Biografía de Adolfo Pérez Esquivel

La historia universal está contada por aquellas personas queen el paso de los años, gracias a sus obras, sus pensamientos, sus creaciones o su talento; han hecho quela civilización, de un modo u otro,prospere.

Ya sea inspirando a otras personas o siendo una pieza esencial de la acción. Adolfo Pérez Esquivel es uno de esos sujetos cuya vida, indudablemente, merece nuestra atención debido al nivel de influencia que tuvo en la historia.Comprender la biografía de Adolfo Pérez Esquivel es comprender más acerca de etapa determinada de la historia del ser humano.

Si has llegado hasta aquí es porque sabes de la relevancia que tuvo Adolfo Pérez Esquivel en la historia. El modo en que vivió y lo que hizo mientras estuvo en el mundo fue decisivo no sólo para aquellas personas que conocieron a Adolfo Pérez Esquivel, sino que tal vez produjo una señal mucho más vasta de lo que podamossospechar en la vida de gente que tal vez jamás conocieron ni conocerán ya jamás a Adolfo Pérez Esquivel personalmente.Adolfo Pérez Esquivel ha sido una de esas personas que, por algún motivo, merece ser recordado, y que para bien o para mal, su nombre jamás debe borrarse de la historia.

Conocer las luces y las sombras de las personas destacadas como Adolfo Pérez Esquivel, personas que hacen rodar y cambiar al mundo, es una cosa esencial para que podamos apreciar no sólo la existencia de Adolfo Pérez Esquivel, sino la de todas aquellas personas que fueron inspiradas por Adolfo Pérez Esquivel, personas a quienes de de una forma u otra Adolfo Pérez Esquivel influyó, y sin duda, comprender y entender cómo fue vivir en el periodo histórico y la sociedad en la que vivió Adolfo Pérez Esquivel.

Vida y Biografía de Adolfo Pérez Esquivel

(Buenos Aires, 1931) Artista y pacifista argentino. Se dedicó a la escultura, actividad que complementó con la docencia en la Universidad de La Plata, donde ejerció como profesor de arte. Tras haber recibido un amplio reconocimiento merced a su actividad artística, a partir de 1971, tras una crisis espiritual, se alineó junto con los seguidores de Gandhi y de la no violencia. Fundó en 1973 el periódico Paz y Justicia, que pronto se convirtió en adalid del movimiento pacifista y de defensa de los derechos humanos en el área de influencia latinoamericana. Perseguido por la dictadura argentina, en 1980 se le concedió el Premio Nobel de la Paz. Años después fue designado miembro del comité ejecutivo de la asamblea permanente de las Naciones Unidas sobre derechos humanos.

Licenciado en bellas artes y doctor en arquitectura y urbanismo, Adolfo Pérez Esquivel fue profesor de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad Nacional de La Plata y profesor titular de escultura en la Escuela Nacional de Bellas Artes de Buenos Aires, hasta que la dictadura de Jorge Videla le cesó en 1976, tras casi veinticinco años dedicado a la docencia. Profundamente cristiano y combativo, había abandonado años antes su vocación artística para dedicarse a la causa de la paz en Hispanoamérica, sufriendo persecuciones por sus ideas pacifistas y por trabajar, desde los sesenta, en movimientos cristianos en favor de los pobres.

A partir de 1972 inició su actividad como portavoz latinoamericano de la doctrinas inspiradas en las ideas de Gandhi, Martin Luther King y Hélder Câmara. En 1973 fundó el periódico Paz y Justicia, que pronto se convirtió en el faro del movimiento pacifista y de defensa de los derechos humanos en el área de influencia latinoamericana. En 1974 fue uno de los fundadores del Servicio Paz y Justicia (SERPAJ), organismo de inspiración cristiana del que crearía numerosas sedes por toda Hispanoamérica. Ese mismo año recibió el Premio Memorial de Paz Juan Xxiii, otorgado por la Pax Cristi Internacional. En 1975 participó en la creación de la asamblea permanente por los derechos humanos de la ONU.

Durante 1975 y 1976 fue varias veces detenido y expulsado de países iberoamericanos como Ecuador y Brasil mientras viajaba con otros obispos y dirigentes del Movimiento Internacional de la Reconciliación. A partir de 1976 se dedicó a viajar por el mundo y a diseñar programas de ayuda y desarrollo para comunidades indígenas latinoamericanas, movimientos obreros y otros grupos de personas necesitadas.

