Biografía de Alain Afflelou

La historia del mundo está contada por las mujeres y hombres quea lo largo del tiempo, gracias a sus obras, sus pensamientos, sus creaciones o su talento; han hecho queel género humano, de una forma u otra,progrese.

Si has llegado hasta aquí es porque sabes de la trascendencia que detentó Alain Afflelou en la historia. La manera en que vivió y lo que hizo en el tiempo en que permaneció en el mundo fue decisivo no sólo para aquellas personas que conocieron a Alain Afflelou, sino que a lo mejor produjo una huella mucho más honda de lo que logremossospechar en la vida de gente que tal vez nunca conocieron ni conocerán ya jamás a Alain Afflelou personalmente.Alain Afflelou ha sido una de esas personas que, por alguna causa, merece ser recordado, y que para bien o para mal, su nombre jamás debe borrarse de la historia.

Comprender lo bueno y lo malo de las personas destacadas como Alain Afflelou, personas que hacen rodar y cambiar al mundo, es algo básica para que seamos capaces de valorar no sólo la existencia de Alain Afflelou, sino la de todas aquellas personas que fueron inspiradas por Alain Afflelou, gentes a quienes de un modo u otro Alain Afflelou influenció, y ciertamente, comprender y entender cómo fue vivir en el momento de la historia y la sociedad en la que vivió Alain Afflelou.

Vida y Biografía de Alain Afflelou

(Mascara, Argelia, 1948) Empresario francés, creador de la cadena de ópticas del mismo nombre, la principal red de franquicias de óptica en Europa, con más de 800 establecimientos y una facturación de casi 450 millones de euros anuales (unos 560 millones de dólares). Óptico, empresario, publicista e ideólogo de un concepto de negocio basado en la innovación comercial y el marketing, gracias a unas campañas originales y llamativas centradas en su persona ha consolidado una marca que arraiga fácilmente en la mente de los consumidores y ha logrado convertir un artículo tan necesario como las gafas en un complemento de moda.

Hijo de padres panaderos, en 1962 su familia (Alain tiene dos hermanos, Eliette y Maurice) se trasladó a Francia. Tras diplomarse en la Escuela Superior de Optometría de París, en 1972 fundó su primera tienda, Óptica, en Le Bouscat, en las afueras de Burdeos. Hombre emprendedor, convencido de las virtudes de la publicidad para impulsar las ventas, en 1978 lanzó su primera campaña, “La mitad de su montura gratis”.

La campaña, financiada por tres puntos de venta, cubría toda la aglomeración de Burdeos y le permitió alcanzar una cifra de ventas de 100 pares de gafas al día, y crear, tan sólo un año después, la franquicia Alain Afflelou Óptico, un concepto de negocio que iba a revolucionar el mercado de la óptica: un mismo distintivo y una misma decoración, unificados como una sola marca.

En los años siguientes Afflelou desarrolló la que sería la base de todas sus ideas en el futuro: las gafas como un complemento de moda y no como una simple necesidad: unas gafas para estar en casa, otras para ir al trabajo o salir de fiesta, etc. Y era el propio empresario, a través de la televisión, quien explicaba y convencía a los consumidores de que era posible tener más de un par de gafas a un precio asequible.

Pronto la idea caló en la sociedad francesa y disparó el volumen de negocio, de modo que en 1985 la cadena de franquicias abría las puertas de su tienda número 100. Ese mismo año, la campaña “On est fou d’Afflelou” (“Nos vuelve locos este Afflelou”), la primera creada por el empresario y la agencia de publicidad RSCG, consolidaba la notoriedad de la marca, que vio potenciado su prestigio cuando, en 1988, Afflelou adquirió la compañía óptica Leroy y estableció una filial en los Campos Elíseos que se convertiría en escaparate de la enseña.

Al tiempo que las ventas no paraban de crecer, la compañía potenció una serie de campañas publicitarias enfocadas a mejorar el servicio al cliente. El “Contrato lentes libertad” (1990) ofrecía la posibilidad de llevar lentillas sin los contratiempos habituales de precio o recambios. La campaña “Sus gafas en una hora” (1991) supuso una revolución al eliminar los días de espera. El “2A·I de Afflelou” (1994) presentaba el primer cristal casi indestructible de policarbonato a un único precio para cualquier tipo de graduación, “El cien por cien” (1995) introducía el cristal progresivo de geometría adaptable de nueva generación, también a precio único, y las promociones “La Forty” (1997), y “La Funny” (1998) consistían en packs de cuatro pares de gafas, de cerca o de sol, respectivamente.

