

Evidentemente descubrir en lo más recóndito a Alfonso V el Magnánimo es algo que está reservado a un grupo limitado de personas, y que tratar de recomponer quién y cómo fue la vida de Alfonso V el Magnánimo es una especie de rompecabezasque probablemente lleguemos a reconstruir si cooperamos todos juntos.

Por ese motivo, si eres de las personas que creen en que de modo colaborativo se puede elaborar algo mejor, y conservas información sobre la vida de Alfonso V el Magnánimo, o en relación con algún elemento de su figura u obra que no hayamos observado en esta biografía, te pedimos que nos lo hagas llegar.

Los matices y las sutilezas que ocupan nuestras vidas son decididamente importantes, ya que destacan la singularidad, y en la ocasión de la vida de alguien como Alfonso V el Magnánimo, que tuvo su importancia en un momento histórico concreto, es vital tratar de mostrar una perspectiva de su persona, vida y personalidad lo más rigurosa posible.

contacta con nosotros para contarnos qué conoces con respecto a Alfonso V el Magnánimo. Estaremos complacidos de completar esta biografía con más información.