El 4 de abril de 1977, mientras hacía gestiones para renovar su pasaporte, fue detenido en Buenos Aires y encarcelado sin proceso judicial alguno, pero el gobierno argentino, presionado desde el exterior, tuvo que ponerlo en libertad el 22 de junio de 1978; sin embargo, permaneció bajo libertad vigilada hasta el 18 de septiembre del año siguiente. En octubre de 1980 le fue concedido el Premio Nobel de la Paz por su actividad a favor de los pobres y de la no violencia, y al poco tiempo fue designado miembro del comité ejecutivo de la asamblea permanente de las Naciones Unidas sobre derechos humanos.

En 1983 permaneció diez días en huelga de hambre para protestar contra la violación de los derechos humanos en Argentina y en diciembre del 88 volvió a protagonizar otra huelga de hambre para manifestarse en contra de la amnistía a los militares argentinos acusados de violar los derechos humanos. De nuevo volvió a utilizar este método de presión, en septiembre de 1990, para reclamar la reapertura del diario La Razón, el más antiguo de Argentina, cerrado dos meses antes.

Como presidente del SERPAJ-Argentina, Adolfo Pérez Esquivel intervino en los procesos políticos de más trascendencia relacionados con la defensa de los derechos humanos. En 1990, cuando el presidente argentino Carlos Menem anunció un decreto de perdón que beneficiaría a los ex comandantes de las dictaduras militares (1976-1981), Esquivel le dirigió una carta abierta en la que le decía que su decisión de indultar a varios "genocidas" era autoritaria y no compartida por la sociedad. Al año siguiente denunció al gobierno de Menem ante la Comisión de Derechos Humanos de la ONU por interrumpir los procesos judiciales pendientes.

El 17 de junio de 1996 declaró ante el juez de la Audiencia Nacional española, Baltasar Garzón, sobre los 266 españoles desaparecidos en Argentina durante las dictaduras militares, en calidad de luchador por los derechos humanos y también como afectado superviviente, ya que fue torturado y secuestrado en uno de los llamados "vuelos de la muerte" (5 de mayo de 1977), del que consiguió salvarse, en el último momento, por la presión internacional. En 1995 había actuado de mediador entre el gobierno español y la organización terrorista ETA, tras pedírselo en Buenos Aires dos representantes de ETA y ser aceptada la propuesta por el entonces ministro del Interior, Juan Alberto Belloch. En julio de 1997 hizo gestiones de mediación para tratar de impedir que ETA cumpliera su amenaza de asesinar al concejal del PP Miguel Ángel Blanco durante las 48 horas de secuestro que precedieron a su asesinato.

Pérez Esquivel entregó al juez Garzón, en diciembre del 98, un trabajo de investigación sobre "los archivos del terror" del Operativo Cóndor encontrados en Paraguay y que demostraban, según indicó, la implicación de las fuerzas armadas de distintos países en el secuestro, asesinato y desaparición de personas. En cuanto al caso Pinochet, en febrero de 2000 envió una carta al ministro británico del Interior, Jack Straw, en la que le manifestó que si avalaba la impunidad del dictador chileno causaría un grave perjuicio al fortalecimiento de la democracia en Hispanoamérica y a la defensa de los derechos humanos.

Entre sus innumerables trabajos literarios destaca Caminando junto al pueblo (1995), donde cuenta sus experiencias en la lucha por el ideal de la no violencia en América Latina. Además del SERPAJ, Esquivel está involucrado en el Proyecto Aldea Niños para la Paz, que atiende a numerosos menores en situación de riesgo social. Posee doble nacionalidad argentina y española, ya que es hijo de un español (un pescador de Pontevedra) emigrado a Buenos Aires.

Colabora para ampliar la biografía de Adolfo Pérez Esquivel

¿Qué juicio te merece la biografía de Adolfo Pérez Esquivel? ¿Has hallado la información que suponías que ibas a hallar?

Sin duda alguna conocer profundamente a Adolfo Pérez Esquivel es algo que está reservado a un grupo limitado de personas, y que pretender recomponer quién fue y cómo fue la vida de Adolfo Pérez Esquivel es una suerte de enigmaque probablemente alcancemos a reconstruir si cooperamos conjuntamente.

Debido a esto, si eres de esas personas que confían en que de forma colaborativa existen posibilidades de crear algo mejor, y detentas información acerca de la biografía de Adolfo Pérez Esquivel, o sobre algún aspecto de su persona u creación que no se observe en esta biografía, te pedimos que nos lo envíes.

Las sutilezas y las peculiaridades que llenan nuestras vidas son siempre importantes, ya que perfilan la diversidad, y en el caso de la vida de una persona como Adolfo Pérez Esquivel, que tuvo su importancia en un momento concreto de la historia, es indispensable procurar mostrar un panorama de su persona, vida y personalidad lo más rigurosa posible.

Sin titubeos, contacta con nosotros para contarnos qué conocimientos posees con respecto a Adolfo Pérez Esquivel. Estaremos complacidos de completar esta biografía con más información.