Pero sin lugar a dudas, la campaña más innovadora, que resultaría definitiva para el crecimiento de la empresa, sería la bautizada como “Tchin-Tchin”. A partir de esta expresión aparentemente sin sentido, Afflelou publicitaría en 1999 en la televisión francesa la posibilidad de adquirir “un segundo par de gafas por sólo un franco”, que revolucionaría todas las estrategias de ventas. Las estrategias publicitarias impulsaron el crecimiento de la empresa hasta alcanzar los 400 puntos de venta en 1993, año en que el óptico francés decidió permitir la entrada de capital exterior para potenciar la expansión internacional.

En 1997 Afflelou cedió el control mayoritario a los fondos Alpha et Marine Wendel. No obstante, lo recuperó en 2000, año en que entraba en la compañía, con una participación del 33,5 %, la firma privada de inversión Apax Partners. Dos años más tarde Alain Afflelou, S.A. empezaba a cotizar en el segundo mercado de Euronext París y se hallaba inmersa en una intensa etapa de internacionalización que la llevaría a controlar más de 700 tiendas en Europa.

Alain Afflelou Óptico llegó a España en 2003. Ese mismo año el Grupo Carrefour cedió su actividad óptica en Francia y España a Alain Afflelou-Apax Partners; así se dieron los primeros pasos para expandir la red por la Península, invirtiendo un gran esfuerzo económico en publicidad (más del 90 % de la inversión publicitaria que realiza la compañía está destinada a la publicidad en televisión) para dar a conocer el concepto de la multiposesión que tan buenos resultados había dado en Francia y que era desconocido en España.

Las campañas publicitarias “Tchin-Tchin” (por un euro más también se podían adquirir ya segundos pares de gafas de sol o con cristales progresivos), siempre protagonizadas por el empresario, no tardaron en hacerle famoso. “Mi presencia en la publicidad traslada un mensaje de confianza al consumidor, es una manera de humanizar la comunicación y una ventaja que tenemos frente a la competencia”, sostenía. En 2005 la red Afflelou abría en España su óptica número 100, y dos años más tarde llegaba a la 150.

Alain Afflelou fue elegido Empresario del Año 2005 por la revista francesa Entreprendre. El premio reconocía “los veinticinco años de carrera de un hombre dedicado a su trabajo y a sus clientes, capaz de crear continuamente productos innovadores pero asequibles para la mayoría del público”. En 2006 el óptico cedió el control mayoritario de la empresa a la firma de capital riesgo Bridgepoint.

En 2007 la firma Alain Afflelou Óptico estaba presente en Francia, España, Bélgica, Suiza, Luxemburgo, Líbano, Marruecos y Túnez. Con más de 800 puntos de venta en Europa, era la primera franquicia óptica del continente. En los últimos años Afflelou había mantenido el ritmo de nuevas campañas, siempre con la atención puesta en el cliente (“L’Éphémère”, promoción de lentillas blandas de uso diario, “La Tercera”, un tercer par de gafas por sólo 15 euros más, “Le Cinq”, el cristal progresivo de adaptación inmediata) y siempre con la misma premisa: “Si tienes varios pares de zapatos, varios bolsos, o varias corbatas, ¿por qué no tener varios pares de gafas?”.

Afflelou reside en Ginebra (Suiza) desde 1998. Está divorciado de su primera esposa, la animadora de televisión Alexandra Lorska, con la que tuvo un hijo, Anthony (1991), y está casado en segundas nupcias con la ex modelo holandesa y ex compañera de Alain Delon, Rosalie Van Bremen, desde diciembre de 2002. Apasionado del fútbol, fue presidente del Girondins de Burdeos (1991-1996) y de la Union Sportive Créteil (1996-2002). Es autor de un libro autobiográfico, Un coup d’oeil dans le rétroviseur (1999), y el 3 de abril de 2007 le fue concedida la insignia de Caballero de la Legión de Honor.

Colabora para ampliar la biografía de Alain Afflelou

¿Qué piensas de la crónica de la vida de Alain Afflelou? ¿Has podido leer la información que suponías que ibas a hallar?

Está claro que descubrir en lo más recóndito a Alain Afflelou es algo que se reserva a muy pocas personas, y que tratar de reconstruir quién y cómo fue la vida de Alain Afflelou es una especie de rompecabezasque tal vez podamos reconstruir si colaboramos juntos.

Por ese motivo, si eres de las personas que creen en que colaborando se puede hacer algo mejor, y conservas información acerca de la vida de Alain Afflelou, o acerca de algún particularidad de su persona u creación que no hayamos contemplado en esta biografía, te solicitamos que nos lo hagas llegar.

Las sutilezas y las peculiaridades que ocupan nuestras vidas son decididamente esenciales, ya que marcan la diferencia, y en el caso de la vida de un ser como Alain Afflelou, que detentó su relevancia en una época determinada, es indispensable tratar de mostrar un panorama de su persona, vida y personalidad lo más rigurosa posible.

Sin titubeos, contacta con nosotros para referirnos qué conocimientos tienes tú sobre Alain Afflelou. Estaremos ilusionados de ultimar esta biografía con más información.