Biografía de Alejo García

La historia de las civilizaciones la cuentan los hombres y mujeres quea lo largo de los siglos, gracias a sus obras, sus pensamientos, sus creaciones o su talento; han originado queel género humano, de una forma u otra,prospere.

Ya sea inspirando a otros o siendo parte de la actuación. Alejo García es una de las personas cuya vida, en efecto, merece nuestra atención debido al grado de influencia que tuvo en la historia.Comprender la biografía de Alejo García es conocer más sobre periodo preciso de la historia del género humano.

Si has llegado hasta aquí es porque sabes de la relevancia que detentó Alejo García en la historia. La forma en que vivió y las cosas que hizo mientras permaneció en el mundo fue decisivo no sólo para aquellas personas que trataron a Alejo García, sino que a lo mejor produjo una señal mucho más profunda de lo que logremossospechar en la vida de gente que tal vez jamás conocieron ni conocerán ya nunca a Alejo García en persona.Alejo García fue una persona que, por algún motivo, merece ser recordado, y que para bien o para mal, su nombre nunca debe borrarse de la historia.

Las biografías y las vidas de personas que, como Alejo García, cautivan nuestro interés, deben valernos siempre como punto de referencia y reflexión para proponer un marco y un contexto a otra sociedad y otra etapa de la historia que no son las nuestras. Intentar comprender la biografía de Alejo García, porqué Alejo García vivió como lo hizo y actuó de la forma en que lo hizo durante su vida, es algo que nos impulsará por un lado a comprender mejor el alma del ser humano, y por el otro, el modo en que avanza, de forma inevitable, la historia.

Vida y Biografía de Alejo García

(Alejo o Aleixo García; Alentejo, ? - Paraguay, 1525) Conquistador portugués. Náufrago de la expedición de Díaz de Solís (1516), oyó hablar a los indios de una región rica en oro y plata (sin duda el actual Perú). Con cuatro compañeros, a los que unió grandes contingentes de nativos, cruzó el Paraguay y el Chaco, y llegó hasta los Andes bolivianos, recogiendo bastantes tesoros; fue muerto por los indígenas en el camino de regreso. Su recuerdo perduró mucho tiempo entre los nativos, y las noticias de sus audaces aventuras impulsaron, entre otras, la expedición de Caboto al Río de la Plata.

Alejo García formaba parte de la expedición que Juan Díaz De Solís emprendió en 1515, que tenía como objetivo cruzar el estrecho que se suponía que debía existir en el extremo meridional de América. Tras recorrer la costa brasileña, la flota de Díaz de Solís penetró en el estuario del Plata y fue atacada por los indios guaraníes, que dieron muerte a Solís y a un gran número de expedicionarios. Los supervivientes, al mando del cuñado de Solís, Francisco de Torres, decidieron emprender el regreso a España, sin proseguir la exploración. En el puerto de los Patos, frente a la isla Santa Catalina, al sur del Brasil, se hundió una de las carabelas y quedaron en tierra dieciocho náufragos.

Uno de ellos, el portugués Alejo García, se estableció con otros compañeros en la isla de Santa Catalina. Oyó hablar a los indios de un país en el que abundaban el oro y la plata, y decidió entonces partir en su búsqueda con cuatro o cinco acompañantes blancos, un mulato y un cierto número de indios. Posteriormente sometió y convenció a las tribus que fue hallando en su camino hacia aquel país quimérico. Atravesó Paraguay, cruzó el río homónimo, penetró en la selva del Chaco y llegó hasta las estribaciones andinas, en la actual Bolivia, donde reunió una buena cantidad de esclavos y de metales preciosos. Al encontrar luego resistencia emprendió el regreso a la costa brasileña, pero no pudo llegar a su destino; los indígenas le dieron muerte y le quitaron sus tesoros. La expedición de Alejo García tuvo lugar al parecer entre los años 1521 y 1525.

La noticia de su hazaña llegó a la costa, donde dos supervivientes de la expedición refirieron el hecho, en 1526, a Rodrigo de Acuña, de la armada de Jofre García de Loaysa, y a Sebastián Caboto. Los relatos influyeron en la decisión de este último de internarse por el Río de la Plata en busca de la sierra de la Plata y de los dominios de Rey Blanco; tales denominaciones aludían sin duda al Perú de Los Incas, región de donde procedían los metales que tenían los indios de las zonas visitadas por Alejo García. Este extraordinario y audaz aventurero es una de las figuras menos conocidas de la conquista americana; años después aún era recordado por los indios del Paraguay, como lo comprobaron Álvar Núñez Cabeza de Vaca y Domingo Martínez De Irala.

Colabora para ampliar la biografía de Alejo García

¿Qué piensas de la crónica de la vida de Alejo García? ¿Has hallado todo aquello que esperabas hallar?

Sin duda conocer profundamente a Alejo García es algo que se reserva a escasas personas, y que tratar de reconstruir la persona que fue y el modo en que vivió la vida de Alejo García es una especie de rompecabezasque a lo mejor podamos rehacer si colaboramos todos juntos.

Por esta razón, si eres de las personas que confían en que de forma cooperativa existen posibilidades de hacer algo mejor, y detentas información acerca de la existencia de Alejo García, o con respecto a algún aspecto de su persona u creación que no se observe en esta biografía, te solicitamos que nos lo envíes.

Las sutilezas y las peculiaridades que ocupan nuestras vidas son siempre esenciales, ya que marcan la diferencia, y en la ocasión de la vida de alguien como Alejo García, que poseyó su importancia en una época determinada, es fundamental procurar mostrar una visión de su persona, vida y personalidad lo más rigurosa posible.

contacta con nosotros para contarnos qué conoces acerca de Alejo García. Estaremos muy contentos de perfeccionar esta biografía con más información.

Biografías relacionadas